El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en México y Centroamérica se hizo presente en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), para dar a conocer su trabajo en nuestra área. Las personas desaparecidas, las personas migrantes, las personas desplazadas por la violencia, constituyen una preocupación para el comité y con ello su director, Jordi Raich, jefe de la Delegación Regional para México, América Central y Cuba del CICR.

Ciudad de México, 12 de diciembre (SinEmbargo).- Cuando éramos chicos, la Cruz Roja la relacionábamos con los accidentes, con esas cosas que podrían pasar de vez en cuando. No teníamos guerra. Ni acaso podríamos pensar en refugiados, en migrantes, en desaparecidos, en desplazados. Hoy, el lenguaje, la circunstancia, han cambiado y con ello, esta institución que ya tiene 132 años de existencia en el mundo, ha transformado su función.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en México y Centroamérica se hizo presente en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), para dar a conocer su trabajo en nuestra área. Las personas desaparecidas, las personas migrantes, las personas desplazadas por la violencia, constituyen una preocupación para el comité y con ello su director, Jordi Raich, jefe de la Delegación Regional para México, América Central y Cuba del CICR.

“Nuestra presencia en Guadalajara no obedece a una coyuntura particular sino al interés por abrir un debate humanitario y aportar nuestra experiencia en un espacio de cultura tan trascendente para la sociedad latinoamericana como la FIL, donde cabe el diálogo sobre estas preocupaciones humanitarias con académicos, sociedad civil y el público en general”, explicó.

Raich dijo además que las familias de las personas desaparecidas están haciendo frente a graves consecuencias humanitarias derivadas de la desaparición de sus seres queridos, lo cual implica el surgimiento de necesidades múltiples de diversa índole, como económicas, jurídicas, administrativas, psicológicas y psicosociales.

Estas familias y colectivos deben ser tratados con pleno respeto y dignidad a lo largo del proceso de búsqueda, y, en caso de fallecimiento, en la recuperación, identificación y restitución de los restos mortales a sus familiares, reza el CICR.

Los migrantes subidos a “La Bestia”. Foto: CICR/Islas

MIGRANTES, REFUGIADOS, LA HUMANIDAD…

En relación con la migración y el desplazamiento interno, académicos y especialistas en derecho internacional humanitario presentaron un reciente número de la Revista Internacional de la Cruz Roja dedicado a la migración y al desplazamiento forzado.

Esta revista fue creada en 1869 y en esta edición, se pregunta sobre el tema “Migración y desplazamiento”: ¿Cuáles son las necesidades de las personas en tránsito? ¿Esas necesidades difieren según la razón por la cual se marcharon? ¿En qué se diferencian los desplazados internos de las personas que cruzaron una frontera internacional? ¿De qué manera los actores humanitarios, los Estados y la comunidad internacional pueden asistir mejor a las personas que huyen, ya sea dentro de sus propios Estados, mientras están en tránsito o en el país de destino?

La International Review, analiza y trata estas y otras preguntas afines, al tiempo que se intenta comprender mejor los diversos enfoques humanitarios relativos a las necesidades y vulnerabilidades de los migrantes, así como de los desplazados internos.

Todos los capítulos están en inglés y a lo largo del año se traducen al español dos o tres temas de relevancia, en una gran labor del CICR, organización imparcial, neutral e independiente, que tiene la misión exclusivamente humanitaria de proteger la vida y la dignidad de las personas afectadas por las consecuencias de la violencia, así como de prestarles asistencia.

Entre las muchas cosas que se hacen a favor de los migrantes, hay unos papeles que traen “medidas de autocuidado”, donde se aconseja ante quien lo reciba los procedimientos para saber defenderse en su circunstancia.

Es un documento, al igual que la acción humanitaria del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, no busca incentivar ni desincentivar la migración, sino contribuir a mitigar los factores de vulnerabilidad de esta población a lo largo de la ruta migratoria.

El CICR pone a disposición este material en formato físico para su distribución a la población meta en clínicas móviles, módulos de asistencia y proyectos de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja, así como de otras instituciones/organizaciones a lo largo de la ruta migratoria.

“También tenemos un sistema de llamadas gratuitas, para que la gente pueda llamar a sus familiares queridos, en sus lugares de origen, para decirles dónde están, si están bien, hasta dónde han llegado, si van a seguir hacia arriba”, dice Eric Tardif, un jurista canadiense, asesor legal del Comité Internacional de la Cruz Roja.

“También ayudamos en los trámites de la repatriación, aquellos que quieran repatriarse, apoyamos a los amputados a raíz de la caída del tren, estamos muy metidos junto con Cruz Roja mexicana en ello, apoyamos los albergues, con ingenieros muy capaces que recomiendan mejorar la infraestructura, el saneamiento para que no se generen enfermedades”, agrega.

Los desaparecidos, un tema importante para la Cruz Roja. Foto: CIRC/A.Anzures

“Nosotros en tema de migración y en derecho internacional humanitario, como organización internacional, nos centramos en las consecuencias y no juzgamos lo que las otras organizaciones hacen”, dice Jesús Serrano Redondo, el Coordinador Regional de Comunicación del CICR, a propósito específicamente de la ONG que está siendo tan cuestionada en Tijuana.

“Lo que nos interesa principalmente es cubrir las necesidades básicas de estas personas. Queremos enfatizar un poco que se está perdiendo ese componente humanitario en la narrativa de la migración. Esta gente tiene unas necesidades básicas que cubrir, una dignidad que requiere sea respetada y es ahí donde nosotros, incluso a nivel político, estamos exhortando a que se cumplan. Sobre todo ese estigma sobre a migración, abogamos para que en diciembre todos los políticos no apoyen a la migración, sino el apoyo a que las personas tengan sus derechos”, afirma.

Mensajes de autocuidado para los migrantes que entrega el Comité Internacional de la Cruz Roja. Foto: CICR

“Caravanas hay muchas. La de Tijuana ahora tiene mayor relevancia mediática porque Donald Trump la usó, pero nosotros venimos asistiendo a los migrantes desde hace mucho tiempo y estamos en todas las caravanas. La migración es algo que surge desde hace muchos años y nosotros como Cruz Roja asistimos a los migrantes en Chiapas, cuando entran por el sur, con clínicas de salud donde llegan todos deshidratados, con los pies deteriorados, estamos compartiendo mensajes de autocuidado para que sepan qué hacer, si se suben al tren, si van a cruzar el desierto, minimizar el impacto de todos los riesgos que van a sufrir durante la ruta”, dice Jesús Serrano.

“Son personas, tienen necesidades que cubrir y sinceramente uno no sabe cuándo va a llamar la violencia a la puerta de uno. Vivimos en un mundo muy inestable. Tenemos la posibilidad de trabajar con los migrantes de cerca y quieren una vida mejor y o que buscan es un lugar donde puedan estar tranquilos, donde puedan llevar a sus familias”, concluye.

EL PACTO MUNDIAL DE MIGRACIÓN

El Pacto Mundial para la Migración fue firmado el lunes por 150 países de la ONU y en ese sentido La Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) valoraron valoró el pacto.

“El Pacto Mundial es una oportunidad para reparar el enfoque de la migración que está roto, que le falla a cientos de miles de personas cada día”, dijo el presidente de esa organización, Francesco Rocca.

Una decena de países, entre ellos Estados Unidos, Chile, Italia, Israel y Australia, además de varios centroeuropeos, se apartaron a última hora del Pacto, a pesar de haber participado -con la excepción del primero- en todo el proceso negociador.

“Los gobiernos tienen el derecho y la responsabilidad de dictar las políticas migratorias, pero éstas no deben aumentar el sufrimiento”, recalcó Rocca en un cable firmado por efe.

Según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), el pacto de la ONU “contribuye a abordar la dimensión humanitaria de la migración mientras mantiene la capacidad de los Estados para gestionar la migración. El CICR cree que el Pacto Mundial para la Migración puede contribuir a fortalecer la protección de las personas migrantes, reducir sus vulnerabilidades y defender sus derechos”.

En ese sentido, exhorta a los Estados a

1) Comprometerse a trabajar juntos para prevenir y abordar la difícil situación de los migrantes desaparecidos y sus familiares.

2) Evitar la detención de personas fundada únicamente en su condición migratoria, excepto como medida de último recurso, y asumir el compromiso pleno de poner fin a la detención de niños migrantes;

3) Respetar sus obligaciones en virtud del derecho internacional, en particular el principio de no devolución. Ya sea en las fronteras, en tránsito o en los países de destino, solo puede emplearse la fuerza como medida de último recurso y en el respeto de las normas de derechos humanos.

Los migrantes amparados por la Cruz Roja. Foto: CICR/J.Cornejo

LOS DESAPARECIDOS EN MÉXICO

Los desaparecidos en México. Todos los días aumenta dicha cifra. En la Argentina, los drogaban y los tiraban de los aviones al Río de la Plata. Aquí los disuelven en ácido o los cavan en fosas.

El Comité preparó el IX Encuentro Nacional de Servicios Médicos Forenses, para generar un espacio para reflexionar y llegar a acuerdos sobre la implementación de la Ley General en Materia de Desaparición.

“La implementación de la Ley General en materia de Desaparición de Personas es un instrumento para que los distintos actores involucrados en la búsqueda e investigación de los casos de personas desaparecidas, se coordinen con la finalidad de dar una respuesta adecuada a las familias”, explicó Rafael Barrantes, coordinador del Programa de Personas Desaparecidas del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

La Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas fue promulgada el 17 de noviembre de 2017 y entró en vigor el 16 de enero de 2018.

El IX Encuentro Nacional de Servicios Médicos Forenses, se centró en la Ley General e hizo énfasis en el proceso que debería llevar a responder de manera adecuada a las personas que sufren la desaparición de un ser querido.

El Comité utiliza el conocimiento que ha adquirido a lo largo de años con los conflictos armados en situaciones donde no hay conflicto armado. Los desaparecidos. Foto: CICR/A.Anzures

“El tema de desaparecidos es para nosotros tan importante que tenemos a cuatro abogados más un jefe de departamento aplicados a ello. Tenemos toda la experiencia del mundo en conflictos armados. Lo primero que sucede es que la población migra y hay muchos desaparecidos. Nosotros ocupamos ese conocimiento para aplicarlo en situaciones que no tienen conflicto armado”, expresa Eric Tardif.

“Tenemos un diálogo confidencial con el gobierno, trabajamos con las fiscalías sobre los procedimientos de los mecanismos de búsqueda, trabajamos con los servicios forenses, tenemos una base de datos premortem/postmortem, que facilitamos a la Gobernación, que permite hacer un cruce de datos entre restos humanos que se encuentran y muestras genéticas. Lo hacemos en temas muy prácticos como el que te acabo de mencionar, pero también a nivel jurídico, en apoyo a la famosa ley que acaba de salir y también en leyes locales, de entidades federativas”, agrega el jurista.

Los abogados del Comité Internacional de la Cruz Roja trabajan con asociaciones de víctimas y familiares, acompañando en todo momento el mecanismo de búsqueda, en un papel de apoyo a los que buscan directamente a sus desaparecidos o a tener datos sobre ellos.