Ciudadanos entregaron un documento para que el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, respete la Ley, luego de que advirtió que peleará por la construcción de la Línea 7 en Reforma, pese a la oposición de vecinos, un juez federal y el INAH, quienes consideran que el proyecto podría ser ecocida y transgresor del valor histórico, artístico y cultural del corredor.

Ciudad de México, 15 de junio (SinEmbargo).- Vecinos de distintas partes de la Ciudad de México denunciaron “falta de transparencia y claridad” en el proyecto de la Línea 7 del Metrobús planeado para operar sobre Avenida Paseo de la Reforma.

Por ello, esta tarde entregaron un documento en las oficinas del Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera Espinosa a fin de exigirle que se apegue a “los procedimientos institucionales y respete la Ley, única defensa para los ciudadanos”.

El lunes pasado, el Juez octavo de distrito en materia administrativa, Fernando Silva García, suspendió por tiempo indefinido las obras de la Línea 7 del Metrobús. Ayer, Mancera dijo ser respetuoso de las instituciones, pero, indicó, “todo tiene un límite”, por lo que advirtió que peleará por la construcción de la Línea 7 en Reforma, pese a que vecinos, un juez federal y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) consideran que el proyecto podría ser ecocida y afectar el valor histórico, artístico y cultural del corredor.

Ante la situación, vecinos de algunas delegaciones, entre ellas, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc y Benito Juárez, acudieron a las oficinas del Jefe de Gobierno a entregarle una carta en la que, entre otras cosas, externan su preocupación por las declaraciones antes citadas, exigen que se acate la resolución del Juez, se detengan las obras y piden que actúe democráticamente.

“Los ciudadanos que firmamos la presente queremos exhortarlo a que actúe como un demócrata y que, como máximo representante de la ciudad, sea vigilante de eliminar en el ejercicio de su Gobierno cualquier acto autoritario por parte de otros funcionarios”, se lee en la misiva entregada esta tarde.

Asimismo, los vecinos aclararon que el problema no es el proyecto de la Línea 7 en sí, si no “como en muchos de sus proyectos, el Gobierno no informa a los ciudadanos con oportunidad, y no tiene oídos abiertos a sus demandas e inquietudes”.

En entrevista para SinEmbargo, Leticia Parada, vecina de la GAM, informó que en el tramo de Misterios a Reforma los trabajos continúan y la maquinaría no ha sido retirada, además, comentó, los ciudadanos realizan guardias para evitar que se talen más árboles.

La vecina inconforme hizo un llamado al funcionario capitalino: “Por favor, señor Mancera, estamos en una ciudad democrática, usted al principio de su sexenio dijo que íbamos a decidir juntos la planeación de la capital y nos está fallando. [Con la construcción de la Línea 7] está perjudicando nuestra salud, calidad de vida y medio ambiente. No se vale la forma autoritaria como ayer se expresó, eso no es ser demócrata, eso no es escuchar al pueblo”.

VIOLACIONES A LA LEY

Hace un par de semanas, otro grupo de vecinos inconformes afirmó que la obra es ilegal al considerar las siguientes violaciones:

1. A la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Rendición de Cuentas, al no hacer público el proyecto ejecutivo, trazo, memoria descriptiva, plano de estaciones, concesión a transportista y publicidad.

2. A la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arquelógicos, Artísticos e Históricos y a la Ley de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico Arquitectónico, por carecer del visto bueno del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y del Consejo de Salvaguarda.

3. A la Ley de Movilidad y a la Ley de Participación Ciudadana. No hubo consulta a las colonias impactadas.

4. Al Régimen Patrimonial y del Servicio Público, ya que el Permiso Administrativo Temporal Revocable que concesiona espacios publicitarios en mobiliario urbano se contrapone a la protección de visuales de monumentos e inmuebles catalogados.

OPINIONES ENCONTRADAS

Las opiniones por la construcción de la Línea 7 están divididas.

Por un lado, especialistas en materia de movilidad afirmaron que el proyecto es positivo para los usuarios de transporte público y para reducir los niveles de contaminación y congestionamiento vehicular. Por otro, vecinos de distintas colonias se oponen: acusan que está mal planeado, que no se les consultó
sobre la construcción de la obra y que se trata de un “negocio publicitario” del Jefe de Gobierno capitalino.