#MetaDatos: Las reacciones por el apoyo de Anonymous al movimiento #BlackLivesMatter generaron más de un millón de tuits el lunes. Una de las cuentas más activas que informaron los movimientos de la agrupación este fin de semana adquirió 5 millones de seguidores en 48 horas. Simpatizantes del k-pop también se sumaron a las acciones digitales y lograron echar abajo una app de la policía de Dallas.

Ciudad de México, 2 de junio (SinEmbargo).- Cientos de miles de tuits con la etiqueta #Anonymous fueron el resultado de una intensa reacción global a las acciones llevadas a cabo por este grupo de hacktivistas en el marco de las protestas a favor del movimiento #BlackLivesMatter que revivió por la indignación que causó el asesinato de George Floyd, quien fue víctima dela brutalidad policíaca.

En México, #Anonymous llegó al número uno de las tendencias de Twitter. A las 19:30 del lunes, la etiqueta reunió un millón de tuits en el contador de la plataforma. La polémica fue continuación de las reacciones que generó el grupo cibernético durante el fin de semana a raíz de su reaparición en un video en el que pidieron que Derek Chauvin, policía de Mineapolis, enfrentara cargos por asesinato de George Floyd, ciudadano de origen afroamericano, quien fue arrestado con exceso de violencia por el oficial, hecho que fue grabado por un testigo.

“Desafortunadamente no confiamos en su organización corrupta para llevar a cabo la justicia. Entonces expondremos muchos de sus crímenes ante el mundo”, expresó Anonymous en un primer video que circuló por las plataformas digitales.

Anonymous publicó el video el 28 de mayo y hasta el corte de esta nota ha sido compartido más de 70 mil veces tan solo desde la página de Facebook del grupo.

En la grabación, una persona que porta la máscara distintiva de agrupación sostuvo que la brutalidad policíaca de la que fue víctima Floyd “es solo la punta del iceberg” de una larga lista de casos que han ocurrido en Minneapolis en los últimos años.

De acuerdo con quien se pronunció en el video, en las últimas dos décadas 193 personas fueron asesinadas por la policía de Minnesota, incluido el caso de Jamar Clarck, Philando Castile, Justine Damond, Thurman Blevins y Bryan Quinones.

Todos estos casos habrían sido videograbados o denunciados por medio de otras evidencias que probaron que los policías respondieron en sus declaraciones.

So it begins …

Posted by Anonymous on Thursday, May 28, 2020

HACKEO A LA POLICÍA DE MINNEAPOLIS

Anonymous se adjudicó el ciberataque del sitio oficial del Departamento de Policía de Minneapolis, que permanece inactivo desde el sábado. Durante las protestas del fin de semana circularon varios videos en los que los usuarios de las redes sociales afirmaron que el grupo de hacktivistas también intervino la red de radiocomunicación de la Policía de Chicago.

De acuerdo con varios usuarios que difundieron el hecho en las redes sociales, la comunicación de la policía de Chicago fue interrumpida con la canción “Fuck the police” del grupo NWA. El hecho no fue confirmado por las autoridades.

OPERACIONES CONTRA LA TRATA

De manera simultánea circularon en la Red varias etiquetas que hacían referencia a varias operaciones de Anonymous. En las redes sociales los hacktivistas han empleado por años como protocolo el prefijo #Op para informar de un hackeo o una acción coordinada de protesta. Este fin de semana #OpGeorgeFloyd se mantuvo activa junto a varias etiquetas similares.

Una de estas etiquetas fue #OdDeathEaters en referencia a la supuesta liberación de documentos que prueban que el Dondald Trump, Presidente de los Estados Unidos, estuvo involucrado en la red de pedarastía por la que fue acusado Jefrey Epstein, banquero estadounidense que murió en prisión acusado de tráfico de menores. Esta etiqueta se movilizó a partir de que Trump informó que la organización Antifa sería clasificada como terrorista en los Estados Unidos.

Cuentas identificadas con Anonymous difundieron en las redes sociales un documento llamado “Jeffrey Epstein’s Little Black Book” [“El pequeño libro negro de Jefrey Epstein”] que incluye una lista de empresarios y celebridades que estarían involucradas en la red de trata, entre ellos Trump. El documento fue publicado años atrás por un periodista.

Anonymous difundió otros documentos con los que intentaron probar que Trump y Epstein habrían participado en conjunto en violación de al menos una menor de edad. Entre estos documentos destaca el archivo del caso 5:16-cv-00797-DMG-KS llevado en la corte del distrito de California durante el año 2016, en donde la estadounidense Katie Johnson denunció a Trump por abuso sexual cuando ella era adolescente.

Las reacciones en la Red por estas difusiones de información fueron las que dirigieron la conversación hacia temas conspiranóicos que llevan años en circulación en las redes sociales, entre ellos la existencia de una red de trata entre las élites de las principales potencias mundiales, que tendrían entre sus víctimas e involucrados a celebridades de la farándula. Varias celebridades fueron tendencia este fin de semana por las teorías de conspiración #PizzaGate y otras más.

Las filtraciones de Anonymous continuaron en un clima de conspiración y rumores que extendieron miles de usuarios que dieron seguimiento al comportamiento del grupo durante varios días en los que varios usuarios denunciaron ser víctimas de censura por difundir tuits sobre estos temas. En este contexto, algunos usuarios identificados como miembros de Anonymous denunciaron que sus cuentas fueron eliminadas en esta red social solo por difundir información del grupo de hacktivistas.

El lunes Anonymous continuó con las revelaciones sobre los supuestos grupos de trata que operan desde las cúpulas del poder. En Twitter los usuarios difundieron este lunes una lista de sacerdotes y miembros de la Iglesia Católica que el grupo de informáticos habría revelado un listado donde se detallan los casos de abuso sexual en los que estarían involucrados los religiosos.

Los usuarios señalaron que en el sitio web oficial del Vaticano fue anexado este documento. De acuerdo con los usuarios que compartieron capturas de pantalla del listado, habrían sido 6 mil casos los expuestos. La intervención al sitio fue corregida en minutos, de acuerdo con información de medios de comunicación.

DESINFORMACIÓN Y SPAM

A lo largo de las protestas las principales cuentas de usuario en Twitter y Facebook identificadas como parte de Anonymous presentaron un crecimiento abrupto en intereacciones. Entre el 31 de mayo y el 1 de junio la cuenta Anonymous [@YourAnonCentral] una de las más activas y que difundió más información sobre el grupo durante el fin de semana, sumó más de 5 millones de seguidores nuevos.

Sin embargo, el interés por Anonymous levantó una cortina de desinformación en el Red. En este contexto, el New York Times reportó que la tendencia #DCBlockout, que se posicionó en Twitter por denunciar  un supuesto intento de las autoridades estadounidenses por disipar las protestas en Washington a través del bloqueo de las comunicaciones de los manifestantes acumuló medio millón de tuits en cuestión de horas.

Varias cuentas de la agrupación cibernética desmintieron que el bloqueo fuera real y señalaron que se trató de una estrategia para generar miedo desde la Red.

Twitter informó que removió la tendencia de los trending topics por tratarse de un “intento coordinado de interrumpir la conversación pública”. En tanto que medios de comunicación informaron que la plataforma digital removió cientos de cuentas que hicieron viral la etiqueta y que la compañía tecnológica investiga el origen de esta acción.

La organización Netblocks, dedicada al monitoreo de la conectividad de Internet, confirmó horas más tarde que no hubo interrupción en las telecomunicaciones en Washington.

Otra acción de spam tuvo lugar entre el domingo y el lunes pero con intensión de apoyar la protesta del movimiento #BlackLivesMatter. A través de varias cuentas identificadas con Anonymous, se manifestó apoyo a un contingente de usuarios simpatizantes del k-pop que estarían detrás de una acción coordinada para saturar con spam en una aplicación de la policía de Dallas, Texas llamada iWatch Dallas app creada para reportar por medio de imágenes y videos actividad criminal en la localidad y que habría sido utilizada para denunciar a manifestantes de la protesta por el asesinato de George Floyd.

Miembros del movimiento K-pop convocaron a descargar la app y llenar de videos relacionados con este género musical para sabotear la aplicación y que la Policía de Dallas no pudiera utilizarla para reprimir a los manifestantes. Horas más tarde la policía de Dallas informó que la aplicación sería dada de baja de manera temporal.