El ex Gobernador Javier Duarte de Ochoa pudo ser expulsado de Guatemala por su irregular situación migratoria, pero la solicitud de aprehensión con fines de extradición de México interrumpió ese proceso… y alargó la telenovela.

Hoy en su primera audiencia, Javier Duarte de Ochoa se reservó su derecho de no allanarse a la extradición que solicitará México. Esperará que la solicitud llegue para conocer su contenido. Y de esta manera su estadía en Guatemala se alarga.

“En este momento no puedo allanarme a la extradición, sino hasta que llegue la solicitud formal de extradición, esto no quiere decir que no lo vaya a ser, me reservo el derecho hasta que llegue la solicitud, y una vez siendo evaluada pueda determinar si me pueda allanar. Me reservo ese derecho”, dijo Duarte.

Evitando este proceso, el Ministro de Gobernación de Guatemala Francisco Rivas Lara dijo esta mañana a SinEmbargo que Duarte pudo ser deportado. Las autoridades guatemaltecas no actuaron de oficio, porque la Procuraduría General de la República (PGR) realizó el 15 de abril una solicitud de aprehensión.

La petición de la PGR se transmitió en un mensaje verbal, según confirmo la Fiscal General de Guatemala Thelma Aldana Hernández  a este medio. Si Duarte lo busca, su regreso a México podría tardar alrededor de un año mediante interposiciones.

Ciudad de México, 19 de abril (SinEmbargo). — Javier Duarte de Ochoa podría haber sido sometido a un proceso de deportación, si no hubiese existido una orden de aprehensión para extradición de parte de la Procuraduría General de la República (PGR), así lo ha confirmado el Ministro de Gobernación de Guatemala Francisco Rivas de acuerdo a las leyes de ese país.

Hoy Javier Duarte de Ochoa tuvo su primera audiencia en el Tribunal Quinto de Sentencia Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente donde conoció, formalmente, los cargos por los que la PGR solicitó aprehenderlo. Un proceso que podría aletargarse hasta un año mediante interposiciones legales.

“En este momento no puedo allanarme a la extradición, sino hasta que llegue la solicitud formal de extradición, esto no quiere decir que no lo vaya a ser, me reservo el derecho hasta que llegue la solicitud, y una vez siendo evaluada pueda determinar si me pueda allanar. Me reservo ese derecho”, dijo Duarte en la audiencia.

Las acusaciones en su contra no son menores. Antes del primer receso de la audiencia, el fiscal primero de la Unidad Especializada de Asuntos Internacionales del Ministerio Público de Guatemala leyó el expediente de las acusaciones en contra de Javier Duarte por al menos 40 minutos, las cuales sustentan los cargos por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

A Duarte se le concedió el derecho de guardar silencio, dado que no incurrió en delitos en Guatemala. En una breve confirmación de datos al inicio de la audiencia Duarte aseguró llevar seis meses en Guatemala. El ex Gobernador  se rehusó a hacer uso de su derecho de notificar a las autoridades mexicanas sobre su caso.

Los fiscales mencionaron a cinco personas que fungieron como prestanombres de Duarte de Ochoa durante toda su administración. “Realizaron una serie de acciones para comprar ejidos” por millones de pesos del erario público, se detalló.

Duarte estaría implicado en la venta de terrenos en el estado de Campeche, entre las personas que Duarte invitó a invertir se en encuentra Rafael Rosas Bocardo y Moisés Manzur.

Las propiedades sobre las que se le hizo mención durante la comparecencia están ubicada en la colonia Polanco y Lomas de Chapultepec de la Ciudad de México, está un departamento de lujo en Boca del Río, Veracruz y otras parcelas en Campeche.

De acuerdo con la Fiscalía guatemalteca, en la carpeta de investigación se informó que el ex Secretario de Seguridad Pública de Veracruz, Arturo Bermúdez Zurita, reveló que la Secretaría de Finanzas ordenó que los recursos pasarían a su control.

El procedimiento de legal de extradición al cual está sometido Duarte, actualmente, pudo ser evitado. Tras su ubicación por parte de la Interpol en Guatemala, su regreso a México pudo haber procedido mediante una deportación debido a su entrada ilegal a Guatemala.

Sin embargo, la PGR evitó que se recorriera ese camino legal, y solicitó la aprehensión con fines de extradición del funcionario. Paradójicamente, pese a que Duarte ha sido detenido, la solicitud de extradición aún no ha sido enviada por la PGR. Según las leyes guatemaltecas, existen 60 días para hacer este envío.

Un ejemplo reciente de una deportación exprés es el caso de Edward Lee Leblanc, tildado “el gringo loco”, quien tenía cargos en Estados Unidos por asesinato.

Lee fue detenido en octubre en Guatemala y al día siguiente deportado a Estados Unidos por estar ilegalmente en el primer país.

Otro caso, más antiguo fue el de Joaquín “El Chapo” Guzmán en 1993. Cuando la PGR informó el mismo día de su detención que había sido devuelto a México.  Esa fue la primera vez que se conoció el rostro del capo.

Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, fue aprehendido por la policía de Guatemala, la noche del sábado. Foto: Especial, Cuartoscuro

En una breve entrevista con SinEmbargo el Ministro de Gobernación de Guatemala Francisco Rivas aclara detalles sobre el caso de Duarte, un trabajo de detección del que tuvieron los primeros indicios en noviembre.

— Entendemos que la Interpol está dentro de la Policía Nacional Civil. ¿Podía la Policía Nacional Civil detener a Duarte sin que hubiera una solicitud de aprehensión de parte de México? Es decir, podían actuar las autoridades guatemaltecas de oficio.

— Sí, podían. En ese sentido lo que hubiera correspondido era verificar el estatus migratorio y proceder a la deportación o iniciarse el trámite migratorio si él no invocaba algún derecho.

— Entonces, por el ingreso irregular a Guatemala, y si no hubiese México solicitado la aprehensión con fines de extradición, ¿Duarte habría sido expulsado?

— La expulsión, siempre y cuando, él no hubiese invocado algún derecho a través del procedimiento obligatorio aquí en Guatemala.

— Se ha dicho que la familia estaba en el hotel junto con él. ¿Pueden ustedes investigar a la familia, por lo menos su situación migratoria?

— Ellos ingresaron a Guatemala de manera legal, no tienen ningún procedimiento de carácter migratorio en guatemala. No infringieron ninguna normativa, están legalmente en nuestro país.

— Claro, pero proceder a investigar sí se podría si las autoridades mexicanas lo solicitasen así, ¿cierto?

— Así es.

— Se ha hablado que los primeros indicios apuntan que Duarte estuvo posiblemente desde noviembre en Guatemala. ¿Tienen alguna sospecha de otros lugares donde pudo haber estado el ex Gobernador?

— Pues mire, la inteligencia civil que se desarrollo desde un primer momento. Teníamos conocimiento de que era probable que él estaba acá, al parecer se encontraba en otros departamentos del suroccidente del país que son fronterizos con México. Se había investigado el ingreso de manera ilegal a nuestro país, y que también podía haber estado en algunos lugares en la ciudad capital, en el departamento de Guatemala, y por último, en el departamento de Sololá, donde se le encontró.

— Se habla de una red de apoyo. También se han señalado posibles propiedades, ¿se ha confirmado esta información?

— La investigación está en proceso. Estamos por determinar si en realidad hubo personas individuales o jurídicas que se le facilitaron apoyo para que a él se mantuviera acá. Eso con la finalidad de determinar si existe responsabilidad penal de ellas para poder deducirlas. Y segundo, pues en este momento nosotros no hemos confirmado que él tenga propiedades en territorio nacional.

En la audiencia. Foto: Xinhua

— Ministro, cuando se tuvo información certera de la ubicación se realizó una mesa de trabajo entre autoridades mexicanas y guatemaltecas (14 de abril), ¿es así?

— Una vez nosotros pudimos confirmar mediante los sistemas de inteligencia en Guatemala, esto se traslada a los equipos de investigación criminal de la Policía Nacional Civil. El día viernes se confirma la presencia [de Duarte] a mí persona, se establece con mucha precisión el lugar donde fue capturado y por esa razón se desarrolla la estrategia operativa, para lograr su captura, sortear inconvenientes en la población guatemalteca que se encontraba en ese hotel. Era Semana Santa y muchos guatemaltecos la utilizan esa zona para descansar y visitar el lago de Atitlán.

— ¿Cuál fue la participación de las autoridades mexicanas en la detención? Claro, está la información de inteligencia, pero en lo que se refiere al terreno, se habla de una pequeña célula de autoridades mexicanas que habrían incursionado en Guatemala para darle seguimiento al ex Gobernador.

— Primero, el intercambio de información de alto nivel por parte de la PGR con el Ministerio. Se tuvo comunicación con el Procurador [Raúl Cervantes] del manejo de esta situación. En los operativos también se tuvo comunicación y coordinación con las autoridades mexicanas acreditadas en el país. Y hubo un acompañamiento en la definición de la estrategia operativa y en la ejecución de la misma. Era una operación altamente riesgosa porque no sabíamos si este señor iba a manifestar una oposición hacia su captura.

— ¿Ponía en riesgo el ex Gobernador a otras personas?

— Por el lugar dónde él se encontraba en ese momento que era un hotel de cinco estrellas completamente lleno, con mucha presencia de guatemaltecos y turistas extranjeros, se les ponía en riesgo ante una eventual oposición por parte de él. Afortunadamente la operación salió limpia. No hubo un solo disparo. Ninguna confrontación, se le detuvo sin ningún problema. El acompañamiento de parte de las autoridades mexicanas que como le digo siempre fue de alto nivel, el personal de acompañamiento estuvo al momento de la captura.

— Es un acompañamiento, pero no es que las autoridades mexicanas hayan actuado por sí solas…

— No legalmente eso no es procedente. Por eso existen esos mecanismos de comunicación entre México y Guatemala. Hoy nosotros decidimos brindar ese apoyo y actuar. Las autoridades mexicanas en otro momento lo han brindado a nosotros cuando se ha ubicado a las personas prófugas de la justicia en Guatemala en territorio mexicano, y se han ejecutado estas capturas. En Mérida, por ejemplo. Y en otros estados a los delincuentes más perseguidos.

— El Sistema Penitenciario está a cargo del Ministerio de Gobernación. ¿Qué tan seguro está el ex Gobernador? ¿Han considerado, incluso, la posibilidad de que se pudiese hacer daño a sí mismo?

— Pues mire él está en una cárcel de alta seguridad de Guatemala, en esa no hay muchos privados de libertad. En realidad hay 25 privados. El control lo tiene la autoridad guatemalteca y el Sistema del Centro Penitenciario, hay protocolos de seguridad y de control que se están implementando y esperamos nosotros que no ocurra ningún riesgo de la integridad y la vida de esta persona. No hemos tenido ninguna noticia de que él quiera atentar en contra de su vida. Y estaremos pendientes las 24 horas para que esto no ocurra.