“Ya no se aguanta la austeridad”, citó el Presidente a Ramírez Cuéllar y dijo “¿por qué no se aguanta la austeridad? si nosotros, los servidores públicos (…) tenemos asegurado un sueldo llueva, truene o relampagueé”.

De acuerdo con el dirigente de Morena, el Gobierno federal hace “hasta lo imposible” para evitar el endeudamiento pero “si se quiere ver así, nos vamos a terminar las coberturas petroleras”, aseguró.

Ciudad de México, 5 de junio (SinEmbargo).- “Estaban mal acostumbrados” aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la declaración de Alfonso Ramírez Cuéllar, dirigente de Morena, que insistieron en que las medidas que implementó el Gobierno federal en materia de austeridad fueron positivas para el Estado mexicano y sirvieron para generar mayor disciplina en las finanzas nacionales, pero aseguró que el recorte llegó a su límite.

“Voy a cumplir el compromiso de no endeudar al país”, reiteró el Presidente López Obrador y aseguró que su Gobierno se maneja con responsabilidad para evitar excesos y “apretándonos nosotros, los del Gobierno, el cinturón y no como era antes que se pedía al pueblo que se apretara el cinturón”.

Recordó que hay quienes dicen que el Gobierno no aguanta más austeridad, refiriéndose a las declaraciones de Ramírez Cuéllar presidente del partido político fundado por el tabasqueño, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), quien aseguró que el país debe recurrir a la línea de financiamiento que posee porque el recorte al erario ya no “aguanta más”.

“Me llamó la atención porque lo dijo el dirigente de Morena, imagínense cómo estaban mal acostumbrados. En general era una especie de enajenación donde no importaba que el Gobierno gastara y gastara y se endeudara. Se les olvidaba que no puede haber Gobierno rico con pueblo pobre”, puntualizó.

“Ya no se aguanta la austeridad”, citó el Presidente sobre las palabras de Ramírez Cuéllar, pero reviró “¿por qué no se aguanta la austeridad? si nosotros, los servidores públicos, a diferencia de millones de mexicanos, tenemos asegurado un sueldo llueva, truene o relampagueé. Haya pandemia o cualquier otra calamidad, nos están dando un sueldo nada despreciable”.

“Tenemos con urgencia que recurrir a la línea de financiamiento, creo que no tenemos de otra”, aseguró Ramírez Cuéllar durante el seminario virtual organizado por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), “Contraste de propuestas para enfrentar la crisis del COVID-19”.

De acuerdo con el dirigente de Morena, el Gobierno federal hace “hasta lo imposible” para evitar el endeudamiento pero infirió que, poco a poco, el país llega al límite de los ahorros de los fondos federales. “si se quiere ver así, nos vamos a terminar las coberturas petroleras”, aseguró.

El análisis del dirigente de Morena planteó que las medidas de “austeridad republicana” y “pobreza franciscana” serán insuficientes para financiar el gasto requerido para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus y así poder apoyar a millones de personas desempleadas que resultarán de la crisis económica.

La contracción económica y la caída de los ingresos petroleros son un foco rojo y adelantó que terminarán con una insuficiencia “muy grande” este año en materia de recaudación, por lo que es posible que no se cumplan las metas planteadas en la Ley de Ingresos de la Federación del 2020.

“Ya todos llegamos a la conclusión de que reducir 75 por ciento el gasto de los capítulos dos mil y tres mil nos dará poco menos de 60 mil millones de pesos, de ahí no podemos sacar mucho, ya se demostró que la austeridad es un mecanismo de racionalidad del gasto, pero no nos va a permitir detonar el crecimiento”, aseguró Ramírez Cuéllar.

El dirigente de Morena justificó la necesidad de contraer deuda para apoyar al sector salud y atender “la tragedia del desempleo” que asola al país. Además aseguró que será necesario atender otros aspectos económicos como el apoyo a las empresas y sobre todo a negocios pequeños. “Creo que hoy más que nunca hay la necesidad de reforzar y salvar la actividad de muchas unidades de producción, de micro y pequeños negocios que son fundamentales para garantizar que cuando pase la emergencia, los trabajadores puedan reincorporarse y se reactive la actividad económica”, puntualizó.