Ciudad de México, 2 de feb (SinEmbargo).– Los equipos especializados en rescate todavía trabajan este sábado por la tarde-noche en la sede central de Pemex en busca de sobrevivientes, aunque sospechan que lo que encontrarán son entre cuatro y diez cadáveres.

Sin embargo, el Presidente Enrique Peña Nieto ha decidido tomarse unas vacaciones –informaron, entre otros medios, el periódico Reforma– aprovechando el puente por el 5 de febrero. Lo último que hizo públicamente fue declarar “luto nacional” justo de tres días. Los que, de acuerdo con la información, estará disfrutando del sol en una playa mexicana.

El mandatario priista está en una playa de Nayarit. Frente al lujoso resort en el que se hospeda con la familia, en la prisión de las Islas Marías, este día hubo además un motín. Unos 600 reos se rebelaron contra las autoridades carcelarias por maltrato. Pidieron más y mejores alimentos. El último reporte es que el levantamiento está bajo control.

Mientras, en la Ciudad de México, el drama continúa en Pemex.

“No tenemos noticias de vida. Se presupone que hay algo, todavía diez personas, pero no están ubicadas”, explicó a la agencia española Efe un portavoz de la Brigada de Rescate Topos Tlaltelolco.

El coordinador general de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación (Segob), Luis Felipe Puente, dijo a la agencia oficial del gobierno de México, Notimex, que existe información sobre cuatro personas desaparecidas, las cuales son buscadas entre escombros del edificio B2 de Petróleos Mexicanos.

En entrevista con la agencia informó que las personas buscadas son María de la Luz Canales Gutiérrez, empleada de Pemex, así como Enrique Bartolomé Hernández Martínez, Gregorio Vite Valderrama y Luis Ojeda Olguín, empleados de una compañía contratada para mantenimiento.

Explicó que hasta el momento ninguna de las cuatro personas ha sido localizada pero “consideramos que en las ubicaciones que nos dan (los perros de búsqueda) si retiramos los escombros podríamos llegar a encontrarlos”.

La explosión causó 33 muertos y 121 heridos, según el gobierno, que todavía no decide si fue una explosión provocada por un accidente o se trató de un atentado.

Pero el Presidente de la República, junto con su familia, “arribó la noche del viernes al Aeropuerto Internacional de Puerto Vallarta para pasar el puente vacacional por el 5 de febrero en Punta Mita”, informa el periódico Reforma.

Esto, dice, tras el anuncio de tres días de luto que se decretó por la explosión del pasado jueves en la Ciudad de México.

Reforma cita información extraoficial. “La familia presidencial se encuentra hospedada en el hotel St. Regis, uno de los dos más lujosos del destino turístico nayarita”, señala.

“Al menos, desde que dejó la Gubernatura del Estado de México, el priista ha vacacionado en cuatro ocasiones en el destino, en el que según el Gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, ha puesto especial interés”, agrega el diario.