Aun así, todavía no podía declararse un ganador con el 97 por ciento de los distritos electorales contabilizados. Los funcionarios del Partido Demócrata en Iowa seguían verificando resultados a tres días después de la celebración de las asambleas partidarias para elegir qué precandidato demócrata se enfrentará al Presidente Donald Trump en noviembre.

Por Steve Peoples y Julie Pace

Washington, EU, 6 de febrero (AP).-Pete Buttigieg y Bernie Sanders estaban casi empatados el jueves en los caucus demócratas de Iowa con el conteo prácticamente completado, en una elección empañada por problemas técnicos y demoras en los reportes.

Aun así, todavía no podía declararse un ganador con el 97 por ciento de los distritos electorales contabilizados.

Los funcionarios del Partido Demócrata en Iowa seguían verificando resultados a tres días después de la celebración de las asambleas partidarias para elegir qué precandidato demócrata se enfrentará al Presidente Donald Trump en noviembre.

Una actualización de los resultados publicada a primera hora del jueves estrechó el margen entre Buttigieg, ex Alcalde de South Bend, Indiana, y Sanders, un Senador progresista de Vermont. Buttigieg tiene una ventaja equivalente a tres delegados estatales de los 2 mil 098 asignados.

En un primer momento, los funcionarios del partido en Iowa atribuyeron la demora a problemas técnicos con la aplicación que se suponía que debían emplear los presidentes de distrito para registrar los resultados, luego a una saturación de llamadas cuando esos voluntarios trataron de comunicarse con el partido para reportar los datos.

Aunque la cantidad de votos contados aumentó el miércoles, los obstáculos persistían. Algunas hojas de conteo llegaban a la sede de la formación en Des Moines por correo ordinario, lo que contribuía al retraso.

Gran parte de la caravana electoral puso ya su atención en Nueva Hampshire, que el martes celebrará las primeras primarias en la lucha por la nominación demócrata.

Tanto Buttigieg como Sanders ganaron confianza para intentar separarse de un grupo de precandidatos todavía muy numeroso que incluyen a la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, al Vicepresidente Joe Biden y a la Senadora por Minnesota Amy Klobuchar, entre otros.