México, 19 Jun. (Notimex).- La radiación solar en el Valle de México es extremadamente alta al registrar 11 puntos en el Índice de Rayos Ultravioleta (UV), por lo que es necesario usar protección solar, informó el Sistema de Monitoreo Atmosférico (Simat) capitalino.

El organismo dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente local recomendó utilizar protección extra, vestir ropa de manga larga y de colores claros, así como aplicar protector solar con un factor de 30 o superior en la piel expuesta a la intemperie.

En su reporte de las 14:00 horas, sugirió realizar las actividades de preferencia bajo la sombra, utilizar lentes con filtro UV, además de gorra o sombrero, mantenerse hidratado y extremar los cuidados en niños y personas sensibles a los daños de la radiación solar.

Respecto a la calidad del aire, reportó que en niveles de ozono las zonas más contaminadas son la sureste con 85 puntos y la suroeste con 79 puntos en el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (Imeca), mientras que las partículas suspendidas alcanzaron 63 unidades en el noreste.

De acuerdo a la escala Imeca, cuando los contaminantes se encuentran en el rango de 51 a 100 unidades las condiciones son regulares para la salud de la población, por lo que se puede llevar a cabo cualquier actividad en el exterior.

No obstante, advirtió que los niños, adultos mayores y personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares pudieran tener algún riesgo en su salud.

GDF, ATENTO DE LA RADIACION
A través de la REDRAS se recopila información de radiación solar ultravioleta, con la finalidad de proporcionar a la población información sobre la intensidad de esta variable y recomendar medidas para evitar daños a la piel por exposición solar prolongada.

La Radiación Solar Ultravioleta es la fracción más energética de la radiación solar que alcanza la tierra.

La radiación solar UV-A no se ve bloqueda por la capa de ozono estratosférico y en grandes dósis puede ser bastante dañina.

La radiación UV-B es capaz de causar graves quemaduras, eritema y cancer, afortunadamente la mayoría es bloqueada por la capa de ozono y sólo una pequeña porción alcanza la superficie de la tierra.

En 1996 se instaló el primer sitio para la medición de radiación ultravioleta tipo A y B, en el Tecnológico de Monterrey campus Estado de México. A partir del 19 de febrero de 1997 se comenzó a difundir cada hora el Indice UV como un agregado al IMECA, este índice se genera a partir de la radiación UV-B que se registra.

En julio de 1998 se integra formalmente la REDRAS con la operación de 5 equipos de medición en estaciones de la RAMA.

En marzo del año 2001 se integraron a 4 de estas estaciones equipos para la medición de radiación global total (GR) y a una equipo de medición de radiación fotosintéticamente activa, además se integraron a esta red 3 estaciones más.