Nadie pide regalos, ni rescates y mucho menos privilegios. Los empresarios organizados de México piden políticas públicas de emergencia que mantengan a flote al país. Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro.

En su best seller mundial “Sapiens”, Yuval Noah Harari encuentra que la colaboración es la gran característica que nos separa de los demás seres vivos. Somos los únicos seres capaces de imaginar un futuro diferente, mejor, y colaborar entre nosotros para construirlo. Eso es lo que nos ha sacado con éxito de las grandes crisis de la humanidad.

No sólo nos ha sacado de las grandes crisis, el autor de este gran libro asegura que en esos grandes momentos de colaboración la raza humana ha dado los grandes saltos que han mejorado nuestras vidas para siempre.

Estamos en una de las peores crisis que la humanidad moderna ha enfrentado. Un virus puso a prueba nuestros sistemas de salud, el modelo económico y hasta la capacidad de las democracias para proteger a sus ciudadanos.

Quizá un día encontremos quién o quiénes son los responsables de la aparición y propagación del bicho, pero hoy eso es lo de menos.

Hoy lo que importa es proteger la salud y la viabilidad económica de las familias de los distintos países del mundo, y por supuesto, las de México. Y aunque todos tenemos que colaborar para encontrar las soluciones, el primer y más grande responsable es el gobierno.

De su capacidad de respuesta dependerán dos cosas: qué tan grave y profunda es la crisis, y qué tan rápido nos recuperamos.

Según la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) realizada por el INEGI y publicada el 1 de junio de este año, del mes de marzo al mes de abril de este año la Población Económicamente activa disminuyó en 12.5 millones de personas.

Este dato es difícil de digerir y entender. Se trata de 12 millones de familias que perdieron su ingreso y tienen que sufrir la angustia de vivir con menos, o con nada.

Los especialistas e instituciones financieras nacionales e internacionales pronostican la caída del Producto Interno Bruto de México en alrededor de -8 por ciento y hasta -10 por ciento, y apenas estamos en junio.

El Banco de México ha proyectado diferentes escenarios de recuperación, y los especialistas afirman que el escenario que nos corresponde dependerá de cuántas empresas sobreviven a la crisis.

Por eso, los empresarios de México le han pedido al gobierno, de todas las maneras posibles, diseñar políticas públicas que protejan el empleo.

Nadie pide regalos, ni rescates y mucho menos privilegios. Los empresarios organizados de México piden políticas públicas de emergencia que mantengan a flote al país y sean la plataforma de una rápida recuperación.

Las propuestas que se han puesto sobre la mesa tienen como columna vertebral la colaboración. Esto implica la corresponsabilidad del gobierno, los trabajadores y los empresarios.

En COPARMEX, por ejemplo, se han propuesto tres medidas concretas dentro del concepto #RemediosSolidarios. Estas propuestas tienen un solo objetivo: rescatar todos los empleos que se puedan rescatar.

No es momento de batallas electorales ni intereses mezquinos. Es momento de colaborar para rescatar la democracia que tanto nos costó construir.