Por medio de un video compartido en redes sociales, se muestra cómo el hombre, identificado como Daniel Guadarrama, explicó que a pesar de trabajar con enfermos de COVID-19 desde que inició la pandemia, no fue vacunado contra el virus, mientras compañeros que trabajan “detrás del escritorio” sí la recibieron.

Ciudad de México, 15 de enero (SinEmbargo).- Un camillero suplente del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) de Tepic, Nayarit, protestó quemando su uniforme por no haber recibido la vacuna contra la COVID-19 a pesar de trabajar en la primera línea.

Por medio de un video compartido en redes sociales, se muestra cómo el hombre, identificado como Daniel Guadarrama, explicó que a pesar de trabajar con enfermos de COVID-19 desde que inició la pandemia, no fue vacunado contra el virus, mientras compañeros que trabajan “detrás del escritorio” sí la recibieron.

“Estuve trabajando desde que empezó el COVID con la ilusión de que el día de mañana me ganara el derecho a una vacuna y de ver ayer compañeros que realmente estuvieron detrás del escritorio y ver que no lo valoran a uno como suplente, desde hoy dejó de trabajar en el ISSSTE, me quitó la camisa”, afirmó el hombre mientras se quitaba el uniforme y su identificación para después prenderle fuego.

Daniel agregó que no valía la pena arriesgar su vida “por personal que no me sabe valorar como trabajador” a pesar de haber estado más de ocho años en la institución.

El pasado 14 de enero llegaron al estado cuatro mil 875 dosis de la vacuna y por lo tanto esperaba que él fuera uno de los que pudiera recibirla.

PERSONAL MÉDICO PROTESTA A DOCTORA QUE DENUNCIÓ INFLUYENTISMO

Personal médico se manifestó el pasado 1 de enero frente al Hospital de Especialidades La Raza del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Alcaldía Azcapotzalco, Ciudad de México, para denunciar falta de insumos, inequidad y supuesto influyentismo en la aplicación de la vacuna COVID-19.

Alrededor de 20 trabajadores de la salud, entre enfermeros y doctores, cerraron la circulación en el cruce de la avenida Vallejo y Circuito Interior, donde se postraron con pancartas en mano, realizaron una pinta y colocaron cajas que simulaban hieleras con vacunas, como un acto simbólico “en tono de reclamo ante el influyentismo con el que están aplicando la vacuna COVID-19″, informó Rafael Soto, Vocero de la Unión Nacional de Trabajadores por la Salud de México (UNTSM), a través de sus redes sociales.

El personal médico insistió en que se han aplicado vacunas a personal administrativo y no a todos los que están en la primera línea de batalla contra la pandemia por el virus SARS-CoV-2.