Los escenarios del país que podríamos llegar a ser en los próximos 12 años son narrativas acerca de lo que podría suceder. “No es un pronóstico, una predicción o un plan de lo que debería suceder”, refirieron los integrantes de la iniciativa ciudadana.

Para realizar su propuesta, Méxicos Posibles entrevistó a más de 180 personas -lideres indígenas, empresarios, sindicatos, políticos, funcionarios públicos, artistas, entre otros- y llegaron a una conclusión: en México prolifera la ilegalidad, inequidad e inseguridad y la desconfianza en sectores sociales, y no existe un diálogo para dar solución a los problemas.

Ciudad de México, 21 de marzo (SinEmbargo).- ¿Cómo será nuestro país en el año 2030? ¿Habremos acabado con la ilegalidad, la inseguridad y las desigualdades? De acuerdo con los modelos de la iniciativa Méxicos Posibles, hay cuatro escenarios principales: nos hundiremos más; habrán pequeños cambios; la sociedad terminará por polarizarse; o los sectores público y privado trabajarán en conjunto.

“Hoy todas y todos podemos perder la vida o ser desaparecidos en nuestro México. Quienes estamos aquí, viéndonos a los ojos, somos personas privilegiadas de seguir vivas”, refirió Carlos Cruz de Cauce Ciudadano y partícipe de Méxicos Posibles.

Para cambiar nuestro porvenir, “necesitamos un análisis profundo de nuestro presente” en un “espíritu de cambio fincado en la realidad”, indicó el doctor Domingo Alberto en representación del Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el doctor Enrique Graue Wiechers.

Con visiones opuestas -pero unidas- podemos trabajar y dialogar para el futuro de nuestra sociedad. Y eso recae en la posibilidad de visualizar, discutir y proponer soluciones para el mañana, continuó diciendo el coordinador de humanidades de la máxima casa de estudios del país.

Méxicos Posibles nace de la mano de un grupo de ciudadanos asesorados por la consultora en innovación social Reos Partners.

A finales de 2014, en el marco de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, deciden cambiar nuestro país al involucrarse en proponer soluciones para un mejor mañana.

Haciendo mancuerna, 90 integrantes de diversos sectores sociales se dieron a la tarea de correr modelos basados en indicadores, estadísticas e investigaciones de expertos.

Su conclusión, precisamente, fue que la ilegalidad, la inseguridad y la inequidad -o las “tres íes”- son el principal reflejo de la grave crisis por la que atraviesa México. Y los elementos clave para reflexionar acerca de nuestro futuro. Un hilo conductor para esfuerzos y soluciones tangibles.

“Debemos dejar de repartir culpas y hacernos responsables por este país”, resume el mensaje Maria Luisa Delgado, integrante de la iniciativa y del sector educativo mexicano.

La primera opción o escenario, el “México agandallado”, se caracterizaría por una inercia que garantizará y aumentará los privilegios y las riquezas de quienes ostentan y detentan el poder. La ilegalidad, la inseguridad y la inequidad irán incrementándose de manera progresiva.

La segunda opción, el “México pasmado”, sería la tierra de cambios limitados por parte del gobierno. Allí aguardarán mejoras, aunque no tendrán el mismo efecto en todo el país. Por ende, la disminución de las tres íes será inconsistente.

La tercera opción, el “México fallido”, se caracterizaría por la disfunción social. La sociedad polarizada hará que las tres íes empeoren, aunque habrá rayitos de Sol. Habrán, todavía, algunos sectores funcionales.

Y la última opción, el “México responsable”, sería el ideal. Donde las élites y los dirigentes del país en los sectores público y privado estarán dispuestos a sacrificar sus privilegios personales y gremiales en aras de un bien mayor y colectivo. Habrán reformas de fondo; y el Estado de derecho y la cultura de la legalidad serán, por fin, una realidad nacional.

¿Cómo será nuestro país en el año 2030?, fue la pregunta que se planteó Méxicos Posibles. Foto: Efrén Flores, SinEmbargo

Los escenarios del país que podríamos llegar a ser en los próximos 12 años son narrativas acerca de lo que podría suceder. “No es un pronóstico, una predicción o un plan de lo que debería suceder”, refirieron los integrantes de la iniciativa ciudadana.

Para realizar su propuesta, Méxicos Posibles entrevistó a más de 180 personas -lideres indígenas, empresarios, sindicatos, políticos, funcionarios públicos, artistas, entre otros- y llegaron a una conclusión colectiva:

“Mexico enfrenta una grave crisis en materia de ilegalidad, inequidad e inseguridad; existe desconfianza generalizada entre los sectores [sociales] y hacia adentro de los mismos; [además] que carecemos de espacios plurales de trabajo, diálogo y construcción de acuerdos”, refiere la información disponible sobre la iniciativa.

Los resultados ulteriores a su esfuerzo y análisis, los escenarios, “proporcionan un marco de acción y un lenguaje compartido para llevar a cabo las conversaciones estratégicas, dentro y fuera de los grupos de actores, sobre la situación de la que son parte y el tipo de acciones que pueden y deben tomar para enfrentarla”, explicaron algunos de los integrantes de la iniciativa.

Y su finalidad, su visión, resumida en palabras de Mohandas Gandhi, es “ser el cambio que deseas ver en el mundo”.

Justicia, paz y esperanza, fue la petición a voces que retumbó en la intimidad del Palacio de Minería en el corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México.

“Hoy no me siento sola, me siento hermanada por todos ustedes, por todos ustedes que trabajan para construir un México posible, un México lleno de fortalezas.

A pesar de la diversidad de personajes […] está la aportación de nosotros, que trabajemos día a día con el corazón. Gracias por incluirnos […]. Será el inicio de grandes cambios de nuestro pueblo, de nuestro pueblos”, concluyó Tukarima Carillo, representante de la unión de indígenas de Nayarit.

Entre los integrantes de Méxicos Posibles destacan Agustín Coppel Luken, Armando Ríos Piter, Carlos Brito, Carlos Garfias Merlos, Diego Petersen Farah, Laura Rojas, Lía Limón García, Lucila Servitje, Luis Raúl Cervantes, Lydia Cordero, Mario Delgado, Pedro Kumamoto y Yuriria Sierra.