Tokio, 3 abr (EFE).- El Primer Ministro nipón, Shinzo Abe, calificó hoy de “totalmente inaceptable” que el Gobierno norcoreano amenazara en la víspera con abandonar el diálogo para investigar los secuestros de ciudadanos nipones perpetrados por el régimen de Pyongyang.

Por su parte, el Ministro portavoz, Yoshihide Suga, aseguró que Japón transmitirá cuanto antes su malestar a las autoridades norcoreanas, probablemente a través de canales diplomáticos en Pekín (China), dado que los dos países no mantienen relaciones diplomáticas.

El régimen norcoreano dijo ayer a través de su agencia oficial de noticias KCNA que los contactos entre ambos países “corren el riesgo de romperse” debido a que Japón “ha decidido internacionalizar” la situación de los derechos humanos en Corea del Norte.

Pyongyang expresó así su descontento por el apoyo de Japón a la iniciativa para que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU investigue crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen de los Kim.

La amenaza de Pyongyang pone en la cuerda floja las conversaciones entre ambos países sobre el asunto de los secuestros, días después de que Japón renovara un paquete de sanciones a Corea del Norte debido a que las autoridades de este país no presentaron los resultados de una investigación a la que se habían comprometido.

El problema de los secuestros, que el primer ministro Abe se ha comprometido a resolver durante su mandato, se mantiene como el principal escollo para que Tokio y Pyongyang normalicen relaciones.

Japón sostiene que entre 1977 y 1983 al menos 17 japoneses fueron secuestrados por Corea del Norte para sustraer sus identidades o para que adiestraran en su cultura e idioma a los espías norcoreanos.