Veintidós carros que transportaban las momias de los antiguos reyes y reinas egipcios desfilaron por las calles de El Cairo el sábado 3 de abril, en un espectáculo literalmente faraónico hacia el Museo Nacional de la Civilización Egipcia (NMEC), el nuevo hogar de las momias reales. Un espectáculo grandioso que deleitó y despertó un sentimiento “faraónico” en millones de egipcios.

Por Alexandre Buccianti

Francia, 7 de abril (RFI).– Los egipcios han contraído el virus de la “faraonmanía” desde el gran desfile de 22 momias reales por las calles de El Cairo el sábado 3 de abril. Es cierto que durante una semana, la radio, la televisión, los periódicos e incluso las redes sociales de Egipto se dedicaron a hablar de “nuestros antepasados los faraones”. Faraones que no sólo fueron una fuente de dólares y euros gracias al turismo, sino sobre todo una fuente de orgullo nacional que levantó la moral de los egipcios sumidos en la crisis económica y la pandemia de COVID-19.

Así, un himno extraído del “Libro de los Muertos” y cantado en egipcio antiguo se ha convertido en un éxito en la radio, la televisión y las redes sociales. La moda es tal que el Ministerio de Educación ha anunciado que los fundamentos de los jeroglíficos se enseñarán a los alumnos de primaria.

REVOLUCIÓN ESCOLAR

La inmensa mayoría de los egipcios se ha alimentado durante más de 70 años del panarabismo de Gamal Abdel Nasser, que ha borrado casi todo lo anterior a la conquista árabe de Egipto en 641. Sólo los faraones, elegidos con fines propagandísticos, fueron enseñados a los escolares.

Menes, el fundador de la primera dinastía y sobre todo el unificador de los reinos del norte y del sur de Egipto, fue comparado con Nasser, que había unificado Egipto y Siria (1958-61). Ahmosis, que derrotó a los invasores hicsos, al igual que Nasser, que venció la “cobarde triple agresión” de británicos, franceses e israelíes tras la nacionalización del Canal de Suez en 1956. También está Amenemhat III cuyo reinado fue la edad de oro del campesino como Nasser con la reforma agraria.

Ramsés II, firmante del primer tratado de paz histórico con los hititas, se incorporó al programa bajo la presidencia de Sadat, que había firmado el tratado de paz con Israel (1979). En el resto del plan de estudios, se enseñaba la historia de un Egipto conquistado. De los bizantinos a los árabes, de los omeyas a los abasíes, de los fatimíes a los mamelucos, de los otomanos a los británicos y, finalmente, para ser liberada por el Presidente Gamal Abdel Nasser.

Durante el breve periodo de los Hermanos Musulmanes en el poder (2012-13), los faraones vieron cómo aumentaban las amenazas. En la televisión, un predicador pidió que se dinamitara la Esfinge o, al menos, que se enterrara bajo las arenas del desierto. Los salafistas querían velar las colosales estatuas, consideradas ídolos paganos. Los Hermanos Musulmanes, más pragmáticos, propusieron cubrirlos con cera para no perder los dólares de los turistas.

Algunos han propuesto la venta del patrimonio faraónico para pagar la deuda externa de Egipto, otros la cesión de la meseta de las Pirámides a inversores de Qatar durante 99 años. En cuanto a las momias, simplemente debían ser enterradas, ya que la momificación es considerada contraria al Islam. Por falta de tiempo, ninguno de estos proyectos llegó a materializarse.

DE MALDITOS A LOS ÍDOLOS

Hasta hace poco, los faraones estaban mal vistos. Para el 90 por ciento de los musulmanes egipcios, los faraones estaban malditos por el Corán. Los coptos, aunque afirman ser descendientes directos de los antiguos egipcios, subrayan que proceden del pueblo y no de los faraones, mal vistos en el Antiguo Testamento.

El sentimiento general está cambiando ahora. Hubo algunos faraones “malvados” mencionados en los libros sagrados, pero todos los demás fueron buenos. Y como los libros sagrados no mencionan los nombres exactos de los faraones “malos”, todos los que dejaron restos gloriosos pueden ser buenos.

La “faraonmanía” ha alcanzado tales proporciones que la opinión pública, a través de las redes sociales, ha atacado violentamente la superproducción televisiva basada en una novela del Premio Nobel Naguib Mahfouz “La lucha de Tebas”. La novela narra la lucha de los tebanos (Luxor) para liberar a Egipto de los invasores asiáticos, los hicsos.

En la promoción de la telenovela prevista para el mes de Ramadán que comienza el 13 de abril, vimos en particular al faraón Ahmosis bajo los rasgos de un actor con barba que lleva una armadura dorada. Una apariencia más cercana a la del hoplita griego que a la de un faraón que, por precepto religioso, nunca llevaba barba.

Además, en los bajorrelieves egipcios de batallas, los hombres con barba son los enemigos derrotados. Para calmar el descontento, la productora anunció que suspendía la emisión de la serie hasta que los expertos decidieran. Millones de euros podrían esfumarse.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RFI. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.