Los templos del Kama Sutra de piedra construidos en Kayurajo siguen un plan geométrico que se basa en los cuerpos anudados, amándose hasta convertirse en divinidades.