En el Templo de Kayurajo, el Kama Sutra de piedra, la sonrisa de la amante y el giro extremo de su torso es el lenguaje secreto que señala, en la danza sagrada, su aprobación del amante.