Author image

Fundar

28/05/2024 - 12:04 am

De elecciones y designaciones

“En el actual contexto electoral, vale la pena voltear a ver cómo se han realizado las designaciones, qué perfiles han sido privilegiados, cuáles son las propuestas que hay sobre la mesa y cómo se plantean resolver los cientos de designaciones pendientes”.

“Hay otro conjunto de altas responsabilidades públicas que no pasan por las urnas, sino que se dan a través de distintos mecanismos de designación en manos de los poderes ejecutivos o los congresos”. Foto: Graciela López, Cuartoscuro

Por: Marcia Itzel Checa Gutiérrez*

El próximo domingo 2 de junio, se llevarán a cabo las elecciones más grandes registradas en México hasta el momento. Las autoridades electorales refieren que se elegirán 20,708 cargos de elección popular y también que se registra el padrón más numeroso de personas electoras con poco más de 99 millones en lista nominal, residentes en territorio nacional y también en el extranjero.[1] ¡Son históricas!

En esta disputa por el poder, hemos visto de todo, actos de campaña sumamente anticipados; debates y mesas de análisis de todo tipo; los eventos protocolarios de siempre e innumerables TikToks intentando mostrar frescura y cercanía; además, toneladas de basura electoral, pocas propuestas y la atención mediática volcada completamente en este suceso. No es para menos, pues elegiremos a quienes –en teoría– deben solucionar las grandes problemáticas que atraviesa el país en sus distintos niveles, ya sea desde los poderes ejecutivos o desde los congresos. Ambos con responsabilidades centrales para revertir la situación de impunidad, violencias y crisis de los derechos humanos que perdura a lo largo y ancho de la república mexicana.

Hay otro conjunto de altas responsabilidades públicas que no pasan por las urnas, sino que se dan a través de distintos mecanismos de designación en manos de los poderes ejecutivos o los congresos, pensemos en las y los ministros, en quienes están al frente de los órganos garantes de transparencia, de las comisiones de derechos humanos o de las fiscalías, instituciones centrales para los controles y contrapesos democráticos y para la protección de los derechos humanos de todas las personas.

Desde el Observatorio de Designaciones Públicas (ODP), hemos identificado un universo de 19[2] instituciones con este importante rol: poner límites a los abusos del poder y proteger los derechos humanos de todas y de todos. A nivel nacional representan más de 1 400 altas responsabilidades aproximadamente, es decir, casi tres veces el número de integrantes de ambas cámaras del Congreso de la Unión.

Desafortunadamente, su desarrollo tiene poca visibilidad, ni una centésima comparada con lo que transcurre en las elecciones, esto pese a su relevancia y los efectos de su labor en nuestro día a día. En parte, debido a nuestro propio sistema presidencial y, por otro lado, porque está sumamente normalizado que las designaciones públicas sean utilizadas para capturar a las instituciones de su mandato. Ha sido una (terrible) tradición política el poner a cuates y cuatas en las encomiendas y repartirse “el pastel” sin cuidar las formas ni mucho menos los perfiles.

Estas prácticas deben cambiar, pues estas importantes decisiones no pueden seguir dándose en la opacidad y bajo acuerdos discrecionales. Deben darse en el marco de un ejercicio deliberativo amplio y con mecanismos efectivos de participación ciudadana. Deben asegurar los perfiles más idóneos a partir de criterios y metodologías objetivas y rigurosas. Deben garantizar la igualdad de condiciones y oportunidades para que accedan las personas con los méritos y capacidades que requiere determinada responsabilidad, y no quienes estén apadrinadas o apadrinados.

En el actual contexto electoral, vale la pena voltear a ver cómo se han realizado las designaciones, qué perfiles han sido privilegiados, cuáles son las propuestas que hay sobre la mesa y cómo se plantean resolver los cientos de designaciones pendientes[3] que siguen acumulándose por la omisión del Ejecutivo Federal y el Senado de la República. No sólo nos merecemos los mejores perfiles como sociedad, sino que es nuestro derecho.

#SinCuotasNiCuates

 


* Itzel es coordinadora general del Observatorio de Designaciones Públicas (@designaciones), proyecto impulsado por Article 19 México y Centroamérica y Fundar, Centro de Análisis e Investigación, que tiene el objetivo de promover estándares de transparencia, participación ciudadana y rendición de cuentas en los procesos de designación de altas responsabilidades públicas y generar una deliberación pública sobre la idoneidad de los perfiles como una vía para contribuir al fortalecimiento de las instituciones.

 

[1] Ver: https://centralelectoral.ine.mx/2024/03/01/version-estenografica-de-la-sesion-especial-del-consejo-general-29-de-febrero-de-2024/

[2] Ver: https://x.com/designaciones/status/1786125593722912824

[3] Actualmente hay 25 designaciones rezagadas del universo priorizado, a las que se le suman 48 pendientes de designar en tribunales electorales locales y 51 magistraturas administrativas. Ver: https://x.com/designaciones/status/1795136139239510178

Fundar
Centro de Análisis e Investigación, para la capacitación, difusión y acción en torno a la democracia en México.

Los contenidos, expresiones u opiniones vertidos en este espacio son responsabilidad única de los autores, por lo que SinEmbargo.mx no se hace responsable de los mismos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video