Cuatro de cada 10 pesos invertidos en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) fueron irregulares, de acuerdo con la segunda entrega de la Cuenta Pública de 2018. Las anomalías detectadas en el cancelado aeropuerto de Texcoco se concentraron en cuatro obras públicas: el Centro de Transporte Terrestre, la Pista 6, la Torre de Control de Tráfico Aéreo y el Edificio Terminal Aeroportuario.

Ciudad de México, 1 de noviembre (SinEmbargo).- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) halló irregularidades por 2 mil 509 millones 074 mil 474.78 pesos en las obras de construcción del NAIM, de acuerdo con la segunda entrega de la Cuenta Pública de 2018.

El aeropuerto que sería construido en Texcoco ya fue cancelado y sin embargo, año con año desde el inicio de su construcción en 2014, la ASF detectó “probables daños al erario público federal”. Sólo en junio pasado, durante la primera entrega de la Cuenta Pública del último año de gobierno del ex Presidente Enrique Peña Nieto, la Auditoría informó el hallazgo de irregularidades por 44 millones 128 mil 446 pesos.

De acuerdo con la segunda entrega de la ASF, cuatro de cada 10 pesos invertidos en el NAIM fueron irregulares e involucraron fallas en la gerencia del proyecto, así como inconsistencias presupuestarias en cuatro obras de la primera fase de construcción del aeropuerto, entre las que estuvieron la cimentación del Centro de Transporte Terrestre Intermodal y la limpieza, nivelación e instrumentación geotécnica de la Pista 6 del NAICM, así como la edificación de la Torre de Control de Tráfico Aéreo y del Edificio Terminal del aeropuerto.

La mayor parte (97 por ciento) de las anomalías detectadas por la ASF involucraron “pagos indebidos” o inversiones “no acreditadas” que sumaron 2 mil 433 millones 742 mil 996.31 pesos. El resto de los probables daños al erario público derivó de pagos duplicados y estimaciones irregulares en proyectos de obra pública, que en conjunto implicaron montos pendientes de aclaración por 75 millones 331 mil 478.47 pesos.

NAIM

En enero de 2019, el Gobierno federal anunció la cancelación de la construcción del aeropuerto que debía estar lista en el año 2024. Foto: Cuartoscuro.

En seis de 10 auditorías practicadas, la ASF encontró irregularidades. En consecuencia, la Auditoría solicitó 16 Promociones de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria en contra de los funcionarios públicos que resulten responsables de actos de corrupción, negligencia administrativa y/o mal manejo de recursos.

Para la ASF, en muchos casos “se advierte que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) no cuenta con los controles suficientes que le permitan garantizar que los proveedores o contratistas realizaron los servicios y obras en los términos y plazos establecidos en los contratos, situación que es conveniente atender debido a que la cancelación de este proyecto debe garantizar la debida transparencia de los recursos erogados por ellos, así como que los finiquitos que en lo subsecuente se realicen, se encuentren debidamente justificados”, de acuerdo con la auditoría de cumplimiento 2018-2-09KDH-19-0419-2019 419-DE.

ANOMALÍAS EN CUATRO PROYECTOS

En abril de este año, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que sí hubo corrupción en todo el proceso de construcción del NAIM. Sin embargo, en enero dio a conocer que a pesar de existir más de 103 mil denuncias en contra del aeropuerto ante la Fiscalía General de la República, las autoridades federales no habían iniciado procedimientos legales por falta de elementos o pruebas que sustenten las denuncias.

Mientras que el Gobierno federal atrae casos y exige respuesta, el cúmulo de irregularidades continúa en aumento.

El día de ayer, la ASF añadió más de 2.5 mil millones de pesos a los montos pendientes de aclaración por parte del GACM, entre ellos los presuntos daños al erario público de cuatro casos.

La construcción de la losa de cimentación del Centro de Transporte Terrestre Intermodal del NAICM implicó irregularidades presupuestarias por 132 millones 684 mil 760.57 pesos, entre “pagos indebidos” (64.9 mdp), pagos duplicados en obras (31.7 mdp) y pérdidas monetarias por estimaciones presupuestarias “inadecuadas” o “improcedentes” (36 mdp).

Entre las anomalías detectadas en este proyecto destacó el caso de la “Sub-base relleno de Tezontle”, en la que hubo excavaciones entre pilotes de menor diámetro al acordado, pero cobradas como fuera establecido en el proyecto original.

Asimismo, la ASF (auditoría 2018-2-09KDH-22-0409-2019 409-DE) detectó que las obras de cimentación a cargo del GACM incluyeron estimaciones de obra en que “se duplicó el pago del incremento del costo de los insumos de los trabajos realizados”.

En la construcción del edificio de la Torre de Control de Tráfico Aéreo, la Auditoría encontró probables daños por 122 millones 471 mil 416.83 pesos, derivado de pagos indebidos (113.2 mdp), contratación de personal no acreditado (1.8 mdp) e irregularidades en la compra de los equipos eléctricos, plomería especial, aire acondicionado y suministro de perfiles estructurales (7.5 mdp).

NAIM-PISTAS

Las irregularidades detectadas por la ASF en los últimos dos años suman más de 4 mil millones de pesos. A la fecha, muchas de las irregularidades no han sido solventadas. Foto: Cuartoscuro.

Entre los pagos irregulares detectados por la Auditoría resaltó la obra de suministro, habilitación y montaje de una estructura de acero, debido a que 378 de 729 soldaduras analizadas fueron rechazadas por no contar con la calidad suficiente para garantizar la estabilidad de la estructura.

Pese a que el GACM destinó recursos para la corrección de las fallas, la ASF determinó que “no se tiene evidencia de su corrección y no se proporcionó la documentación que acredite el cumplimiento de la especificación y, en su caso, del dictamen técnico que garantice la seguridad estructural de la obra, ni exigió que las soldaduras rechazadas se corrigieran y que aun con las deficiencias determinadas consideró procedente la autorización para pago de las estimaciones”, se lee en la auditoría de cumplimiento 2018-2-09KDH-22-0411-2019 411-DE.

La construcción del Edificio Terminal del NAIM también presentó anomalías por 107 millones 642 mil 849.34 pesos por pagos no acreditados (25.9 mdp) y erogaciones en que “no se acreditó la correcta inversión”de los recursos públicos (82.8 mdp).

En el caso del proyecto de limpieza, nivelación e instrumentación geotécnica de la Pista 6 del aeropuerto, la ASF determinó la existencia de irregularidades por 541 millones 340 mil 948.93 pesos relacionados con pagos no solventados (38 mdp) e indebidos (503.4 mdp) de conformidad con el Reglamento de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Las anomalías encontradas en este proyecto incluyeron pagos inflados en el “polígono de primera capa de Tezontle”, ya que el área trabajada fue 200.1 mil metros cúbicos menor a la establecida en un convenio entre el GACM, la Secretaría de la Defensa Nacional y los sindicatos de Transportistas Transformando México.

Además de las anomalías halladas en estos cuatro proyectos, la ASF determinó probables daños al erario público federal que estuvieron relacionados con pagos injustificados de la Gerencia del NAIM (1.6 mil mdp) y por concepto de servicios de suministro de personal técnico y administrativo (6.3 mdp).

En el primer caso, las irregularidades se debieron a que no se acreditó el cumplimiento y entrega de los bienes y servicios efectuados, “ni se comprobó la participación, cantidad, tiempo y perfil del personal propuesto en cada uno de los precios unitarios”, de acuerdo con la auditoría de cumplimiento 2018-2-09KDH-22-0417-2019 417-DE.

En el segundo caso, los daños presupuestarios se debieron al pago indebido de la indemnización de un empleado del sector privado, así como pagos de salarios “por montos superiores a los establecidos en la Plantilla de Sueldos”, a personal de las compañías Consorcio Empresarial ADPER, Global Intermex, Intermex Comercializadora Internacional e Impulsora Quebec.