Dublín, 14 jun (EFE).- El número de irlandeses que emigraron al Reino Unido durante el pasado año se incrementó un 25 por ciento, hasta las 13.920 personas, la subida más alta en una década.

Según cifras que publica hoy el Departamento británico de Trabajo y Pensiones, la gran mayoría de esos emigrantes son jóvenes, de edades comprendidas entre los 18 y los 34 años, que huyen de la profunda crisis económica y la alta tasa de desempleo que afectan a este país desde 2008.

Su destino favorito es Londres, como ya lo fue para las generaciones anteriores de irlandeses que se vieron obligadas a abandonar Irlanda, un país que, no obstante, se convirtió en receptor de emigración por primera vez en su historia durante el próspero periodo en el que se le llamó el “Tigre Celta”.

Pero con el fin del espectacular crecimiento experimentado desde principios de la década de los años 90, la mayoría de los irlandeses que buscan empleo lo hacen en el país vecino, mientras otros optan por destinos también tradicionales, como los Estados Unidos o Australia.

De los casi 14.000 que emigraron el pasado año, 6.130 son menores de 24 años y los 5.730 que superan esa edad no pasan de los 34 años, al tiempo que solo 1.260 personas tienen edades comprendidas entre los 35 y los 44 años.

Respecto a los dos sexos, las cifras están bastante igualadas, ya que 7.340 son varones y 6.570 son mujeres, según el informe.

La organización no gubernamental británica “Crosscare Migrant Project” explicó hoy que la “proximidad, la ausencia de visados, la afinidad cultural y el tamaño de la economía” del Reino Unido continúan siendo algunos de los factores por los que este país es un destino natural para los irlandeses.