Tapachula, Chis., 21 Jun. (Notimex).- El gobierno estatal y los ayuntamientos de Tapachula y Tuxtla Chico emprendieron una serie de acciones para proyectar a la zona arqueológica de Izapa, como uno de los atractivos turísticos más importantes del sureste mexicano.

A ese esfuerzo se sumaron colegios, asociaciones productivas y representantes de la iniciativa privada, luego de que Izapa, ubicada a cinco kilómetros de la franja fronteriza con Guatemala, es la única ciudad prehispánica que estará ubicada en línea con el universo el 21 de diciembre de 2012, día de la conclusión del Calendario Maya.

Eso genera grandes expectativas entre visitantes nacionales y extranjeros, incluso desde ahora se preparan vuelos y cruceros especiales cercanos a esa fecha para traer de varias partes del mundo a turistas, investigadores, arqueólogos, astrónomos y científicos.

La Secretaría de Desarrollo de la Frontera Sur dio conocer que hay gran interés por ese acontecimiento que marca la terminación de una era e inicio de lo que los antiguos llamaron “Quinto Sol”, con la alineación de los astros.

Al concluir una reunión sobre el tema, la dependencia emitió un informe en el que establece que cada día hay más interesados en conocer la historia de lo que fue esa ciudad prehispánica y las maravillas que construyeron, además de que “Izapa es el punto de lanza hacia el futuro proveedor de la gran riqueza cultural”.

De acuerdo con estudios especializados en la materia, en Izapa fue creado el Calendario Maya y en ella se ubica la estela número cinco, mejor conocida como “El Árbol de la Vida”, que muestra la forma de la creación del universo.

Es una escultura en bajo relieve de alrededor de dos metros de altura y varias toneladas de peso, que “narra en jeroglíficos cómo un ente supremo construye al universo y su relación con la tierra, el aire, el fuego y el agua”.

“Izapa se remonta a un periodo de ocupación del Formativo Temprano -1500 antes de Cristo- al Posclásico -1200 después de Cristo-, contando con un complejo escultórico de monumentos relacionados con el agua que exhiben motivos iconográficos muy característicos, considerado como transicional entre las culturas olmeca y maya”, según datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Su sistema constructivo se caracteriza por tener edificios de grandes proporciones en forma de rampas empedradas, la más notable de las cuales parece formar la vía principal de acceso al sitio sobre el río Izapa, así como grandes esculturas hundidas que probablemente sirvieron como depósito de un sistema hidráulico.

Pero además, este fue uno de los primeros sitios arqueológicos en donde se utilizó el Calendario Mesoamericano antes de nuestra era, motivo por el cual algunos investigadores consideran que fue aquí donde nació la cultura y el Calendario Maya.

En las estelas de la zona arqueológica de Izapa, está registrada la cuenta larga del Calendario Maya, que concluye en 2012, lo cual no significa que para los antiguos mayas sea la predicción de la destrucción del mundo o algo similar.

El Calendario Maya marca una cuenta larga de cinco mil 500 años que “es parte de su sistema calendarico que concluye el 21 de diciembre de 2012, pero jamás se habla de la destrucción del mundo”, aclaró la dependencia estatal.