Pero también atropella a sus vecinos de Nuevo Vallarta; se queda con calles y caminos públicos y hasta con una parcela escolar; modifica el cauce del río y se apropia de la isla que forma su delta, así como de manglares y playas, destruyendo el hábitat de cocodrilos y aves, además de alterar a la pesquería del lugar.

Por Antonio Tello

Ciudad de México, 30 mayo (SinEmbargo/NayaritEnLínea).- Nuevo Vallarta.- Al tiempo que multiplica sus campos de golf y unidades hoteleras, el consorcio turístico Grupo Vidanta, construye el primer parque temático en el mundo de la célebre compañía canadiense de entretenimiento Cirque du Soliel, asfixiando a la población de Jarretaderas, un antiguo pueblo de campesinos y pescadores en esta región de Bahía de Banderas, Nayarit, justo en la desembocadura del río Ameca límite natural con Puerto Vallarta, Jalisco.

Pero también atropella a sus vecinos de Nuevo Vallarta; se queda con calles y caminos públicos y hasta con una parcela escolar; modifica el cauce del río y se apropia de la isla que forma su delta, así como de manglares y playas, destruyendo el hábitat de cocodrilos y aves, además de alterar a la pesquería del lugar.

Todo esto con la aparente complacencia de las autoridades reguladoras (Semarnat, Profepa y Conagua) que han otorgado toda clase de concesiones, aplicado modestas sanciones y permitiendo a Grupo Vidanta expandirse en los últimos 10 años sin contratiempos, con una inversión de miles de millones de dólares que ha modificado la economía de la zona y lo ha convertido en el principal empleador.

Grupo Vidanta es uno de los principales desarrolladores turísticos de México y su propietario Daniel Chávez Morán, es uno de los empresarios más cercanos al presidente Enrique Peña Nieto, de acuerdo a analistas especializados en economía y turismo.

En 2015, el consorcio publicitó un “ambicioso programa de inversión” por 19 mil millones de dólares, en sus propiedades de Riviera Maya en Quintana Roo; Acapulco en Guerrero, Puerto Peñasco en Sonora y Los Cabos en Baja California Sur, pero especialmente en Nuevo Vallarta en la Riviera Nayarit.

JARRETADERAS FOR SALE; EL CASO DE LA PARCELA EJIDAL

De acuerdo a un documento académico de la investigadora de la UNAM, Mayela María Benavides Cortés, este consorcio turístico llegó al fraccionamiento Nuevo Vallarta con su marca “Mayan Palace” a finales de los años noventa, luego de una compra al Fideicomiso Bahía de Banderas (FIBBA) administrado por el gobierno de Nayarit y desde entonces, con una “agresiva estrategia de expansión” ha venido comprando parcelas a ejidatarios del colindante poblado de Jarretaderas utilizando no siempre las mejores prácticas.

Caso emblemático de lo anterior, es el de la parcela escolar de la Primaria “República de Cuba”, de donde ese centro educativo se hacía de recursos para mejorar su operación y que de acuerdo a documentos –cuyas copias están en poder de este reportero–, Grupo Vidanta se apropió en 2011 contando con la complicidad de la directiva ejidal de entonces.

Constancia ejidal. Foto: Nayarit en Línea

Constancia ejidal. Foto: Nayarit en Línea

Un simple y singular documento acredita la sospechosa propiedad. Se trata de la constancia a favor de Francisco Javier de la Vega Álvarez quien “se encuentra en posesión de manera pacífica, pública y continua, de la parcela identificada con el número 188 Z-1 P1/1, la cual cuenta con una superficie de 3 hectáreas y que en la asamblea de formalidades especiales celebrada el 26 de octubre del año 2006, por error fue asignada a favor de nuestro ejido como parcela escolar”. De la Vega Álvarez, es un representante legal de Grupo Vidanta.

La carta ejidal contrasta con el Certificado de Derechos Agrarios número 819168 expedido en 1946 por el presidente Manuel Ávila Camacho, para la parcela escolar. También contrasta con los informes a la autoridad educativa sobre las actividades que la escuela realizó en este predio de 2006 a 2011.

Sin embargo, de acuerdo a la Ley Agraria de 1992, la asamblea ejidal tiene facultades para decidir el uso y destino de tierras comunitarias como la parcela escolar, por lo que las protestas de los padres de familia no prosperaron.

“Este caso es un ejemplo de muchos que pudieron haber sucedido bajo ese mismo esquema”, asegura Indalecio Sánchez Rodríguez, coordinador del aguerrido grupo de ambientalistas Alianza de la Costa Verde, un referente opositor de las actividades del cuestionado emporio.

“Eso fue un robo y está documentado, existen pruebas y en cualquier momento se pueden evidenciar aunque a estas alturas, darle reversa sería un proceso muy difícil”, dice el activista.

En contraparte, el grupo empresarial opera un centro de desarrollo infantil dentro de sus instalaciones a cargo de la Fundación Delia Morán, donde 200 niños hijos de trabajadores de Vidanta, la mayoría de Jarretaderas, reciben educación integral y de alta calidad.

Aunque se pudiera cuestionar que los pequeños también son orientados a rendir respeto y agradecimiento a la profesora Delia Morán, madre del fundador de Grupo Vidanta, a quien se le honra a la manera de una prócer.

“ASÍ SE HAN ROBADO TODOS LOS CAMINOS…”

Hoy Jarretaderas está rodeado por los campos de golf y otras instalaciones de su poderoso vecino, varias de su calles terminan en bardas y cercas que impiden el contacto visual de los turistas internacionales con los habitantes locales, debido a que las compras de propiedades han incluido a vías públicas.

Así lo confirma el ex delegado municipal y líder social de Jarretaderas, Librado Consuedra Pascacio, quien afirma que ya son pocos los predios que faltan por ser adquiridos y que si se llegara a concretar estas transacciones, hasta el acceso principal a la población podría quedar comprometido:

“Así se han ido robando todos los caminos que nos traían al río… Ahorita nos sentimos encajonados, con material del río Ameca han levantado grandes muros y el pueblo luce ya amurallado”.

De acuerdo a Consuedra Pascacio, a los jarretadereños cada vez se les complica más acceder al río y a las playas que siempre disfrutaron, porque la seguridad de Vidanta ha limitado los accesos, los ha estrechado o de plano obstaculizado.

También en Nuevo Vallarta calles públicas están desapareciendo.

La calle Paseo de las Moras y otras vialidades fueron vendidas por el FIBBA, propietario original del fraccionamiento, de acuerdo a la versión de la periodista local Patricia Aguilar, quien ha venido documentando y dando cobertura a las actividades de Vidanta en la última década.

“Nos han tratado como si fuéramos niños chiquitos, como si fuéramos tontos, diciéndonos que las calles que han cerrado eran condominales y tenemos pruebas de que no lo eran”, dice por su parte Federico León de la Vega, propietario de un café-galería en la Marina de Nuevo Vallarta.

Interrogado al respecto, el presidente municipal de Bahía de Banderas, José Gómez Pérez, explica que los permisos municipales otorgados al consorcio fueron expedidos por administraciones anteriores, así como las modificaciones a los planes urbanos tanto de Jarretaderas como de Nuevo Vallarta.

“Somos institucionales y a nosotros nos toca tener una supervisión permanente para que esas autorizaciones permanezcan en regla”, explica el alcalde.

TURISMO DEPREDADOR, FRENESÍ EXCAVADOR

Desde Jarretaderas el actual único acceso al río Ameca fue construido por el consorcio entre bardas de concreto y un túnel que llevan hasta un camino que bordea el cauce fluvial.

Pronto se advierte, que toda esta infraestructura vigilada por guardias a bordo de cuatrimotos, fue construida para facilitar el tránsito de los vehículos y trabajadores que construyen el complejo, antes que para facilitar el acceso a los lugareños.

La escena es devastadora. Grandes camiones de volteo y máquinas retroexcavadoras desplegados a lo largo del río, todos con la flor azul del logotipo de Grupo Vidanta, sacan toneladas de materiales pétreos en un auténtico frenesí por excavar y modificar el entorno natural.

“Nosotros calculamos que en los últimos años se han extraído tres millones de metros cúbicos de material del río para nivelar las tierras de los campos de golf, con las terribles consecuencias para el ecosistema”, describe el activista Librado Consuedra Pascacio.

“No hay duda de que el hábitat del cocodrilo está siendo destruido”, dice por su parte el biólogo y experto ambientalista, Jaime Alberto Torres Guerrero, director del estero El Salado de Puerto Vallarta, quien explica que esto lo ha provocado la extracción de grandes volúmenes de materiales pétreos del río Ameca.

“El cocodrilo se desplaza río arriba o busca cómo salir de la zona devastada con el consecuente peligro para las habitantes de Jarretaderas y otras poblaciones… lo mismo pasa con anidaciones de aves y con las especies que integran a la pesquería del lugar”, detalla Torres Guerrero.

En los últimos años, múltiples encuentros hombre-cocodrilo se han reportado en Jarretaderas y otras poblaciones cercanas, con agresiones entre ambas partes. También se reportan avistamientos de cocodrilos en el mar de la Bahía de Banderas próximos a las playas y a embarcaciones de turistas.

El centro del hábitat del cocodrilo en esta zona es el delta del río Ameca que forma una superficie de manglares conocida como “Isla de los Pájaros”, debido a que también múltiples especies de aves anidan aquí.

Los escasos pescadores que aún se aventuran a venir a este lugar, al igual que los cocodrilos y las aves, tienen que andar sorteando a las retroexcavadoras de Vidanta.

Por separado, los delegados en Nayarit de Semarnat y la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Rodríguez Medrano y Héctor González Curiel, respectivamente, confirman a este reportero que el desarrollador turístico opera en el río Ameca con permisos vigentes, además de que la Isla de los Pájaros y otras zonas federales en la zona, le han sido concesionadas.

AUTORIDADES SE CONTRADICEN

Para Rafael Pacchiano Alamán, secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Grupo Vidanta ha cumplido con toda la normatividad ambiental.

“Lo que me reporta la PROFEPA es que no ha encontrado nada anormal”, dijo en su reciente visita a Bahía de Banderas del 19 de mayo, para entregar un certificado de “Destino Limpio” a esta región.

Pero apenas 13 días antes, el 6 de mayo, en Puerto Vallarta el titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), Guillermo Haro Bélchez, dijo todo lo contrario.

“Grupo Vidanta no será la excepción y los hemos emplazado a algunos procedimientos… Grupo Vidanta y otros grupos están siendo permanentemente revisado, no habrá impunidad ambiental, ha habido un buen número de sanciones”, informó Haro Bélchez.

En respuesta por escrito a una solicitud de información, la PROFEPA confirmó que desde 2012 a la fecha, a Grupo Vidanta se le han instaurado seis procedimientos administrativos de los cuales tres fueron sancionatorios, imponiendo multas económicas por apenas 218 mil 165 pesos “ya que los incumplimientos que se detectaron no se consideran graves”.

En el mismo documento, PROFEPA revela que días después de que su titular fuera entrevistado por este reportero, el 17 de mayo, la dependencia envió una visita de inspección a las cuestionadas obras de Grupo Vidanta e identificó al menos tres incumplimientos.

El primer incumplimiento es de competencia municipal: “No se presenta el plano con el análisis de uso de suelo asignado por el Plan de Desarrollo Urbano aplicable”.

El segundo, tiene que ver con las obras fluviales: “No acredita documentalmente el haber presentado el programa de verificación del funcionamiento hidrológico del río Ameca”.

Y el tercero alude el tema ambiental: “No acredita documentalmente haber dado cumplimiento a la realización anual de una reunión con personal del Departamento de Vida Silvestre de esta delegación federal, Protección Civil, así como expertos en el tema de cuidado y manejo de cocodrilo de río.”

Grupo Vidanta tenía hasta el 24 de mayo para responder a estos incumplimientos.

La periodista Patricia Aguilar, asegura que debe de haber un acuerdo entre las partes: “Se trata de que conjuntamente Grupo Vidanta, los gobernantes y nosotros los ciudadanos hagamos de este lugar el más hermoso del mundo, sin violentar a nada ni a nadie”.

CELEBRATE PROJECT, LUGAR ESPECTACULAR

El consorcio no respondió a las llamadas y peticiones del reportero para entrevistar a algún directivo o vocero.

Pero en su información pública, se asegura que sus complejos turísticos se construyen cuidando el medio ambiente y que incluso cuentan con la “Distinción S” otorgada por la ONU y la aprobación de EarthCheck, líder mundial en consultoría y certificación ambiental para la industria de viajes y turismo.

El consorcio anunció en 2014 su asociación con Cirque du Soleil, una compañía canadiense dedicada a montar coreografías circenses de alta calidad y producción con espectáculos en todo el mundo, para construir en Nuevo Vallarta el primer parque temático de esta marca como parte del complejo turístico que Vidanta viene desarrollando en esta zona, con una inversión actual de 1300 millones de dólares.

Celebrate Project es el nombre tentativo del parque temático y en un video institucional que lo presenta, Daniel Lamarre, presidente y director general del Cirque du Soleil, afirma que en este lugar “crearemos una experiencia que será totalmente única en el mundo”.

En Celebrate habrá tres hoteles de Vidanta: Kingdom of de Sun, Kingdom of the Stars y The Grand Cascades. Las atracciones del circo estarán en dos sitios llamados Village of the Sun y Village of the Moon, habrá también un parque acuático denominado Valley of the Blue Waters, un área de juegos mecánicos que se conocerá como Mechanical Garden y The Lake un gran escenario teatral acuático, entre otras espectaculares instalaciones que prometen superar a los grandes parques temáticos de California y Florida en Estados Unidos.

No existe información pública que detalle planos y áreas geográficas específicas de toda esta infraestructura que se construye en torno al río Ameca, su delta y la Isla de los Pájaros, pero lo que sí ha trascendido, son los presuntos planes de expansión de Grupo Vidanta que apuntan más allá de Nayarit, al territorio de Puerto Vallarta, Jalisco.

VA POR MÁS PLAYAS Y MANGLARES: BOCA DE TOMATES

En febrero, la alarma se encendió para los propietarios de tradicionales restaurantes de mariscos conocidos popularmente como “ramadas” con más de 40 años en Boca de Tomates, el lado jalisciense de la desembocadura del río Ameca, cuando inspectores de la PROFEPA irrumpieron en la zona clausurando los establecimientos por “no contar con estudios de impacto ambiental”.

Boca de Tomates es un área de playas y manglares, vecina de la “Isla de los Pájaros”, del estero Boca Negra… y de un nuevo campo de golf y otras instalaciones que construye Grupo Vidanta en zona federal concesionada.

Pronto se conoció quién podría estar detrás del inusual operativo contra lo ramaderos. El presidente municipal de Puerto Vallarta, Arturo Dávalos, confirmó a medios locales que Grupo Vidanta ya tenía una “concesión de ornato” en el sitio.

Los ramaderos protestaron y bloquearon la carretera Tepic-Puerto Vallarta y lograran aplazar temporalmente la clausura, pero ellos saben que la amenaza del desalojo está latente.

María Zenaida Chávez, propietaria de una de las ramadas, asegura que Francisco Javier de la Vega –el mismo al que se le adjudicó la parcela escolar de Jarretaderas–, le advirtió que Grupo Vidanta decidiría cuando tomaría posesión de Boca de Tomates:

“Pues lo siento, porque las playas no se las vamos a dar, le dije, yo estoy más dispuesta que el gobierno la recoja para protección del ambiente y que nos saquen a todos porque aquí nacen cocodrilos, aquí tenemos tortugas, aquí tenemos mangle, pero no es posible que un grupo particular venga a hacer un desarrollo turístico y nadie de los vallartenses va a poder entrar a esta playa”.

La restaurantera también describió lo que ven y escuchan desde hace meses: “Ahorita aquí ellos están trabajando, día y noche, meten máquinas, en el campo de golf, están escarbando el río… hay mangle y tenemos la Isla de los Pájaros, ellos meten máquinas en las noches, nosotros estamos aquí y se oye todo, pero dice la PROFEPA que ellos sí tienen permiso”.

Con la voz entrecortada y los ojos humedecidos, Zenaida al lamentar que el día que su anciana madre no pueda ir a Boca de Tomates se morirá, también habla de su futuro:

“Grupo Vidanta nos va a sacar, ellos tienen al gobierno de su lado, tienen la corrupción y tienen todo, pero lucharemos hasta el final… De aquí nos sacan con los pies por delante”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE NayaritEnLínea Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.