La artista plástica Karen Rumbos preparó la exposición “Don’t be sorry, do something” con el objetivo de crear conciencia respecto al cambio climático, en especial para empezar a actuar. “El proyecto está inspirado y se basa en animales en peligro de extinción, las piezas que se van a presentar son escultura, óleo, pinturas y estos murales de ciertas partes de la casa que están intervenidos y es otra forma de tener arte en casa, siempre con esta presencia de animales en peligro de extinción que son hermosísimos”, contó la artista plástica Karen Rumbos.

Ciudad de México, 1 de diciembre (SinEmbargo).- El cambio climático es un tema, el calentamiento global, la gran cantidad de basura, la contaminación en general son temas de gran relevancia y de los que con frecuencia escuchamos algo. No es un secreto que diversos estudios alertan acerca de los diversos efectos y el poco tiempo que queda para generar un cambio y modificar ciertos hábitos que impactan de manera negativa al planeta.

Uno de los puntos que se relaciona a lo mencionado es el de los animales en peligro de extinción entre los que se encuentran el jaguar, el lobo mexicano, el quetzal, el oso polar y el gorila de la montaña. Con esto en mente la artista plástica Karen Rumbos preparó la exposición “Don’t be sorry, do something” con el objetivo de crear conciencia respecto al cambio climático, en especial para empezar a actuar.

“Mi proyecto se llama ‘Don’t be sorry, do somenthing’ y básicamente lo que queremos es incentivar a la gente que comience a tomar una acción. El proyecto está inspirado y se basa en animales en peligro de extinción, las piezas que se van a presentar son escultura, óleo, pinturas y estos murales de ciertas partes de la casa que están intervenidos y es otra forma de tener arte en casa, siempre con esta presencia de animales en peligro de extinción que son hermosísimos y mucha vegetación porque también al mismo tiempo todo lo que está pasando afecta a los animales, nos afecta a nosotros y también afecta las plantas”, explicó la artista a Magazine.

Karen Rumbos preparó la exposición “Don’t be sorry, do something”. Foto: Cortesía

CAMBIAR UNA ACCIÓN

“Este proyecto tiene diferentes intenciones, la primera por supuesto es presentar una exposición con diferentes obras de arte y deleitar a la gente con mi arte, segundo hacer llegar un mensaje a toda la gente que va a venir y generar este auge de contagiar, a lo mejor alguien no vino pero tú le transmitiste el mensaje de lo que viste aquí de lo que está pasando y cómo lo podemos resolver. También estamos en una búsqueda de fundaciones con las cuales podamos trabajar para hacer una donación del porcentaje de las ventas que se generen en la exposición”.

Karen creó además una guía que puede servir de ayuda para realizar cambios que, como explicó,  parecen pequeños pero sí tienen un impacto.

“Parte también de ello es una guía practica que estamos elaborando en la que le presentamos al público una guía  para llevar un estilo de vida sustentable, cualquier persona que venga a la galería puede obtener este material y ponerlo en practica, básicamente son tips de la vida diaria de como cambiar una acción”.

Rumbos destacó el papel de los niños en este proceso, ya que parecen ser quienes se lo toman con mayor seriedad.

“A los niños en las escuelas les está tocando el reciclaje y que está pasando, tus hijos vienen y te dicen no dejes el cargador conectado porque eso contamina el planeta y aparte se lo toman con mucha seriedad pero nosotros como adultos ¿realmente tenemos esa conciencia?, ya estamos en un proceso en el que nuestros hijos nos están enseñando más, pero a lo mejor es hasta por desidia de cambiar una acción, el aceite de cocina cuando lo vayas a desechar no lo tires por la coladera, tíralo en los desechos orgánicos; es cambiar una serie de acciones”.

Esta exposición busca generar un cambio urgente y necesario. Foto: Cortesía

La mariposa monarca corre riesgo debido a la deforestación. Foto: Cortesía

“Parece que me desvío un poco de mi proyecto pero todo esto es como un circulo vicioso que mientras no cambiemos esos hábitos todo esto va a seguir y es algo que no va a parar hasta que nos quedemos sin nada, las estadísticas son sumamente dramáticas, inicialmente se hablaba de bueno de aquí a cien años, no ya de aquí a diez años máximo 20 sino cambiamos radicalmente ahorita un montón de hábitos que tenemos como individuos ya no vamos a tener animales ni plantas”, agregó.

INFORMACIÓN Y CONCIENCIA 

“Es un tema sumamente extenso y quise cambiar un poco la forma de transmitir este mensaje sobre todo para hacerlo atractivo al público y que no se convierta en un tema más, yo creo que mucho de lo que está pasando tiene que ver con la desinformación, la falta de interés, la ignorancia y con el hecho de que digas ‘esto a mí no me afecta directamente’ o que digas ‘yo no soy el presidente de un país o el dueño de una empresa para generar un cambio importante’, y el hecho es que nosotros como individuos sí podemos generar un cambio en nuestras acciones día a día”, contó Karen.

Así, la exposición cuenta con algunos items con puntos importantes que sirven para comprender por qué estos animales están en peligro de extinción.

“Toda la información del proyecto la obtuve de fuentes fidedignas como de la ONU que acaba de presentar un informe en mayo de este año con cifras sumamente alarmantes pero esta es una investigación que viene de gran cantidad de científicos y de gente que está concentrada trabajando en obtener toda esta información”, explicó la artista.

El oso polar es uno de los animales en peligro de extinción que aparece en esta exposición. Foto: Cortesía

La situación por la que atraviesa el planeta no sólo es preocupante, si no que podría ser irreversible si no tomamos acción de inmediato. Foto: Cortesía

Durante la investigación que realizó Rumbos para su exposición refirió que algo que le impactó fue notar la falta de respeto de los seres humanos a la vida de los animales.

“Yo soy pro animal, me encantan los animales, me entristece mucho el hecho de la deshumanización, no sé si sea el termino correcto, pero de cómo se ha perdido el hecho de respetar la vida y los derechos de los animales con tal de satisfacer las necesidades económicas y ambiciosas del ser humano. En el caso de los gorilas cómo los matan para obtener sus pieles, o en el caso de los felinos que la gente que cría ganado pues los felinos son depredadores y los matan como si fuera cualquier cosa que no representa nada. Creo que el que acaba con la vida de un animal puede acabar con la vida de una persona sin problema”.

También hay una experiencia virtual que se divide en dos partes, una cuando los animales están en su hábitat y otra que presenta todo lo contrario con los animales muriendo, con contaminación y los bosques quemándose, esto con el fin de acercar más alas personas a lo que está sucediendo.

ARTE SUSTENTABLE

La artista afirmó que se puede hacer arte sustentable, además existen materiales como pinturas ecológicas que buscan dañar lo menos que se pueda al medio ambiente.

“El arte es educación y es por llamarlo de laguna forma es sustentable. Existen pinturas ecológicas, estoy en ese proceso de comenzar a trabajar con estos materiales”.

Con cada una de sus creaciones la artista nos muestra la cara de bellas especies que en los últimos años han sido afectadas por el ser humano. Foto: Cortesía

La exposición retoma diferentes factores que están ocasionando el deterioro del planeta. Foto: Cortesía

Un punto importante es que los artistas también sean conscientes y presten atención a  los desechos que genera su trabajo, incluso elaborar arte con desechos como botellas de PET.

“Arte de manera sustentable, es siendo responsable con los desechos, con los materiales que se utilizan, nosotros utilizamos muchos solventes y es cómo desechas todos esos materiales, yo lo veo y digo es muchísimo… También es importante generar ese planteamiento, cómo como artista genero que mi arte sea sustentable en sí y también hay muchas propuestas de arte con desechos”.

“Desde 1980 a hoy se han generado de 300 a 400 millones de toneladas de plástico que se vierten al mar, con los solventes y todo lo demás, imagínate que según las estadísticas, toda está basura desde 1980 aproximadamente a hoy han generado más de 400 zonas muertas, que son zonas donde se muere todo en el mar que si lo unes es un terreno de de 245 mil kilómetros cuadrados que llega a ser más grande que el Reino Unido”, agregó la artista.