El Secretario de Comunicaciones y Transportes dijo que el ex funcionario Carlos Urzúa no tenía toda la información necesaria para valorar la obra del NAIM y su cancelación y destacó que la obra se suspendió porque “era más delicado y grave lo que iba a costar”.

Ciudad de México, 15 de julio (SinEmbargo).- Javier Jiménez Espriú, Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) dio a conocer que los gastos no recuperables por la cancelación del aeropuerto ascenderán a los 100,000 millones de pesos para las empresas involucradas en el proyecto.

En conferencia de prensa el funcionario destacó que hasta el momento se han pagado 60,000 millones de pesos y aún se cubrirán, con un fondo específico destinado para el tema, los 40,000 millones restantes.

Además, confirmó que los estudios de reconfiguración del espacio aéreo en el Valle de México están terminados.

Por su parte, el director general de Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), Gerardo Ferrando Bravo, indicó que con la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) aún quedan pendientes de liquidar 72 contratos, que suman alrededor de 163,000 millones de pesos, de los cuales, 58 serán liquidados y 14 continuarán por ser de importancia para el Grupo.

Ocho de los contratos representan el 75 por ciento del monto total y refieren a espacios como el edificio central o las pistas de aterrizaje.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México y Javier Jiménez Espriú, Secretario de Comunicaciones y Transportes, en la supervisión de la Carretera Barranca Larga-Ventanilla. Foto: Presidencia.

El Secretario Jiménez Espriú informó que se firmaron contratos por 178 mil millones de pesos pero que ese no es el monto que se adeuda.

URZÚA NO TENÍA TODA LA INFORMACIÓN

El Secretario de la SCT dijo que Carlos Urzúa, ex Secretario de Hacienda, no tenía toda la información necesaria para valorar la obra del NAIM y su cancelación y destacó que la obra se suspendió porque “era más delicado y grave lo que iba a costar”.

Esto, luego de que Carlos Urzúa acusara que Alfonso Romo Garza, jefe de Oficina de la Presidencia de la República, es el principal “conflicto de interés” del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y declarara que cuando refirió en su carta de dimisión “una serie de políticas sin sustento” hablaba, entre otras, a la cancelación del Nuevo Aeropuerto en Texcoco. “Yo sí estuve a favor de que continuara la construcción”, afirmó y dijo que el proyecto ya estaba muy avanzado y había “demasiado dinero de por medio”.