Ciudad de México, 29 de diciembre (SinEmbargo).– El ex embajador de Estados Unidos, Tony Garza, ahora asesor en la oficina de la Ciudad de México de la firma White & Case, dijo al diario estadounidense The Dallas Morning News que de septiembre a diciembre, en México “ha habido tumbas, codicia y corrupción”.

El ex diplomático dijo al periodista Alfredo Corchado, quien firma el reportaje, que lo que México necesita “es una dosis saludable de Estado de Derecho”.

Aseguró que “eso es lo que los mexicanos quieren, y lo que es también necesario para que México ocupe su lugar entre los países verdaderamente competitivos del mundo”.

Las declaraciones coinciden con la visita del Presidente mexicano Enrique Peña Nieto a la Casa Blanca el próximo 6 de enero. El diario dice que el mandatario mexicano llega a visitar a su vecino del norte con un gobierno “maltratado, golpeado y con necesidad de un impulso político de su homólogo estadounidense (Barack Obama)”.

Esta vez, indica el diario estadounidense, Peña visita Estados Unidos ya no con la aclamación –que vivió en casa y en el extranjero- por lograr una serie de reformas económicas históricas. Ahora, por el contrario, el Presidente mexicano está terminando el año 2014, en el centro de un creciente escándalo de presunto tráfico de influencias, y gobernando un país con problemas de seguridad renovados. Por tanto, los inversionistas extranjeros, incluyendo los productores de energía en Texas, son cautelosos al respecto.

El Dallas Morning News apunta que la reunión con Obama no supondrá necesariamente un impulso para Peña Nieto, pero sí puede allanar el camino para que Estados Unidos se involucre a través de sus programas de ayuda, como por ejemplo la Iniciativa Mérida.

Dicho programa está dirigido a la lucha contra la delincuencia organizada, en parte, el fortalecimiento del estado de derecho, la sociedad civil y para la “limpieza” de la policía local y estatal, en cuestiones, dicen los analistas, que ambos países han observado prematuramente.

“Todo el discurso cambió, y el gobierno de Estados Unidos estuvo de acuerdo con él”, le dijo por su parte al diario, Joy Olson, directora ejecutiva de la Oficina de Washington para América Latina, o WOLA. “Todo el mundo quería hablar de todo, pero no de la violencia. Pero sólo porque no se habla de ello, no significa que desaparezca “, aseguró.

A su vez, Duncan Wood, director del Instituto del Woodrow Wilson Center en México, dijo al diario que “esta es una oportunidad para que el gobierno de Obama ponga el tema de la seguridad en la mesa. Hasta que arregle las instituciones a nivel local, todo lo demás es un curita. Creo que esa es la lección que todos hemos aprendido, sobre todo este año “.

De hecho, indica el diario, este año 2014 es casi “un cuento de dos años”, pues se inició con las reformas prometedoras destinadas a catapultar al país hacia adelante y generar nuevos puestos de trabajo, que podrían retrasar aún más el flujo de la inmigración ilegal. Sin embargo, el año termina con la tristeza y la ira sobre diversos acontecimientos trágicos, abunda el Dallas Morning News.

Una serie de escándalos de corrupción, además de una protesta pública sobre la desaparición de 43 estudiantes universitarios -presuntamente secuestrados por la policía local en Iguala, Guerrero-, y entregados a una banda de narcotraficantes para ser asesinados, ha desatado una crisis política para el Presidente Peña. Además, señala el rotativo, una reciente encuesta del periódico ‘Reforma’, mostró el índice de aprobación de Peña Nieto en 39 por ciento, la más baja para un líder mexicano en casi dos décadas.

Aunado a esto, el estado de ánimo en la capital, la Ciudad de México, -que ha sido recientemente el escenario de innumerables protestas-, se siente como lo hizo en 1994, cuando en vez de despegar, México se desplomó. Los mexicanos esperaban para tomar su lugar en el primer mundo de los países desarrollados, pero al contrario, lo hizo sólo para caer en las profundidades, dice el diario estadounidense, todo junto con el valor de su peso, en medio de una serie de escándalos de corrupción y económicos, junto con los asesinatos políticos.

Además de hacer referencia al escándalo de la “casa blanca” adquirida por la Primera Dama y ex actriz, Angélica Rivera, el rotativo también hace mención de que a pesar de ser una economía más abierta, la puntuación de México es pobre en el Índice de Percepción de la Corrupción hecho por la organización no gubernamental Transparencia Internacional, ubicándose entre los peores países de América Latina, con una puntuación de 35 en una escala de 0 (muy corrupto) a 100 (muy limpio). Así, México ocupa el lugar 103 entre 175 países, siendo Dinamarca el mejor clasificado y Somalia como el peor.

Por último, el diario apunta que “el puente Guadalupe-Reyes” -los días comprendidos entre el 12 de diciembre cuando el país hace honor a la Virgen de Guadalupe, y el Día de Reyes, 6 de enero- no podría haber llegado en un mejor momento para que el gobierno de Peña Nieto, pues los mexicanos suelen desconectarse de todo lo demás, para celebrar con familiares y amigos, a pesar de que los problemas no van a desaparecer.