Fráncfort (Alemania), 10 jun (EFE).- La Fiscalía de Múnich (sur de Alemania) investiga al grupo industrial y tecnológico Siemens por un nuevo posible caso de corrupción, que ha llevado a la detención de tres directivos.

La fiscal superior Barbara Stockinger dijo hoy que la propia empresa ha levantado las investigaciones.

Se sospecha que los directivos detenidos acordaron a comienzos de 2011 el pago de sobornos a cargos políticos de alto rango del Ministerio de Energía de Kuwait, que invierte cantidades millonarias en la ampliación de su red de suministro eléctrico, para asegurarse la adjudicación de nuevos contratos.

Siemens se enfrentó en 2006 a un escándalo de corrupción, tras conocerse que antiguos directivos recurrían a la práctica de sobornos y del pago de comisiones para lograr contratos.

La empresa detectó “pagos no aclarados” en al menos una docena de países, entre ellos EEUU, Grecia y Polonia, por valor de unos 1.300 millones de euros entre 2000 y 2006.

En Alemania, Siemens logró que la Fiscalía de Múnich diera carpetazo al caso y aceptó el pago de 395 millones de euros.

Siemens a finales de 2009 ofreció a los antiguos directivos implicados en el pago de sobornos un acuerdo extrajudicial para que indemnizaran a la empresa y evitaran que ésta presentara demandas por daños contra ellos por su responsabilidad en los casos de corrupción.

La compañía logró acuerdos extrajudiciales con nueve directivos, incluidos los expresidentes de Siemens, Heinrich von Pierer y Klaus Kleinfelf, pero no con Thomas Ganswindt, que fue responsable de Comunicación de Siemens entre 2004 y 2006, ni con el antiguo director de Finanzas Heinz-Joachim Neubürger, al que demandó el pago de 15 millones de euros a finales de enero del pasado año.

Siemens creó un departamento para luchar contra la corrupción, que es el que ahora ha disparado la alarma.