Foto: Especial

En Coahuila se han perforado 47 pozos con la técnica del fracking.  Foto: Especial

Ciudad de México, 3 de junio (SinEmbargo/Vanguardia).– Del 2003 a la fecha en Coahuila se han perforado 47 pozos utilizando la técnica del fracking, en medio de la opacidad, denunció la Alianza Mexicana contra el Fracking.

La organización civil divulgó ayer un comunicado de prensa que se basa en un estudio realizado por la iniciativa civil Cartocrítica, a partir de una solicitud de Transparencia entregada por Petróleos Mexicanos.

“La perforación y operación de estos pozos no ha quedado en manos de Pemex, ya que para ellos ha contratado a grandes empresas petroleras como Halliburton, Schlumberger o Baker Hughes, empresas que ahora podrán participar en las licitaciones de la Ronda Uno para obtener directamente la concesión de estos campos”, menciona el estudio de Cartocrítica.

La Alianza Mexicana contra el Fracking consideró que la perforación de estos pozos se realizó sin información, consulta o consentimiento de las comunidades de los municipios de Guerrero e Hidalgo.

“La opacidad respecto a la infraestructura petrolera se extiende por diversos temas, entre otros: la ubicación geográfica de pozos y ductos, las especificaciones técnicas mínimas de cada pozo”, agrega el documento.

Tampoco se cuenta con los estudios de impacto ambiental de tales proyectos, ni la reglamentación específica que vigila esta práctica.

“Se desconoce si estos proyectos han sido sujetos a un procedimiento de evaluación de impacto ambiental por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), obligación establecida en la legislación”, señala textual la denuncia de la Alianza Mexicana contra el Fracking.

Este organismo agrupa a más de 20 asociaciones civiles de todo el país que previa aprobación de la Reforma Energética manifestaron su oposición a la extracción de gas shale a través del fracking.

Lo anterior debido a los riesgos ambientales que esta técnica representa como son la inyección de hasta 29 millones de litros de agua en cada pozo, así como la mezcla de hasta 990 sustancias químicas que acompañan este líquido y que en caso de accidente podría filtrarse a los mantos acuíferos.

“A pesar de todos los impactos que esta práctica genera, la población aledaña a estos proyectos no ha sido informada por autoridades de ningún tipo acerca de lo que se está realizando ni de sus implicaciones”, acusa la organización civil.

Agregan que tampoco existe información sobre los cuerpos de agua presentes en las zonas en las que ya se aplica el fracking, el riesgo de contaminación y el estado actual de los mismos.

Organizaciones civiles han cuestionado el impacto que tiene esta técnica con el origen de los sismos.