Los especialistas indican que su evaluación en términos de riesgo de implementación hasta ahora “es bastante positiva. Foto: Cuartoscuro

Analistas estiman que la caída de los precios del petróleo continuará los próximos meses. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 6 de agosto (SinEmbargo).– La creciente caída de los precios del petróleo a nivel internacional ha provocado que las instituciones financieras de México accionen una serie de medidas para evitar que el “golpe” en la economía sea tan duro en los próximos meses; sin embargo, analistas alertan que los precios del barril continuarán en descenso, incluso hasta llegar a sus niveles más bajos.

En tan solo 13 sesiones, la mezcla mexicana de exportación ha perdido aproximadamente 9 dólares y se cotiza alrededor de los 41 dólares por barril (dpb), un mínimo que no se había visto desde finales de 2008, durante la crisis financiera.

El lunes pasado, la mezcla mexicana de exportación finalizó la jornada en 41.28 dólares por barril, lo que representó una caída de 9.5 por ciento o 4.35 dólares, respecto al precio de cierre del viernes que fue de 45.63, según datos de Petróleos Mexicanos (Pemex). Este miércoles, el petróleo cerró en un estimado de 41.41 dólares por barril.

Jorge Gordillo Arias , director de análisis económico de CI Banco, explicó en entrevista que la baja del precio del petróleo se debe la sobre oferta petrolera a nivel internacional, el crecimiento en la producción de Estados Unidos, la baja demanda de Europa y China, la amenaza del Medio Oriente por cortar el suministro y la sobreproducción de petróleo de Arabia Saudita.

El analista dijo que “desde que Estados Unidos aplicó su proceso de fracturación en le suelo para extraer hidrocarburos hubo una sobre carga de oferta en los mercados y si Arabia Saudita no reduce su cuota de producción los precios seguirán igual o incluso disminuyendo. No es lo mismo vender el barril hasta 90 dólares como lo hizo México al principio, que a como está ahora”.

De acuerdo con cifras del Seguimiento del Precio del Petróleo, publicados por la Secretaría de Economía (SE), el 31 de julio fue cuando se registraron los menores precios por barril de este mes; la mezcla mexicana (MME) se cotizó en 45.63 dólares, el West Texas Intermediate (WTI) en 47.12 dólares y el petróleo Brent en 52.21 dólares.

Los precios más altos por barril se cotizaron el 3 de julio con 55.35 dólares por la mezcla mexicana; el WTI en 56.93 y el Brent alcanzó los 62.07 dólares.

En lo que va del año, el menor precio por barril llegó cotizarse en enero, cuando su valor alcanzó los 37 dólares, rompiendo así el piso de los 30 dólares, hecho que no se veía desde 2009, según datos de Petróleos Mexicanos (Pemex); por el contrario, el precio más alto de la mezcla mexicana se alcanzó en junio de 2014 cuando llegó hasta los 102.41 dólares.

De acuerdo con el Reporte de Resultados de Pemex al 30 de junio de 2015, la producción de petróleo crudo disminuyó 9.8 por ciento; el precio promedio de la mezcla mexicana de exportación disminuyó 44.4 por ciento al pasar de 97.09 dólares a 53.95.

Al respecto, el director de análisis económico de CI Banco comentó a SinEmbargo que a parte de las condiciones internacionales que regulan al mercado petrolero, “con el reciente anuncio del desembargo a Irán para producir más petróleo hay una creciente preocupación”.

En ese sentido detalló que en si en este momento los precios del barril están en un promedio de 40 dólares “se podría esperar que se alcancen los valores registrados principios de este año, es decir, que podríamos alcanzar el piso de los 30 dólares y cotizar más o menos en 38”.

Pese a lo anterior, el analista económico aclaró que “a finales de este año, cuando todo se estabilice un poco más, podríamos esperar los 50 dólares por barril, sin embargo difícilmente alcanzaremos a corto plazo los precios por arriba de los 100 dólares”, aclaró .

LA BALANZA INTERNACIONAL

i los precios del crudo aumentan a 75 dólares por unidad, en promedio, en los próximos seis meses (de abril a septiembre), el PIB de México repuntaría en 0.2 por ciento durante ese periodo. Foto: EFE

La sobreproducción de Arabia Saudita y el acuerdo entre EU e Irán impactan en la cotización del crudo. Foto: EFE

Los petroleros no sólo están amenazados por la sobre producción de Arabia Saudí, ya que en los últimos días Irán también alertó con incrementar su oferta de petróleo en un millón de barriles diarios,  en tanto se prepara lanzar 500 barriles al día cuando les quiten las sanciones interpuestas por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), informó la agencia Bloomberg en días recientes.

El 5 de agosto de este año, la OPEP –que aporta información sobre los precios más opiniones y previsiones por parte de sus miembros– informó que el precio del crudo de los que integran la organización retrocedió hasta los 47.90 dólares el barril, es decir, el 1.03 por ciento menos que el valor del lunes pasado.

De acuerdo con la OPEP,”la cotización del barril de se sitúa en su nivel más bajo desde principios de febrero y continúa así con el abaratamiento causado por una oferta mundial de oro negro excesiva frente a una demanda relativamente débil”.

A nivel internacional, los petróleos que más se toman en cuenta por la cantidad de su producción y presencia a nivel internacional son el petróleo WTI (West Texas Intermidiate o Texas Light Sweet) que es una mezcla que contiene el promedio de características del petróleo extraído en campos occidentales de Texas, Estados Unidos; asimismo está el Brent, que es un crudo que se extrae principalmente del Mar del Norte y es el que marca la referencia en los mercados europeos; también  cotiza en el mercado el petróleo ruso que en los últimos meses ha marcado tendencias a nivel global.

En 2008, Estados Unidos producía 5 millones de barriles de petróleo crudo, pero en 2014 se convirtió en el mayor productor del mundo, rebasando a los propios rusos y a Arabia Saudita, gracias al desarrollo de los campos de shale en Texas y Dakota del Norte. Por lo que en el entendido de que EU es el principal comprador de petróleo azteca y su mayor abastecedor de productos energéticos petrolíferos, México será uno de los países que más sentirán el impacto de un acercamiento entre Estados Unidos y Rusia.

Tan sólo en dos meses Estados Unidos ha importado 70 mil barriles diarios de petróleo ruso, es decir 4.6 millones de barriles, la razón: la reducción de la diferencia de precios entre dos tipos de crudo, el Brent del Mar del Norte y el WTI de Texas.

Actualmente el precio del WTI en 45.89 dólares el barril, lo que significa un aumento del 0.17 por ciento frente a los 45.81 dólares en el cierre del martes 4 de agosto en Nueva York, mientras que el Brent cerró en 50.21 dólares el barril, subiendo un 0.20 por ciento frente a los 50. 11 dólares en Londres.

En ese contexto, la falta de un plan de la OPEP para acomodar el retorno del energético iraní aumenta las expectativas de un mercado sobreabastecido.

Arabia Saudita y otros miembros clave no dan señales de que vayan a abandonar su enfoque de defender la cuota de mercado en lugar de los precios, que han perdido 10 por ciento este año. Irán espera aumentar su producción en 500 mil barriles por día (bpd) tan pronto como se eliminen las sanciones en su contra por su programa nuclear y en 1 millón de bpd dentro de unos meses, según el ministro de Petróleo, Bijan Zanganeh.