Una de las tinas ubicada en una casa de la colonia Libertad, en Culiacán, Sinaloa. Foto: Noroeste

Una de las tinas ubicada en una casa de la colonia Libertad, en Culiacán, Sinaloa. Foto: Noroeste

Ciudad de México, 23 de febrero (SinEmbargo).– La Secretaría de Marina (Semar) detuvo ayer a Joaquín “El Chapo” Guzmán en un edificio de condominios en Mazatlán, Sinaloa, y fue detectado porque el capo más buscado del mundo utilizó un teléfono satelital para pedirle ayuda a un subordinado para que le ayudara a escapar.

Esta semana, en Culiacán se dieron diversos operativos por parte de las autoridades federales y “El Chapo” logró escapar de ellos gracias al sistema de túneles y alcantarillas que construyó en algunos puntos de la capital del estado.

Ayer, el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, dijo que en los operativos que comenzaron desde el 13 de febrero, el gobierno ya estaba a unos pasos de Joaquín Guzmán Loera, sin embargo, escotillas en diversas casas que conducían a túneles entre los inmuebles y que incluso estaban conectados al drenaje de la ciudad, permitieron su escape.

“Entre el 13 y el 17 de febrero fueron localizados algunos domicilios en los que acostumbraba a estar y en algunos de ellos, inclusive, lo que dificultó la detención se encontró que estaba conectado por medio de túneles con siete casas, ubicadas no sólo por túneles, sino también utilizando el propio drenaje de la ciudad”, dijo.

Los túneles se hallaron en dos casas de la colonia Libertad donde se hicieron inspecciones. Se localizaron túneles debajo de las tinas de baño, que tenían un sistema de apertura automatizado que conducían a alcantarillas y estas a su vez comunicaban con el sistema de desagüe pluvial de la ciudad, que era utilizado como sistema de escape y transportación de alcaloides.

Una de las dificultades que enfrentaron en los cateos de Culiacán es que las puertas de las casas en las que se intervino estaban reforzadas con acero.

“Eso hizo que los minutos que nos tardamos en abrirlas sirvieran para el escape por los túneles, sin embargo la investigación era tan plena, que continuamos”, dijo Murillo.

Durante ese operativo las autoridades detuvieron a dos personas importantes. Además, se decomisaron armas de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, granadas, vehículos y droga oculta en varios mecanismos, entre ellos contenedores que simulaban llevar fruta y verdura.

Ayer, en el edificio Miramar no había tinas con sistemas de escape.

“El Chapo” hizo una primer llamada desde un túnel en Culiacán, el número que utilizó estaba registrado en uno de los dispositivos que se le decomisó a Daniel Fernández Domínguez, alias “El Pelacas”, detenido en Puebla el 12 de febrero.

Mediante el rastreo al teléfono, la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR) confirmó que la voz que había salido de una llamada del teléfono satelital intervenido era la del líder del cártel de Sinaloa.

“El aparato había sido apagado por el capo con el fin de evitar su localización. Ante esto, desde el pasado lunes, la Marina prácticamente cercó Culiacán bajo el supuesto de que “El Chapo” no había abandonado la ciudad. Sin embargo este ya había huido a Mazatlán”, publicó este día el diario Reforma.

El error del capo fue volver a encender el lunes el teléfono. El viernes volvió a usarlo y fue ubicado en Mazatlán. Esa noche fue preparado el operativo para capturarlo el sábado.

Esa semana, a través de las conversaciones que se intervinieron, las autoridades se enteraron que Guzmán planeaba reunirse con Ismael “El Mayo” Zambada, otro líder del cártel de Sinaloa. También supieron que “El Chapo” usaba una camioneta con un blindaje nivel 7, como el que utilizan los vehículos de la embajada de Estados Unidos en México.