La concentración de este miércoles a las puertas del Congreso, en Buenos Aires, tiene un tinte de recordatorio: avisar al Gobierno, a los diputados y a los senadores, a una semana y media de que se inicien las sesiones anuales del Congreso después de las vacaciones de verano, que el reclamo por el aborto legal está más esperanzado que nunca.

Por Pablo Ramón Ochoa

Buenos Aires, 19 febrero (EFE).- Los movimientos feministas de Argentina recuperaron este miércoles sus pañuelos verdes favorables al aborto legal a poco más de una semana de que el Congreso del país comience su actividad para recordar a los legisladores nacionales que su reivindicación espera tornarse en realidad en 2020.

Después de que el Presidente, Alberto Fernández, haya afirmado en varias ocasiones durante sus primeros meses en el Gobierno que él mismo mandará al Congreso un proyecto para la despenalización del aborto, miles de mujeres argentinas le reclamaron frente a la sede del Poder Legislativo que cumpla su promesa.

UNA MARCHA CON INTENCIÓN DE RECORDATORIO

La concentración de este miércoles a las puertas del Congreso, en Buenos Aires, tiene un tinte de recordatorio: avisar al Gobierno, a los diputados y a los senadores, a una semana y media de que se inicien las sesiones anuales del Congreso después de las vacaciones de verano, que el reclamo por el aborto legal está más esperanzado que nunca.

Cientos de mujeres levantan sus pañuelos verdes durante una movilización a favor del aborto este miércoles, en Buenos Aires (Argentina). Foto: EFE

En el comunicado con el que convocaron a la marcha, desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito insistieron en que vuelven a las calles “a días de la apertura de las sesiones legislativas” para decirle a los poderes del Estado que “la sociedad reclama” el aborto legal.

“El momento es ahora. Este 2020 el aborto #SeráLey”, sentenciaron.

Una de las miles de jóvenes que concurrieron al Congreso, Lourdes Menéndez, afirmó a Efe que es “importante salir a la calle” porque “en la historia argentina todo lo que se consiguió” fue de esa manera.

Menéndez consideró que este puede ser el año porque el nuevo Gobierno, comandado por el peronista Alberto Fernández y cuya vicepresidenta es Cristina Fernández, apunta más “a lo social”, mientras que el anterior, que dirigía Mauricio Macri (2015-2019), “recortó todo”.

Aunque habrá otra gran marcha con los pañuelos verdes también en la calle pronto, el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el hecho de la celebración del evento de este miércoles también obedece a una conmemoración, puesto que en un 19 de febrero se celebró el primer gran pañuelazo verde.

Al contrario de lo que sucedió en otras marchas por la legalización del aborto, no hubo programada ninguna manifestación de los autodenominados movimientos provida, que en sus manifestaciones portan pañuelos azules.

UN NUEVO INTENTO TRAS LA VOTACIÓN FALLIDA DE 2018

El proyecto que con toda probabilidad se tratará en el Congreso este año será el noveno intento para conseguir la despenalización del aborto en Argentina.

La primera vez que el tema llegó a debatirse en las cámaras de Diputados y Senadores fue en 2018, cuando el proyecto no salió adelante pero tomó el impulso para instalarse de manera definitiva en la sociedad argentina.

En aquella ocasión, la primera votación, la de los diputados, fue favorable al aborto, pero la Cámara de Senadores tumbó el proyecto por pocos votos de diferencia.

La noche del 8 de agosto de 2018, quien celebró fue la parte de la sociedad en contra del aborto, en un debate que ha dividido al país entre azules y verdes.

Los movimientos feministas de Argentina recuperaron este miércoles sus pañuelos verdes favorables al aborto legal a poco más de una semana de que el Congreso del país comience su actividad para recordar a los legisladores nacionales que su reivindicación espera tornarse en realidad en 2020. Foto: EFE

Organizaciones feministas esperan que el texto gubernamental que se comprometió a enviar Fernández y en el que trabaja el Ministerio de Salud encabezado por Ginés González García sea similar al que ellas han presentado ya, y que plantea la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación.

El Código Penal vigente en Argentina desde 1921 considera el aborto un delito, aunque contempla que “no es punible” en dos casos: cuando es necesario evitar un peligro para la salud de la mujer o cuando el embarazo es producto de una violación.

“LAS TESIS” PONEN RITMO REIVINDICATIVO A LA MARCHA

En la marcha argentina estuvo el colectivo chileno “Las Tesis”, que junto con activistas feministas argentinas realizaron su tradicional performance “Un violador en tu camino”, adaptada con elementos de la lucha feminista argentina, como el aborto legal.

Las Tesis convirtieron su tema en un himno feminista global durante las protestas sociales de Chile el pasado octubre.

Entre las organizaciones feministas que conformaron la marcha, también estuvo el colectivo de Actrices Argentinas, que ganó notoriedad a raíz de destapar varias denuncias por abuso sexual dentro del cine argentino.

ESPERANZA ENTRE LAS ASISTENTES

“Es la lucha de muchos años que siempre fuimos silenciadas”, dijo a Efe la asistente a la marcha Karina Eraso, quien acudió a la cita con su hija en demostración del activismo de dos generaciones por el aborto legal.

Eraso afirmó que tiene “esperanza” y “optimismo” en que pronto se apruebe el proyecto.

“No voy a faltar a ninguna marcha”, aseveró la madre, quien agradeció a la juventud que haya implementado el debate y que hace dos años que va a manifestaciones.

Desde la organización de la marcha recordaron que el proyecto comenzó muchos años más atrás.

“Hace quince años generamos lazos a través de nuestros argumentos. Nuestra propuesta, que ya es de todxs, nos convocó en fechas feministas que transformamos en historia”, aseveraron.

En la Campaña apuntaron que son “la potencia de tres generaciones en lucha reclamando al Estado argentino una deuda con la democracia”.

Lourdes Ticholi, otra de las manifestantes, recordó que el aborto es “un tema de salud pública” que en Argentina “no se está cumpliendo”.

“Hay muchas muertes maternales por esto y es una muerte que se podría evitar y no se evita”, lamentó.

Una de las principales razones esgrimidas por quienes defienden el aborto legal es que el fallecimiento de mujeres por aborto clandestino está entre las primeras causas de muerte materna en Argentina, mientras que los detractores apelan a la necesidad de cuidar las “dos vidas” y potenciar las políticas de salud sexual.