Previamente, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pidió perdón a los pueblos mayas por los agravios cometidos en el pasado. Dijo que la petición de perdón va desde la llegada de los españoles y hasta la actualidad, pero sobre todo durante la Guerra de Castas.

Ciudad de México, 3 de mayo (SinEmbargo).– Ana Karen Dzib Poot, la representante de los pueblos mayas en la ceremonia que encabezó el Presidente Andrés Manuel López Obrador y su homólogo guatemalteco, Alejandro Eduardo Giammattei Falla, pidió hoy que el Gobierno pase del perdón a “los hechos concretos”: pidió reconocimiento, aceptación y desarrollo para la región.

“Señor Presidente, usted ha demostrado su genuino interés y sensibilidad pro nosotros los pueblos originarios. Con este convencimiento, consideramos que además del acto de perdón, además de las palabras, pasen a hechos concretos”, dijo Ana Karen Dzib Poot.

La representante del pueblo maya pidió que se cree una comisión de memoria, reconocimiento y justicia; la elaboración de un plan de desarrollo generado por los representes mayas, y el reconocimiento a su dignidad y derechos en la Constitución.

“Con este convencimiento, consideramos necesario que el acto de perdón, además de las palabras pase a hechos concretos, le planteamos se cree la comisión de memoria, reconocimiento y justicia del pueblo maya para que honre nuestra memoria, se nos reconozca como sujetos colectivos y se nos haga justicia. Dos, con el liderazgo de nuestros dignatarios y autoridades tradicionales, proponemos un plan de desarrollo para el pueblo maya para atender nuestras necesidades más apremiantes. Tres, se reconozca nuestra dignidad y derechos en la Constitución y leyes del país”, remarcó.

También solicitó al Gobierno “hacer todo lo necesario para acabar con tanta injusticia, explotación y racismo”.

Previamente, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pidió perdón a los pueblos mayas por los agravios cometidos en el pasado. Dijo que la petición de perdón va desde la llegada de los españoles y hasta la actualidad, pero sobre todo durante la Guerra de Castas.

“El día de hoy soy portavoz de un reconocimiento del Estado mexicano de los agravios cometidos al pueblo maya, históricamente desde la conquista, pero particularmente por los vividos durante la guerra de castas”.

“Por todo ello, perdonémonos, por ello, al pueblo maya de México le pedimos perdón, en nombre del Estado mexicano, por los agravios cometidos en su contra, a lo largo de su historia y por la discriminación de la que aún son víctimas en el presente”, dijo Sánchez Cordero

La titular de Segob añadió que esta disculpa parte de reconocer los agravios e injusticias que se han cometido en contra del pueblo maya y que por mucho tiempo se ha negado.

“Hoy reconocemos algo que hemos negado por mucho tiempo, los agravios e injusticias que se han cometido en contra del pueblo maya. Estamos ante una nueva oportunidad para construir una nación que no permita que el pueblo maya sea violentado, despojado y excluido. La reconciliación que buscamos es para entender que somos una sola voz, México. El reconocimiento de esa voz para por escuchar a las otras voces”, agregó.

Sánchez Cordero aseguró que esta petición no sólo se quedará en un acto formal, sino “en la certeza de que apartar de ahora habrá un cambio que tendrá que reflejarse en la situación de respeto e inclusión del pueblo maya”.

La funcionaria recordó que durante siglos los mayas “han sufrido explotación y maltrato, desde lo que puede considerarse despojo de sus tierras, con el consecuente desplazamiento, hasta injusta y humillaciones en sus propios territorios”.

Lo que los llevó, en 1847 a comenzar una guerra por la defensa de su territorio.

“El estallido de la llamada Guerra Castas, un movimiento iniciado por el pueblo que cuestión las injustascondiciones socioeconómicas que los mantenían en la opresión. En esa guerra, las fuerzas del Estado mexicano se ensañó cruelmente con el pueblo Maya que estaba en rebeldía, e incluso el fin de ese episodio no significó una mejoría para ellos. Al contrario, el pueblo maya permaneció a la sombra del pretendido desarrollo del siglo XX y XXI, que les ha impedido, muchas veces su derecho a la autodeterminación”, agregó.