Banco Base estimó que el tipo de cambio alcance en los siguientes días 23.50 pesos y no se descartan niveles de 25 pesos. Por encima de ese nivel implicaría que el mercado espera una recesión en México peor a la del 2009.

Ciudad de México, 17 de marzo (SinEmbargo).- Un eventual colapso del peso mexicano, que a la fecha suma una deprecación del 21.96 por ciento, pondría en riesgo la popularidad del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, señalaron analistas a la agencia Bloomberg.

De acuerdo con el reporte, la popularidad del mandatario, que se ha mantenido por encima del 60 por ciento pese a que durante su primer año de Gobierno registro una contracción económica del 0.1 por ciento, se vería afectada, a media que el peso cae a sus mínimos históricos.

Durante la sesión de este martes, la moneda mexicana tocó un nuevo mínimo histórico de 23.23 pesos por dólar; mientras en ventanillas de bancos, el billete verde se ubicó en 23.34.

En este sentido, Banco Base estimó que el tipo de cambio alcance en los siguientes días los 23.50 pesos y no se descartan niveles de 25 pesos en las próximas semanas. Por encima de ese nivel implicaría que el mercado espera una recesión en México peor a la del 2009.

Los analistas consultados por Bloomberg señalan que la expansión del coronavirus por el mundo y el desplome en los precios del petróleo serian los principales responsables de la caída de la moneda mexicana.

Para el economista de Barclays, Marco Oviedo, el tipo de cambio equivale al éxito del Gobierno, por lo que “si el peso se devalúa, el Presidente se devalúa”.

La agencia recordó que los mexicanos posee un “trauma” derivado de las devaluaciones de las décadas de los ochenta y noventa. La peor de ellas se vivió en 1994, cuando la agitación política del país, derivada del ascenso al poder de Ernesto Zedillo y la irrupción del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), y el alza en las tasas de interés en Estados Unidos, provocaron la devaluación del peso y una fuga de capitales.

Este momento fue conocido como “La crisis del tequila”, mismo que llevó a una contracción económica del 6.3 por ciento, pérdida de cientos de empleos y del valor del dinero.

DE LA FORTALEZA A LA CAÍDA

Durante el primer año de Gobierno, el peso fue una de las monedas que más se apreció, al registrar un aumento del 4.3 por ciento. La fortaleza, puntualizÓ Bloomberg, se debió a que los inversionistas aprovecharon los rendimiento altos generados por los bonos mexicanos.

A media que el peso ganaba terreno frente al dólar, la popularidad de López Obrador se mantenía por encima de 60 por ciento.

Sin embargo, todo cambio a inicios de 2020, cuando se confirmó que la economía mexicana había entrado en una contracción económica, al ligar tres trimestres a la baja, y la amenaza de la expansión del coronavirus por el mundo comenzaba a ser más palpable.

Para la segunda quincena de febrero, el coronavirus llegó a países como Italia y España, el precio del petróleo disminuyó por una menor demanda y y los países europeos comenzaron a impulsar medidas como el cierre de fronteras.

En este sentido, Banco Base señaló en un análisis que el peso es la tercera moneda emergente con más pérdidas en lo que va de 2020. El primer lugar es para el real brasileño, con una deprecación del 23.1 por ciento; seguido del peso colombiano, con 22.5; y el peso mexicano, con 21.96 por ciento.

“Estamos ante un escenario económico desfavorable, probablemente el peor al que se vivió durante la crisis financiera de Estados Unidos”, añadió el reporte de la analista Gabriela Siller.

En este sentido añadió que la afectación a la economía del país dependerá del número de contagios en territorio nacional, el tiempo que dure la emergencia sanitaria, la profundidad de la desaceleración o recesión en Estados Unidos, la capacidad de movilidad de las personas y mercancías, y la aplicación de medidas contracíclicas para detener las caídas.

¿Y LAS ENCUESTAS?

De acuerdo con los resultados de las últimas encuestas realizadas a finales de febrero, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha perdido aproximadamente 19 puntos porcentuales promedio en un año.

El mismo Presidente lo ha reconocido. “Estamos bien, tenemos mayoría, la gente nos está apoyando”, dijo primero, a pregunta expresa. Luego aceptó: “Y también sufrimos desgastes porque, imagínense, enfrentar a los conservadores corruptos que no quieren dejar de robar, están molestísimos, no los calienta ni el sol, y desquiciados”.

Las encuestas de Grupo Reforma y Oraculus coinciden en la caída. Éste último indicó que entre enero y febrero, de 69 por ciento que lo apoyaba, pasó a 62; y de 26 por ciento que lo desaprobada en enero, para febrero brincó a 33 por ciento.

Mientras que en el ejercicio de Grupo Reforma la aprobación ha sufrido, allí, una caída de 19 puntos en un año. En marzo del 2019 contaba con 78 por ciento y actualmente sólo lo apoya el 59 por ciento de la ciudadanía, dice Reforma.