Cuando en 2012, la nombraron Directora del INBA, la llamaron “doctora”; pero María Cristina García Cepeda carecía de ese grado. De hecho, no contaba con licenciatura, ni maestría. En 2014 se vio orillada a corregir ese dato curricular publicado en la página oficial de la SEP, dependencia para la cual, trabajaba.

Ahora fue designada como Secretaria de Cultura por el Presidente Enrique Peña Nieto. A la fecha, no es licenciada, maestra o doctora, según arroja el Registro Público de Profesionistas.

Su escolaridad aún es inconsistente. En su declaración patrimonial, ante la SFP, la mujer que gestionará la cultura en México informa que en 2013 cursaba el cuarto semestre de la carrera técnica en Diseño de Interiores en el Instituto Miguel Ángel. Pero ese año, esa institución no funcionaba como no funciona ahora. En el área de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura que ella misma conduce sostuvieron que el dato no es correcto, que sí hizo tal curso, pero en los años 60.

ADEMÁS

Ciudad de México, 6 de enero (SinEmbargo).- María Cristina García Cepeda, nombrada Secretaria de Cultura el pasado 4 de enero por el Presidente Enrique Peña Nieto, dice que tiene como “grado máximo de estudios” una carrera técnica en Diseño de Interiores, que cursó en el Instituto Miguel Ángel en 2013 mientras dirigía el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Lo expone así en su declaración patrimonial presentada ante la Secretaría de la Función Pública (SFP), la instancia que observa la ética y regula el desempeño de los servidores públicos. Pero el instituto referido por la funcionaria no estaba en funciones en ese año, como no lo está ahora. Y de acuerdo con el área de Comunicación Social de la nueva dependencia, Maraki –el apelativo de la nueva integrante del Gabinete de Enrique Peña Nieto- sí estudió esa carrera en esa escuela, pero de 1963 a 1965.

El 31 de enero de 2013, cuando tenía dos meses como Directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), García Cepeda presentó su declaración patrimonial “inicial”. En ella, asentó que se encontraba cursando el cuarto semestre de la carrera de Diseño de Interiores y que contaba con una constancia para acreditarlo, según Declaranet plus, la plataforma donde los funcionarios están obligados por a mostrar su currículum profesional y académico, así como sus bienes muebles e inmuebles. La siguiente declaración de María Cristina García Cepeda fue publicada el 24 de mayo de 2013 y en ella escribió que el “estatus” de su carrera era “finalizado” y de lo cual, también tenía una “constancia”.

Pero el Instituto Miguel Ángel (en cuya oferta esté la carrera técnica de Diseño de Interiores) no se encuentra en el Registro de Instituciones Educativas de la Secretaría de Educación Pública (SEP), no cuenta con página web institucional que brinde un número telefónico; ni está en ninguna red social. En el área de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura SinEmbargo confirmó que el instituto existió en la década de los 60 y fue muy conocido en México; pero ahora no saben dónde puede ser encontrado físicamente.

Este medio digital solicitó la constancia de los estudios de la nueva Secretaria de Estado, pero el documento no le fue concedido.

ALGUNA VEZ LA LLAMARON “DOCTORA”

Dueña de un currículum laboral que reúne 35 años de trabajo en instancias de cultura, reconocida por artistas de las Bellas Artes, cuando ingresó al Gabinete de Enrique Peña Nieto en 2012, el entonces Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, la presentó como doctora sin que lo fuera.

El ex funcionario envió el boletín foliado con el número 205 en el que anunciaba los nombramientos en el ámbito cultural del Gobierno que en ese momento escribía los nuevos días del Partido Revolucionario Institucional en el poder federal.

Así, informó que María Cristina García Cepeda había sido nombrada Directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y precedió al nombre de la funcionaria con el grado de “Doctora”. Durante dos años, esa información se mantuvo en la página oficial de la SEP.

En 2014, este medio digital le requirió a María Cristina García Cepeda su currículum académico dado que en el Registro Público de Profesionistas de la SEP no se encontraba ningún grado bajo su nombre. Es decir, no aparecía cédula profesional de Doctorado, Maestría o Licenciatura. La funcionaria, mediante la Dirección de Difusión y Relaciones Públicas del INBA, admitió que el título de Doctora era incorrecto pues no lo poseía.

“…Efectivamente, la Sra. María Cristina García Cepeda no ostenta ni ha ostentado nunca el grado de doctora. Por tal motivo, hemos solicitado a la SEP que retire dicho grado de la presentación curricular del mencionado boletín 205, emitido por la SEP, el 7 de diciembre de 2012”, se indicó en la carta dirigida a este medio.

Ahora, cuando María Cristina García Cepeda acaba de asumir como Secretaria de Cultura, la búsqueda arroja lo mismo: la funcionaria carece de carrera académica acreditada ante la SEP. Bajo su nombre no aparece ningún grado académico.

El ex Secretario de Cultura Rafel Tovar y de Teresa, quien falleció el 10 de diciembre de 2016, y su sucesora, María Cristina García Cepeda. Foto: Cuartoscuro

El ex Secretario de Cultura Rafel Tovar y de Teresa, quien falleció el 10 de diciembre de 2016, y su sucesora, María Cristina García Cepeda. Foto: Cuartoscuro

DISEÑO DE INTERIORES

Como Directora del INBA, García Cepeda tuvo un salario bruto de 172 mil 266 pesos con 34 centavos cada mes. El cargo lo ocupó durante 49 meses; de modo que devengó poco más de ocho millones 441 mil pesos. Ahora, como Secretaria de Cultura, tendrá un sueldo de 205 mil 587 pesos con cinco centavos, según el Portal de Obligaciones y Transparencia.

Si la funcionaria adquirió bienes muebles o inmuebles, joyas u obras de arte no es posible conocerlo a través de su declaración patrimonial. En el documento, presentado en cinco ocasiones, García Cepeda sólo incluye su experiencia laboral y escolaridad.

La nueva Secretaria de Cultura expone que no está de acuerdo en hacer públicos sus datos patrimoniales como tampoco sus “posibles conflictos de interés”. Eso, en cuanto a la obligación que tienen los servidores públicos de presentar su patrimonio ante la Función Pública. Respecto a la iniciativa ciudadana 3de3 de varias organizaciones no gubernamentales que convoca a los políticos mexicanos a la transparencia de sus bienes, intereses y obligaciones fiscales, de María Cristina García Cepeda no hay nada. La nueva Secretaria de Cultura no tiene 3de3.

El pasado 4 de enero, María Cristina García Cepeda tomó protesta como nueva Secretaria de Cultura, junto con Luis Videgaray Caso, quien ahora funge como titular de la SRE. Foto: Cuartoscuro

El pasado 4 de enero, María Cristina García Cepeda tomó protesta como nueva Secretaria de Cultura, junto con Luis Videgaray Caso, quien ahora funge como titular de la SRE. Foto: Cuartoscuro

UNA CARRERA

“Maraki” la llaman sus amigos. Es un apelativo cariñoso que le puso su padre y que tiene desde niña, refirió una persona que ha estado cercana a ella en el último tramo laboral en el INBA. A sus 70 años de edad es dueña de una carrera de más de 35 años en el sector cultural de México. Su nombramiento al frente de la dependencia que gestionará la cultura en México causó más comentarios de beneplácito que de rechazo. Cuando la presentó como titular de la joven Secretaría de Estado, el Presidente Enrique Peña Nieto, dijo: “Maraki, como es ampliamente conocida entre sus colegas, lleva más de 30 años contribuyendo a la política cultural de nuestro país … Estoy seguro de que en su labor, ella contribuirá y continuará el gran trabajo de nuestro amigo Rafael Tovar y de Teresa, quien, como diplomático, abogado, historiador y ensayista, comprendía que la cultura es nuestra fuente de identidad y de proyección hacia el futuro”.

El tenor Fernando de la Mora expuso a los medios: “La cultura inicia el año con el pie derecho… García Cepeda es un elemento positivo para México”. El flautista Horacio Franco avizoró: “Creo que hará un papel muy bueno, siempre y cuando le den campo de acción para operar y se reúna con la gente que conoce de cada rubro. La cultura empieza con un buen prospecto, pero no depende de una persona, sino de un sistema de engranaje. Le auguro buen periodo”.

Los inicios de Maraki se ubican en 1970 cuando fue directora de Relaciones Públicas del Banco Nacional de Fomento Cooperativo (ahora Fonart). Siete años más tarde y hasta 1982, ocupó la Subdirección de Difusión y Relaciones Públicas del INBA, cargo en el que inició su trayectoria en el sector cultural público. De 1983 a 1985 dirigió la Unidad de Divulgación de Cultura de la SEP.

En 1988, en el Gobierno de Carlos Salinas de Gortari, fue fundado el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta que hoy se ha convertido en la Secretaría de Cultura) como un órgano desconcentrado de la SEP. El primero en presidirlo fue Víctor Flores Olea y luego, en 1992, el despacho lo ocupó Rafael Tovar y de Teresa (Q.E.P.D) quien permaneció en el cargo hasta 2000; es decir hasta el Gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León. En la alternancia partidista, en los Gobiernos de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, ese puesto fue ocupado por Sari Bermúdez (2000-2006), Sergio Vela (2006-2009) y Consuelo Sáizar (2009-2012). Cuando Enrique Peña Nieto llegó a Los Pinos en 2012 llamó de nuevo a Tovar y de Teresa.

Con el Conaculta constituido, Maraki fue Directora general del Festival Internacional Cervantino de 1988 a 1990. Luego, se desempeñó como secretaria ejecutiva del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) hasta 1994, puesto en el que empezó a ganar notoriedad por una gestión innovadora en el impulso a los creadores.

En 2000 fue nombrada coordinadora ejecutiva del Fideicomiso para el Uso y Administración del Auditorio Nacional, cargo que ocupó hasta 2012, cuando el Presidente Enrique Peña Nieto la llamó a su equipo de transición. A Maraki se le reconoce la creación del Sistema Nacional de Creadores y el posicionamiento del Auditorio Nacional como recinto del espectáculo internacional.

En el INBA le tocó organizar el homenaje al cantautor Juan Gabriel y también autorizar el concierto privado que ofreció en septiembre de 2016, el cantante de música pop, Manuel Mijares. Esta última decisión le ocasionó una serie de críticas.

El mismo 4 de enero, María Cristina García Cepeda tomó posesión de la Secretaría de Cultura en presencia del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong. Foto: Cuartoscuro

El mismo 4 de enero, María Cristina García Cepeda tomó posesión de la Secretaría de Cultura en presencia del Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong. Foto: Cuartoscuro

EL NUEVO DESPACHO

Creada por decreto en diciembre de 2015, la Secretaría de Cultura tiene 711 puestos. A la fecha, 95 se encuentran vacantes. Algunas posiciones sin llenar son la Dirección del Centro Cultural Helénico, la Subdirección del Museo del Palacio Nacional, la Dirección Editorial, la Jefatura del Departamento de Recursos Humanos y la Dirección de Promoción Editorial y Fomento a la Lectura.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto presentó el Programa Especial para Cultura y Arte, el documento rector de la cultura en México, en 2014, dos años después de que se inició la Administración. Luego, en el mensaje de su Tercer Informe de Gobierno anunció una iniciativa para transformar al Conaculta en una Secretaría de Estado. En ese discurso expuso que lejos de representar un mayor gasto, esa instancia permitiría “optimizar y dar mayor relevancia a la inversión que se realiza en este sector …”.

El presupuesto para el sector cultural en 2017 es de 12 mil 428 millones de pesos, una cantidad menor en tres mil 329 millones a la otorgada en 2016, lo que significa 21.1 por ciento menos.

Rafael Tovar y de Teresa (Q.E.P.D) ocupó por primera vez el cargo de Secretario de Cultura. Ahora ha llegado María Cristina García Cepeda.