El Inegi anunció que en julio el índice de precios al productor, incluyendo el petróleo, presentó una variación al alza del 1.20 por ciento mensual. La reactivación económica en México llegó tras dos meses de suspensión de todas las actividades económicas no esenciales.

México, 7 de agosto (EFE).- Los precios al consumidor en México crecieron 0.66 por ciento en julio frente al mes anterior, mientras que la inflación anual fue de 3.62 por ciento, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el mismo mes del año anterior, los datos correspondientes reflejaron un avance en el índice nacional de precios al consumidor (INPC) de solo 0.38 por ciento mensual, con lo que la inflación quedó en un 3.78 por ciento a tasa anual.

Julio fue el segundo mes de la llamada “nueva normalidad” en México, lo que implica una reactivación económica en la mayor parte del país, con la gradual reapertura de industrias, restaurantes, hoteles y otras actividades turísticas en varias regiones del país.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, avanzó el 0.40 por ciento mensual y dejó la tasa anual en el 3.85 por ciento, señaló el Inegi en un comunicado.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.64 por ciento y los servicios crecieron un 0.13, con una tasa anual del 5.19 y del 3.79, respectivamente.

En los no subyacentes, los agropecuarios cayeron un 0.03 por ciento respecto al mes anterior y los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno subieron un 2.70 por ciento.

De este modo, la partida de no subyacentes subió un 1.48 por ciento mes contra mes y creció un 2.92 por ciento interanual.

El índice de precios de la canasta básica, que incluye un centenar de productos de amplio consumo popular, marcó un aumento mensual del 1.29 por ciento, para quedar en un alza anual de 4.42 por ciento.

El Inegi también anunció que en julio el índice de precios al productor, incluyendo el petróleo, presentó una variación al alza del 1.20 por ciento respecto del mes anterior, por lo que alcanzó una variación anual al alza de 3.77 por ciento.

La reactivación económica en México llegó tras dos meses de suspensión de todas las actividades económicas no esenciales debido a la crisis del coronavirus, lo que tuvo un fuerte impacto en la producción y el consumo.

El PIB de México tuvo una caída anual de 18.9 por ciento en el segundo trimestre del año.

Pero el Gobierno mexicano espera una mejoría desde julio, cuando entró en vigor el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

La crisis mundial provocó una fuerte caída del peso superando las 25 unidades por dólar, aunque se ha recuperado parcialmente y hoy se mueve en torno a las 22.39 unidades por dólar.

Esto podría encarecer los productos de importación y hacer que aumentasen los precios al consumidor, según los expertos.

El Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) subió 0.56 por ciento en diciembre de 2019 respecto al mes anterior y al cierre del año la inflación anual fue del 2.83 por ciento.

La meta del Banco de México es del 3 por ciento, un nivel que se logró meses atrás por primera vez desde la subida de precios de los combustibles en enero de 2017.