El exfuncionario podría ser detenido por desaparición forzada y tortura; la Interpol ya emitió una ficha roja para buscarlo.

Ciudad de México, 3 de septiembre (SinEmbargo).– Tomás Zerón de Lucio, extitular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), ya fue notificado sobre la orden de aprehensión que hay en su contra por los delitos de desaparición forzada y tortura.

El exfuncionario fue informado de la orden emitida por el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Oriente, en la Ciudad de México, esto a través de una lista de acuerdo.

Los delitos por los que se le investiga estarían relacionados con las detenciones por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en 2014.

Un Juez Federal admitió a trámite a finales de junio el amparo interpuesto por Zerón de Lucio con el que busca detener la orden de aprehensión girada en su contra por su presunta responsabilidad en los delitos de alteración y ocultamiento de pruebas en la investigación del caso Ayotzinapa.

El pasado 18 de marzo, el periodista Álvaro Delgado Gómez confirmó en la revista Proceso que Tomás Zerón de Lucio, el hombre que condujo la “investigación” que arrojó la “verdad histórica” sobre el destino de los 43 normalistas de Ayotzinapa, tenía ya una orden de arresto de un Juez a petición de la Fiscalía General de la República (FGR).

Zerón de Lucio fue un hombre protegido por el ex Presidente Enrique Peña Nieto. Cuando la presión social condujo a su destitución como jefe de la AIC, fue directamente asignado como asesor de la Presidencia. Este nuevo encargo fue tomado como un intento de Peña Nieto para protegerlo.

La orden de aprehensión en contra del extitular de la AIC fue emitida por la FGR el 10 de marzo pasado, por lo que la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) giró una ficha roja para su captura en el extranjero, pues el exfuncionario se habría fugado a Canadá.

La acusación contra Zerón de Lucio por los cargos de tortura, desaparición forzada, alterar la escena de crimen, pérdida y ocultamiento de pruebas, surgió después de lo ocurrido el 28 de octubre del 2014 en Río San Juan de Cocula, Guerrero, día en que supuestamente se llevó ilegalmente y sin la compañía de su abogado a Agustín García Reyes, “El Chereje”, uno de los presuntos implicados en el hallazgo de restos de los 43 normalistas.

En un informe de la Visitaduría General de la FGR del 25 de junio de 2019 se advierte que el ex funcionario también ordenó a los peritos de la extinta PGR llevar a cabo la búsqueda de los restos humanos solo en el río, impidiendo que se investigara en toda el área.

Por este motivo, fuentes ministeriales aseguraron que existen pruebas suficientes para confirmar que Tomás Zerón de Lucio y su equipo de AIC fabricaron el informe de “la verdad histórica” acerca de la desaparición y asesinato de los normalistas de Ayotzinapa.