Con la finalidad de facilitar el cumplimiento de las cuarentenas, los investigadores evaluaron la eficiencia de realizar test PCR a personas que han tenido contacto con un caso confirmado y descubrieron que aplicar la medida de un test a los 7 días tiene un resultado potencialmente igual al producido por guardar aislamiento durante 14 días.

Londres, 20 ene (EFE).- Someterse a un test a los siete días de haber estado en contacto con un caso confirmado de COVID-19 puede ser tan efectivo para romper la cadena de contagios como guardar cuarentena durante 14 días, según un estudio publicado hoy por la revista The Lancet Public Health.

Investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres estiman que las personas que dan negativo una semana después del primer contacto con un portador “es poco probable” que infecten y pueden abandonar la cuarentena “sin elevar el riesgo de que se extienda la transmisión” del virus.

Según sus estimaciones, el aislamiento de dos semanas que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) previene en torno al 59 por ciento de los posibles contagios, si se observa un nivel de cumplimiento “moderado”.

Los científicos han asumido para sus cálculos que el 67 por ciento de las personas que dan positivo en un test cumplen escrupulosamente la cuarentena, así como el 50 por ciento de aquellas que han estado en contacto directo con un portador.

El estudio indica que tanto una prueba PCR como un test de flujo lateral de antígenos (FLA, en inglés) pueden ser efectivos al séptimo día de cuarentena.

Si aquellas personas que dan negativo terminan la cuarentena en ese punto, el nivel final de contagios sería similar al del aislamiento completo de dos semanas, sostienen los investigadores.

También contemplan la posibilidad de pasar un test una vez al día durante las cinco jornadas posteriores a una posible exposición al virus, lo que puede reemplazar por completo la cuarentena si todas esas pruebas dan negativo.

Los científicos recalcan, no obstante, que son necesarios más análisis antes de recomendar que esas medidas se utilicen con la población general.

“El cumplimiento de las normas de las cuarentenas es esencial para reducir la transmisión del coronavirus. Nuestras conclusiones sugieren que someter a un test a los contactos de positivos puede potencialmente ayudar a reducir los tiempos y, por lo tanto, mejorar el cumplimiento”, señala Sam Clifford, uno de los autores del trabajo, en un comunicado.

El estudio “no evalúa los costos” de esas medidas, advierte Clifford, quien considera que deben evaluarse todos los aspectos antes de que las administraciones públicas apliquen este modelo.

En torno al 95 por ciento de las personas que desarrollan síntomas de COVID lo hace en un periodo de 14 días posteriores a su contacto con otro positivo, por lo que ese es el plazo que ha marcado la OMS para que las cuarentenas preventivas sean efectivas.

“Sin embargo, el cumplimiento de las normas varía y cada vez hay más pruebas en todo el mundo de que mucha gente no se puede permitir estar tanto sin trabajar o sin atender a sus responsabilidades”, indican los autores de la investigación.

El estudio “no evalúa los costos” de esas medidas, advierte Clifford, quien considera que deben evaluarse todos los aspectos antes de que las administraciones públicas apliquen este modelo. Foto: Arnulfo Franco, AP

Por ese motivo, su objetivo ha sido buscar vías para “facilitar el cumplimiento de los aislamientos” e incrementar la efectividad de los sistemas nacionales de detección y confinamiento de positivos.