A fondo

El gasto ocioso de la CFE costó al menos 573.5 millones; invirtió en bailes, banquetes, medallas…

04/02/2019 - 12:05 am

Entre 2013 y 2018, la CFE desembolsó millones de pesos en gasto ocioso como “souvenirs” (1.1 mdp), medallas (529.1 mil pesos), loncheras (232.4), balones, maletas y redes de fútbol (190 mil pesos). Este tipo de gasto se comió casi 600 millones de pesos, según 1 mil 433 contratos revisados por SinEmbargo.

Ciudad de México, 4 de febrero (SinEmbargo).- La Comisión Federal de Electricidad (CFE) erogó cuando menos 573 millones 501 mil 579 pesos entre 2013 y 2018, para solventar gastos en agua, alimentos, banquetes, eventos y fiestas, lavado de vehículos, ropa (no especializada), toallas de algodón y “aterciopeladas”, entre otros.

De acuerdo con el actual titular de la empresa productiva del Estado, Manuel Bartlett Díaz, urge aplicar un plan de eficiencia, austeridad y anticorrupción en la CFE, ya que su situación financiera “es crítica”.

Hasta el tercer trimestre del año pasado, la dependencia federal registró pérdidas por 37 mil 806.3 millones de pesos. Asimismo, su deuda bruta consolidada ascendió a 361 mil 207.5 millones, cifra 15 veces superior a su nivel de endeudamiento (22 mil 239.5 mdp) en el año 2000.

Del gasto subsanable de la CFE, el más elevado fue para la adquisición de prendas de vestir no especializadas. Es decir, para botas y calzado de “campo” y de “trabajo” (sin considerar las dialécticas o de aislamiento y contra agua), así como vestuario diferente al de “seguridad y protección”, entre lo que se cuentan camisas tipo polo, chamarras de piel, gorras, pantalones de mezclilla, uniformes deportivos, entre otros.

Durante el periodo 2013-2017, la Comisión erogó 316.5 millones de pesos para ropa, según datos del portal CompraNet.

Durante el sexenio pasado, la CFE fue dirigida por tres personas: Francisco Rojas Gutiérrez (2012-2014), Enrique Ochoa Reza (2014-2016) y Jaime Francisco Hernández (2016-2018). Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro.

Dicha cantidad equivale al 55 por ciento del dinero invertido en 1 mil 433 contratos gubernamentales revisados por la Unidad de Datos de SinEmbargo, y es equiparable, por ejemplo, a la inversión (300 mdp) de 2018 para ampliar y remodelar las instalaciones del Hospital Psiquiátrico “Dr. Samuel Ramírez Moreno”, ubicado en el Estado de México.

No obstante, el gasto en ropa de la CFE está, hasta cierto punto, justificado.

Aunque las principales leyes que rigen a esta compañía no especifican la responsabilidad de hacerlo, algunas “normas de referencia” –que son aquellas que elaboran las entidades de la administración pública federal– establecen el deber de entregar “camisolas y pantalones” (DOF: NRF-036-CFE-2004) y prendas de “protección contra el agua” (PROY-NRF-076-CFE-2013).

Asimismo, la entrega de ropa es uno de los amplios beneficios de los que gozan los trabajadores de la CFE.

En el “Contrato Colectivo de Trabajo 2018-2020”, Apartado III “De la Ropa de Trabajo”, la Comisión se compromete a dar vestuario tanto a personal de campo (cinco juegos de ropa y cuatro pares de botas o zapatos) como a personal de oficina (cuatro juegos de ropa y cuatro pares de zapatos).

La Comisión Federal de Electricidad cuenta con 72 mil 271 empleados en los 32 estados de la República Mexicana. Entre 2013 y 2017, gastó un mínimo de 876 pesos anuales en ropa, en promedio, por trabajador.

LAS OTRAS COMPRAS

Durante el sexenio pasado, la CFE destinó 257 millones de pesos –adicionales a lo erogado en ropa– en alimentos (68.7 mdp), aire acondicionado (61.8), agua (50.3), toallas (26), hospedajes (16.7), banquetes, eventos y fiestas (12.2), lavado de vehículos (8.5), televisiones (1.4 mdp) y hielo (600 mil pesos).

También hubo “otros” gastos (10.6 mdp) que incluyen la compra de artículos promocionales (6.2 mdp), “souvenirs” (1.1 mdp), artículos de cafetería (693.1 mil pesos), medallas (529.1), artículos de “casa habitación” (395.3), loncheras (232.4), calendarios (190.5), balones, maletas y redes deportivas (190), armazones de lentes que no son de seguridad (174), obsequios (172.2), renta de lanchas (172.2), trofeos (87.9), agendas y libretas (76.7), tarjetas de felicitación (67.2), repelente para perros (63.2), accesorios para vehículos (58.9) y una estufa (30 mil pesos).

Además, la CFE destinó 158 mil 261.4 pesos para la compra y lavado de almohadas, colchas, sábanas y toallas.

En el Artículo 22, Fracción 15 del Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo (RFSST), queda establecido que la Comisión debe de proveer servicios de limpieza de ropa, “cuando el depósito de sustancias químicas peligrosas en la piel o ropa de los trabajadores pueda representar un riesgo a su salud”.

Asimismo, la normatividad establece las obligaciones de suministrar agua potable, viáticos y hospedaje para trabajadores (artículos 18 y 68), así como “contar con regaderas y vestidores” y “lugares higiénicos para el consumo de alimentos” (Artículo 18, fracciones X y XI).

Por su parte, el Contrato Colectivo (Cláusula 19 “Alimentos”) refiere que en caso de labores fuera del turno de trabajo y/o que impidan a los trabajadores ir a comer a sus domicilios particulares, la CFE deberá proveer alimentos (desayuno, comida y/o cena, según el caso).

En promedio, entre 2013 y 2018, la Comisión Federal de Electricidad tuvo un presupuesto anual aprobado de 68.6 millones de pesos para alimentar a sus trabajadores. También contó con 890.5 millones para viáticos y hospedaje, así como 1.2 mil millones de pesos para vestuario (tanto de seguridad como no especializado), de acuerdo con cifras de los Analíticos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF).

PROVEEDORES Y CONTRATOS

SinEmbargo revisó 1 mil 433 contratos gubernamentales del periodo 2013-2018, que corresponden a gastos que no son elementales o que pueden ser subsanados, en un contexto de austeridad promovida por el nuevo Gobierno federal.

Según la revisión, en promedio y por año, la CFE licitó 239 contratos por 95.6 millones de pesos. Durante dicho periodo, 743 proveedores (440 personas morales y 303 personas físicas) se vieron beneficiados.

Entre las compañías con los contratos más jugosos estuvo la Comercializadora Hagre que, de acuerdo con una investigación del Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER, por sus siglas en inglés), está ligada a otros dos proveedores de la CFE.

En mancuerna con Maxi Uniformes (que obtuvo 15 contratos por 4.7 mdp durante 2013-2018) y Grupo Oficial (un contrato por 576 mil pesos), la Comercializadora (siete contratos por 3.2 mdp) forma parte de una “red de empresas” que “se comparten sin ser socios” y que gozan del “favoritismo” de “varias unidades compradoras de la CFE”, menciona PODER en su investigación “Contratos a medida en la CFE”.

En el periodo 2011-2017, dichas compañías se habrían visto beneficiadas con 102 contratos por adjudicación directa y de invitación a cuando menos tres personas, por un monto de 97 millones de pesos.

Las “irregularidades” observables en estos casos, empero, no son únicas.

En enero del año pasado, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) anunció que investigaba un conjunto de licitaciones por 15 mil millones de pesos para la adquisición de medidores de luz, en que había indicios de posible colusión entre contratante y contratistas.

Por ello, a la par que el anuncio de la Cofece, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) refirió que a pesar de los avances, la CFE debía continuar limitando las adjudicaciones directas.

De acuerdo con cifras de la OCDE, la compañía productiva del Estado adjudicó más del 60 por ciento de sus contratos, entre 2012 y 2016.

En su revisión de 1 mil 433 contratos, SinEmbargo halló datos similares. De 2013 a 2018, el 82 por ciento (1 mil 174) de ellos fue licitado por adjudicación directa (sin concurso), 16 por ciento (230) por invitación a cuando menos tres personas (concurso restringido) y sólo dos por ciento (29) por licitación pública nacional (concurso abierto).

Esto implicó que, durante las administraciones de Francisco Rojas Gutiérrez (2012-2014), Enrique Ochoa Reza (2014-2016) y Jaime Francisco Hernández (2016-2018), la CFE entregó cuando menos 278 millones de pesos por adjudicación directa, 173 millones por invitación a cuando menos tres personas, y 123 millones por licitación pública nacional.

Más allá de la Comercializadora Hagre, los proveedores más beneficiados de la muestra analizada fueron Anael del Norte (95 mdp), Unifoft (57.3), Geusa de Occidente (36.3), French Chic (23.2), Uniformes El Tren (20.7), Corporativo de Servicios Turísticos Xochitepec (11), Fechuán Servicios Empresariales y Uniformes Industriales (11), Micronet de México (10.1) y Megracumu (9.4 mdp).

Por número de contratos, destacaron Anael del Norte (39), Uniformes El Tren (24), Electropura (22), Goldie Utility (21), Unifoft (18), Comando (18), Uniformes Julián (18), Maxi Uniformes (15) y French Chic, Comercializadora Code Blue y Propimex (14 cada uno).

De las personas físicas registradas, las que más ganaron fueron Montserrat Socci Gómez (14 mdp), Jorge Alberto Guadarrama Clemente (3.8), Dego Armando Anaya Vázquez (2.4), Laura Sánchez Acevedo y Benito Domínguez Fortuny (dos mdp, cada una).

Por número de contratos, destacaron Jaime Villalobos Tamaura (10), Esperanza Ofelia Vega Álvarez (ocho), Jose Luis Islas Erazo (siete), Arturo López Miranda (seis) y Jorge Alberto Guadarrama Clemente (cinco).

En su revisión de contratos en CompraNet, SinEmbargo halló discrepancias entre el vaciado de datos (en formato Excel) del portal y las actas de fallo de la Comisión Federal de Electricidad, por lo que la veracidad de los datos podría verse comprometida.

Los montos de seis “procedimientos” (folios IA-018TOQ732-E379-2017, IA-018TOQ731-E672-2017, IA-018TOQ732-E424-2017, IA-018TOQ731-E793-2017, IA-018TOQ732-E336-2017, AA-018TOQ732-E282-2017) del “Reporte de los datos relevantes de los contratos ingresados a CompraNet que iniciaron vigencia en el año 2017”, relativos a la empresa Comercializadora Hagre, no tienen punto decimal.

Así, en lugar de 323 mil 280 pesos por un contrato, la base de datos arroja un monto de 323 millones 280 mil pesos. Lo mismo sucedió con el resto de las contrataciones referidas, cuya suma total de montos es de 2 mil 642 millones 188 mil 330 pesos, en lugar de 26 millones 421 mil 830.30 pesos.

En la imagen se observa la comparación entre los datos de Excel y las actas de fallo correspondientes. Foto: Especial.