“La curva de pobreza, la curva de desempleo y la curva de endeudamiento, sea de familias, de gobiernos o de empresas, están disparadas”, dijo a Reuters el director del BID.

El nuevo coronavirus tendrá como consecuencia “que nos va a empobrecer y no solamente a los latinoamericanos, al mundo general”.

Ciudad de México, 28 de julio (SinEmbargo).- América Latina saldrá más empobrecida de la crisis económica de la pandemia de la COVID-19, aseguró Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La región ya presentaba niveles de desempleo y de endeudamiento altos desde antes de la contingencia sanitaria, condiciones que aumentarán después de la crisis, logrando una contracción de hasta el 10 por ciento en su economía.

“Todos hoy en día estamos haciendo lo imposible (…) para aplanar la curva de contagio del COVID, no menos cierto es que la curva de pobreza, la curva de desempleo y la curva de endeudamiento, sea de familias, de gobiernos o de empresas, están disparadas”, agregó Moreno en una entrevista con la agencia Reuters.

El BID también ha advertido sobre el duro impacto que la pandemia supondrá para el turismo de América Latina y el Caribe y ha recomendado a los gobiernos de la región tomar medidas “sin precedentes”, debido a la alta dependencia de la economía de la zona al turismo.

Ante esto Moreno aseguró que el nuevo coronavirus tendrá como consecuencia “que nos va a empobrecer y no solamente a los latinoamericanos, al mundo general, pero claramente a Latinoamérica le va a pegar mucho más duro toda vez que somos una región emergente”.

DESTINA RECURSOS

Centroamérica y República Dominicana van a recibir el 27 por ciento de los recursos del BID para solventar la agravada situación de la pandemia de la COVID-19 en la región, que sufre un alza de casos diarios en las últimas semanas. Así lo dijo en una entrevista con EFE la representante del BID en Panamá y gerente para Centroamérica, México, República Dominicana y Haití, la peruana Verónica Zavala.

El monto se tradujo en cerca de 3 mil 340 millones de dólares ya asignados para la región que resultará más empobrecida de la crisis sanitaria.

“Nuestro directorio nos dijo claramente algunos mensajes; uno de ellos fue que nos centráramos en países pequeños y vulnerables, ya que estarían más expuestos a la crisis”, explicó Zavala.

Centroamérica vive una escalada de casos diarios de COVID-19 en las últimas semanas, lo que ha obligado a las autoridades de algunos países a ampliar e implantar severas medidas de movilidad para contener la propagación el virus.

Panamá se sitúa como el más afectado de la región con 51 mil 408 contagios, unas cifras similares a las de República Dominicana, que hasta la fecha reporta 50 mil 113 casos del nuevo coronavirus.

La pandemia ha aumentado las necesidades de financiamiento de los países, por lo que el BID prestará un 65 por ciento más de que lo tenía planeado para este año.

Ante ello, el banco, que lleva 61 años trabajando en América Latina y el Caribe, organizó cuatro prototipos destinados a enfrentarla divididos en atender la crisis sanitaria; población más vulnerable; apoyo al tejido productivo (pymes y sector agropecuario) y apoyo en la liquidez “para que el Estado pueda hacer inversiones sociales necesarias en estos meses de crisis”.

De ellos, Zavala indicó que 14 se están aplicando en la región.

“El 84 por ciento de lo que teníamos pensado hacer este año tuvimos que descartarlo para poner operaciones centradas en la COVD-19”, añadió.