Buenos Aires, 14 Jun (Notimex).- Los aeropuertos de Argentina siguieron hoy sumidos en el caos por la cancelación de vuelos por las cenizas emanadas de una erupción volcánica en el sur de Chile, que han derivado también en una emergencia agropecuaria y turística.

Por quinto día consecutivo, la mayoría de los vuelos nacionales e internacionales en Aeroparque Metropolitano de Buenos Aires y el Aeropuerto de Ezeiza continuaron cancelados o demorados porque la escasa visibilidad en el cielo ponía en riesgo su seguridad.

Algunos de los vuelos que llegan desde el exterior comenzaron a ser desviados a la ciudad de Córdoba, a 713 kilómetros de Buenos Aires, desde donde los pasajeros fueron trasladados vía terrestre a la capital.

En los aeropuertos de la Patagonia argentina, que comprende las provincias de Chubut, Río Negro, Santa Cruz y Neuquén, los vuelos están cancelados hasta nuevo aviso.

Las autoridades provinciales ya reconocieron que está en riesgo la temporada turística del invierno que comienza el próximo 21 de junio, ya que no ha nevado lo suficiente y las cenizas cubren las montañas donde los visitantes suelen venir en masa a esquiar.

En Bariloche, que es una de las ciudades turísticas por excelencia, los hoteles ya dieron vacaciones a los empleados mientras pasa la emergencia por las cenizas.

El complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle entró en erupción el pasado día 4 de junio y desde entonces ha expelido una nube de cenizas que ha cubierto campos y ciudades argentinas, y ha provocado la suspensión de vuelos hasta en Australia y Nueva Zelanda.