Monterrey (México), 16 jun (EFE).- Monterrey, la ciudad más grande del norte de México y considerada la capital industrial del país, registró el miércoles una jornada histórica de violencia con 33 muertos, informó hoy el portavoz estatal del Consejo de Seguridad, Jorge Domene Zambrano.

Domene presentó este jueves la cifra oficial de muertes registradas desde los primeros minutos del miércoles hasta cerca de la medianoche, cuando un enfrentamiento entre hombres armados dejó un saldo de diez fallecidos.

El vocero del Consejo de Seguridad del estado de Nuevo León, cuya capital es Monterrey, destacó que la mayoría de las víctimas fatales eran miembros de los carteles que se disputan la región: Los Zetas y el Golfo.

“Únicamente cinco están relacionados con la autoridad. Los dos escoltas del gobernador (Rodrigo Medina) y tres celadores del penal de Cadereyta”, precisó.

Domene destacó que el asesinato de los guardias de Medina, cuyos cuerpos fueron mutilados, es una “amenaza contra la autoridad” que busca amedrentar la lucha y la posición del gobierno del estado contra los delincuentes.

La amenaza “ha sido una estrategia de estos grupos y no denota más que el gobierno del estado está actuando junto con las fuerzas federales y haciendo frente a esta escalada de violencia”, aseveró.

Desde las primeras horas del miércoles fueron abandonados cuerpos mutilados y personas asesinadas en diversos puntos de la zona metropolitana de Monterrey, además de que el Ejército abatió a cinco presuntos delincuentes.

La zona metropolitana de Monterrey registra desde marzo de 2010 una inusitada ola de violencia debido a la guerra que libran los carteles del Golfo, de Sinaloa y de la Familia contra la organización criminal de Los Zetas.

De acuerdo con cifras oficiales, en 2009 se registraron 267 asesinatos en la ciudad, en 2010 se elevaron a 828 y en lo que va de año superan los 770, de los cuales el 80 % está relacionado con la delincuencia organizada.