Entre todos los misterios felinos la lengua guarda uno mayor, muy antiguo.