Es común que las personas lleven a sus hijos a pedir dulces en estas truculentas y tenebrosas fechas. Pero hay bromistas que en lugar de llevar a su descendencia se pasean con un muñeco, y no por las golosinas sino más bien por manifestar un espíritu jocoso, como todo un guasón. Así lo hizo el comediante Tom Mable, quien con un pedazo de utilería obtuvo dulces y engañó a sus víctimas.

Ciudad de México, 3 de noviembre (SinEmbargo).- El comediante estadounidense Tom Mable decidió hacer una broma para Halloween: pedir dulces con un “niño” que en realidad es un muñeco. Tal vez lo peor es que lo logra en un par de ocasiones.

Durante el video Tom llega a tocar la puerta de sus víctimas, quienes con toda disposición y alegría salen a recibir al “niño” disfrazado de Spider-Man, sólo que este pequeño no se mueve, no habla, pareciera tan impasible como una roca. Su pretexto: “es sordo y tímido”.

A pesar de lo obvio que pudiera parecer, uno se imagina lo difícil que ha de ser suponer -en estos casos- que se trata de una broma, y como es natural, las personas tienden a confiar en lo que ven y compran la idea del “niño”. Entonces deciden intentar interactuar con él.

Todo cambia cuando una vez obtenido los dulces, las personas ven a Tom levantar la figura del pequeño superhéroe, cuya rígida postura no languidece y es cargado por encima del hombro. Entonces es evidente: es un pedazo de utilería.