El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos indicó el sábado por la tarde que “Gamma”, que había estado cerca de convertirse en huracán, tenía vientos de 95 km/h (60mph) y se encontraba justo al norte de la costa norte de la península de Yucatán.

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de octubre (AP).- La tormenta tropical “Gamma” dejó al menos seis muertos y más de tres mil 600 evacuados a su paso por el sudeste mexicano, donde provocó deslizamientos de tierras, inundaciones de calles y afectaciones en un área de zonas turísticas, informaron las autoridades mexicanas el domingo.

La Coordinación Nacional de Protección Civil del país indicó en un comunicado que entre los fallecidos se encuentran dos mujeres y dos niños de una comunidad montañosa del estado de Chiapas, que murieron debido al deslizamiento de una ladera sobre su vivienda. Los otros dos decesos fueron en el estado de Tabasco, donde una persona fue arrastrada por el agua y otra, confirmada por este departamento a última hora del domingo, murió por ahogamiento.

Durante todo el fin de semana la combinación de “Gamma” con frentes fríos provocó lluvias extraordinarias en numerosos puntos de la península de Yucatán y en Chiapas, afectando a más de medio millón de personas.

El estado más golpeado fue Tabasco, donde más de tres mil 400 fueron evacuadas a refugios temporales.

En Quintana Roo, por donde entró la tormenta y que acoge los principales balnearios turísticos del Caribe mexicano, había poco más de 40.000 turistas, ya que debido a la temporada vacacional y la pandemia los hoteles de destinos tan populares como Cancún y Cozumel tenían una ocupación en torno a 30 por ciento. También hubo diversas inundaciones, caída de árboles y fallas temporales de las comunicaciones con las islas.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos indicó el sábado por la tarde que “Gamma”, que había estado cerca de convertirse en huracán, tenía vientos de 95 km/h (60mph) y se encontraba justo al norte de la costa norte de la península de Yucatán.

Pero las autoridades mexicanas seguían alertando a la población porque el temporal continuaría y así el peligro de deslaves y desbordamientos de ríos. La Comisión Nacional del Agua pronosticaba lluvias puntuales intensas (de 75 a 150 milímetros) para Campeche, Quintana Roo y el norte de Yucatán, y lluvias de fuertes a puntuales muy fuertes (de 50 a 75 mm) para Chiapas y Tabasco.