Aunque se espera cumplir con los protocolos de identificación, la Fiscalía de Puebla dijo a varios reporteros que sí es ella. El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) también citó a funcionarios poblanos. Flores, quien trabajaba en Orizaba, se convirtió este día en el periodista veracruzano número 19 que es asesinado. En esta lista se incluye a Rubén Espinosa, quien no murió en esa entidad pero quien huyó de allá acusando al Gobernador Javier Duarte de Ochoa de cualquier ataque contra su persona. Espinosa encontró la muerte en la Ciudad de México, como la periodista Anabel Flores fue hallada en Puebla, en el kilómetro 1+580 de la carretera Cuacnopalan-Oaxaca.

Anabel Flores Salazar. Foto: Blog Expediente.

Anabel Flores Salazar. Foto: Blog Expediente.

Ciudad de México, 9 de febrero (SinEmbargo).– Anabel Flores Salazar, periodista veracruzana que trabajaba en El Sol de Orizaba y había sido reportada como desaparecida, fue asesinada y su cuerpo lanzado a la cuneta de una carretera, confirmaron distintas fuentes y todas citan a la Fiscalía de Puebla. Una fuente del Gobierno poblano dijo a SinEmbargo que hay evidencias de que sí es y expresó que sólo se cumplen los protocolos de identificación.

Después, la Fiscalía General del Estado de Veracruz confirmó el deceso y aseguró que el cuerpo fue “plenamente identificado por los familiares”.

“La identificación y entrega del cuerpo de quien se desempeñó como reportera fue hecha en Puebla, luego de agotarse los protocolos correspondientes que conllevaron a la plena identificación de Flores Salazar por parte de la familia”, dio a conocer en un comunicado.

La madre de 32 años fue secuestrada ayer por hombres armados que irrumpieron en su casa. Hoy, la Fiscalía General del Estado de Puebla informó sobre el hallazgo de un cuerpo en el kilómetro 1+580 de la carretera Cuacnopalan-Oaxaca. Sospechaba que era Flores Salazar.  El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) dijo esta noche que un funcionario del Gobierno de Puebla confirmó que el cuerpo hallado en una carretera corresponde al de la reportera.

El CPJ pidió a las autoridades federales de México que se hagan cargo de la investigación y persecución del delito y que se considere el ejercicio periodístico como el motivo de su asesinato.

El organismo precisó que un comunicado de la oficina de la Fiscalía del Estado de Veracruz, emitido poco después del secuestro de la reportera, señaló que en agosto de 2014 Flores Salazar había estado en compañía de un presunto miembro de un grupo del crimen organizado cuando éste fue detenido. Las autoridades dijeron que están investigando la posible relación entre Flores Salazar y este individuo. El comunicado no dio más detalles.

Pero la tía, Luz Salazar, de la periodista indicó al CPJ que no estaba al tanto de ninguna amenaza contra Flores Salazar. Cuando el organismo pidió a ella hablar sobre la supuesta conexión, dijo que su sobrina había estado cenando con su familia cuando el presunto delincuente, que estaba en el mismo restaurante pero no con ellos, fue detenido.

“La administración del Gobernador Javier Duarte de Ochoa tiene un triste historial de impunidad y ha sido incapaz y poco dispuesta a perseguir los delitos contra la prensa”, dijo Carlos Lauría, coordinador senior del programa del CPJ para las Américas.

El Buen Tono, uno de los diarios en los que ella trabajó, informó hoy en su edición impresa que Flores “fue despedida en septiembre de 2014 al constatarse que su nivel de vida no correspondía con el sueldo que percibía en la empresa. Manejaba una camioneta Patriot, de su propiedad, vehículo que difícilmente puede ser adquirido por un reportero, debido a su alto costo”. El Sol de Orizaba sostuvo que Flores se desempeñaba como reportera freelance desde hace seis meses.

Flores Salazar es el periodista número 19 en ser asesinada en Veracruz durante el Gobierno de Javier Duarte de Ochoa, miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), de acuerdo con datos de la organización internacional Artículo 19.

Anabel era madre de un bebé recién nacido y de otro niño de aproximadamente cuatro años. Llevaba más de seis años ejerciendo como periodista. Formó parte del periódico El Mundo de Orizaba, después trabajó para el diario El Buen Tono y últimamente se desempeñaba en El Sol de Orizaba, donde cubría la fuente policiaca. Tenía a su cargo la cobertura en los municipios de Ciudad Mendoza, Acultzingo, Nogales, Maltrata, Ixtaczoquitlán, donde recogía informaciones tanto de accidentes automovilísticos como de homicidios y ejecuciones.

El día de ayer fue secuestrada en su hogar en el municipio de Orizaba por hombres armados que alegaron tener una orden judicial para su arresto. La Comisión Estatal de Atención y Protección para los Periodistas (CEAPP) de Veracruz confirmó que la periodista “fue sustraída en el interior de su domicilio”. El titular de la dependencia, Jorge Morales, confirmó los hechos y dijo que “nos comentaron que era una reportera incisiva y daba información sobre la delincuencia organizada, laboraba en varios periódicos en la zona centro”.

Duarte de Ochoa informó en su cuenta de Twitter que “se activaron los protocolos para la búsqueda y localización de la reportera Anabel Flores Salazar”. Asimismo, confirmó que los vehículos en los que la comunicadora fue raptada tienen reporte de robo.

De nada sirvieron los protocolos. Anabel está muerta.

Desde que el Gobernador Duarte de Ochoa tomó el poder en el estado de Veracruz, en 2010, se tienen contabilizados 15 periodistas asesinados y tres más están desaparecidos. Su gobierno ha sido criticado por insinuar que dichos periodistas tenían vínculos con el narcotráfico o fueron víctimas de delitos comunes.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, en sus siglas en inglés), Artículo 19 y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exigieron ayer al Gobierno mexicano localizar a Anabel Flores Salazar y brindar protección a sus hijos. También condenaron el hecho de que en un primer comunicado la Fiscalía estatal vinculó a la víctima con la delincuencia organizada sin haber realizado las investigaciones.

La incertidumbre se han adueñado del gremio reporteril luego del secuestro de la reportera, vecina de la unidad habitacional Puerta Grande.

Mientras las autoridades ministeriales iniciaban una investigación por los hechos, los reporteros viven en medio de la zozobra y el temor, recibiendo llamadas de amenazas.

La madrugada del domingo pasado, cerca de las 05:00 horas cubrió la nota informativa sobre la ejecución de un joven, identificado como Cristóbal Arellano, de ocupación comerciante y con domicilio en la colonia Hogar, de Ciudad Mendoza, en el bar Opus. Allí, una mujer de nombre Beatriz López Pérez, de 47 años, y un joven identificado como Carlos Naranjo Castro, resultaron heridos a balazos.

DOS HUÉRFANOS

Anabel salía todas las mañanas de su vivienda, ubicada en la calle Río Lerma, número 5, entre Río Papaloapan y Río Tamesí, en la unidad habitacional Puerta Grande, de Mariano Escobedo, tras dejar con sus familiares a sus dos hijos, un bebé recién nacido y otro niño de aproximadamente cuatro años.

Horas después, cerca de las 02:00 horas de este lunes, un grupo de hombres vestidos como militares, con cascos, pasamontañas y chalecos, portando armas largas, la sacaron de su casa, donde se encontraba su tía Sandra Luz Morales, quien al tratar de impedir que se la llevaran fue golpeada y tirada al piso. Luego, los familiares acudieron a interponer la denuncia ante la Fiscalía, donde se inició una carpeta de investigación, y se giró un oficio a la Policía Ministerial, para activar la búsqueda, pero al transcurso de las horas, la zozobra y la desesperación se han adueñado de la familia y también de una docena de reporteros de la zona.

“No sabemos nada”, fue la frase de una jovencita de unos 15 años que abrió la puerta de la vivienda hacia reporteros, temerosa por los hechos.

PROMO-periodistas-desaparecidos-en-Mexico

FEADLE INVESTIGA

A su vez, la PGR informó que a través de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión (Feadle), inició un acta circunstanciada para coadyuvar en la investigación sobre el secuestro de la reportera.

En un comunicado, detalló que requirió a la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Marina informar si sus elementos ingresaron al domicilio de la reportera, “y en caso afirmativo que informen qué autoridad emitió la orden de cateo correspondiente, sobre qué versaron las circunstancias de la misma e informe qué elementos participaron”.

Aseguró que ya  solicitó investigación a Policía Federal Ministerial, a fin de que se trasladen al lugar de los hechos de manera inmediata y localicen cámaras de videograbación y testigos de los hechos. A la Fiscalía General de Veracruz, que remita copia certificada del expediente que hayan iniciado.

Mientras que a la Delegación de PGR en Veracruz le pidió una copia certificada de la indagatoria y a la Secretaría de Seguridad Pública veracruzana, que se implemente un operativo para la búsqueda y localización de Flores Salazar.

 

 


También te puede interesar