La pandemia de COVID-19 afectó a la industria automotriz. Aunque las ventas de vehículos nuevos y seminuevos fueron a la baja, la participación en el mercado de los autos usados aumentó, de modo que las opciones más baratas de transporte privado fueron más viables, en un contexto de precariedad económica agravada en que las búsquedas de trabajos de repartidor y chofer fueron al alza.

Ciudad de México, 6 de septiembre (SinEmbargo).- El coronavirus limitó la movilidad y la capacidad económica de la población mexicana. Sin la posibilidad de transportarse como lo hacían y con mayor incertidumbre en el mercado laboral, la gente abandonó las calles y el gasto acostumbrado. Con la depresión del consumo y del traslado, una de las consecuencias fue el golpe de timón de la industria automotriz, cuyas ventas de autos nuevos y seminuevos cayeron 31.8 y 8.1 por ciento entre 2019 y 2020, respectivamente.

En el caso de los vehículos nuevos, lo anterior implica que, mientras que de enero a julio de éste año fueron vendidas y compradas 509 mil 318 unidades, en el mismo periodo del año pasado fueron vendidas y compradas 746 mil 598 unidades, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

La forma de pago para la adquisición de nuevos vehículos también varió en 2020. Hoy en día, seis de cada 10 coches adquiridos son pagados a crédito. En comparación con el año pasado, el número de unidades nuevas financiadas éste año, como proporción del total de vehículos nuevos vendidos en México, fue 3.2 puntos porcentuales superior. Ello implica que la gente continuó recurriendo cada vez más al endeudamiento para poder comprarse un coche nuevo, como ha venido sucediendo en los últimos seis años a nivel nacional, indican datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Con respecto a la compraventa de vehículos seminuevos no existen datos absolutos. Sin embargo y de acuerdo con el director general adjunto de la AMDA, Guillermo Rosales Zárate, dos de cada 10 vehículos comercializados en México son seminuevos. De ese modo y como proporción según el total de vehículos nuevos vendidos en México tendríamos que en 2020, fueron vendidos cuando menos 127 mil 330 vehículos usados, de los cuales, la mitad (58 mil 129) habría sido adquirida por medio de un crédito.

Las cifras oficiales de financiamiento de vehículos seminuevos refieren que el número de unidades comercializadas éste año (58 mil 129) fue inferior al número de unidades vendidas en 2019 (63 mil 241).

Pese a que la venta de vehículos usados se topó con un ligero bache, en los últimos seis años la demanda de autos seminuevos en México se duplicó, considerando que, mientras que en 2014 el 8.7 por ciento de los vehículos financiados fueron unidades usadas, en 2020 la proporción ha sido del 15.4 por ciento.

Lo anterior contrasta con el comportamiento del financiamiento de autos nuevos que fue a la baja en dicho periodo. En 2014, nueve de cada 10 autos vendidos fueron unidades nuevas; pero en lo que va de 2020, ocho de cada 10 vehículos financiados fueron unidades nuevas. Es decir que hubo una caída de 6.7 puntos porcentuales en la demanda de vehículos nuevos financiados en los últimos seis años.

En la siguiente tabla usted puede consultar las cifras nacionales de compraventa de vehículos, de movilidad y de tendencias relacionadas con su uso.

TRABAJO Y SEMINUEVOS 2020

El mercado automotor en México ha venido cerrando la brecha entre la compraventa de vehículos nuevos y seminuevos. Los datos oficiales disponibles indican al respecto que, primero, la COVID-19 podría estar facilitando el proceso, y segundo, que en lo que va de 2020 las opciones más económicas de transporte privado fueron más viables.

Como ejemplo de ello están las cifras de vehículos financiados entre marzo –cuando fue declarada la emergencia sanitaria– y julio de éste año. De acuerdo con la AMDA, la venta a crédito de vehículos nuevos cayó 10.7 por ciento, mientras que la venta de vehículos seminuevos aumentó 16.2 por ciento en el periodo referido.

Éste equilibrio entre ambos mercados del sector automotor está relacionado con la incertidumbre económica –que se agravó con el coronavirus– y también, con el encarecimiento de los vehículos nuevos, refieren algunos análisis de la AMDA.

Sin embargo, dado el distanciamiento social que obligó a muchos connacionales a priorizar el transporte particular sobre el público, a que mucha gente se ha visto obligada a vender su coche para sobrellevar su economía, además de que otra parte de la población mexicana ha optado por adquirir vehículos seminuevos por la demanda de unidades para servicios relacionados con plataformas digitales, el mercado de los autos usados se ha visto fortalecido, indica información de la plataforma de compraventa de seminuevos Kavak.

La compañía indicó a éste medio digital que a pesar de que en abril sus ventas cayeron 28 por ciento en México con respecto al mismo mes de 2019, entre mayo y agosto tuvieron una recuperación importante que resultó en un crecimiento acumulado anual de más de 100 por ciento en comparación con el mismo periodo del año previo.

Asimismo, Kavak aseguró que, dado que el mercado de autos seminuevos va en ascenso a nivel nacional, su stock de dos mil coches pasará a ser de 20 mil en los próximos meses para hacer frente a la demanda.

A pesar de que no existen cifras oficiales que permitan afirmar que el aumento en la venta de vehículos seminuevos está relacionado con el aumento de la demanda de servicios de comercio digital (o e-commerce), los datos disponibles sí arrojan una coincidencia entre el aumento de ventas de autos usados y la búsqueda de trabajos relacionados con plataformas de e-commerce en México.

De acuerdo con un análisis de la Unidad de Datos de SinEmbargo con base en las tendencias de Google, las búsquedas en México de trabajos de repartidor y chofer aumentaron 38.3 y 18.6 por ciento entre marzo y agosto de 2020, respectivamente.

La tendencia general de búsqueda de ambas ocupaciones, junto con la de trabajos relacionados con plataformas digitales como Cornershop, DiDi, Uber y Rappi fue al alza con variaciones acumuladas de 23.9 por ciento, con una diferencia real de 7.1 por ciento en cinco meses.

MOVILIDAD Y TRANSPORTE

Hasta el cierre del año pasado, en México hubo 50 millones 594 mil 282 vehículos de motor registrados en circulación, que incluyen automóviles, camiones y camionetas para pasajeros, camiones para carga y motocicletas, así como unidades gubernamentales y de servicios públicos y particulares, de acuerdo con cifras del Inegi.

Debido al distanciamiento social y a las restricciones de movilidad establecidas por los distintos niveles de gobierno en México, la dinámica de traslado de la población mexicana fue a la baja desde marzo, cuando las autoridades federales implementaron mecanismos relacionados con la emergencia sanitaria decretada el día 30 de dicho mes.

La información de Apple Maps analizada por éste medio digital refiere que la movilidad en coche particular, en transporte público y a pie tuvo caídas acumuladas de 171.2, 397.9 y 211.9 por ciento, entre el 1 de marzo y el 2 de septiembre de 2020, con respecto a la línea base de movilidad registrada el día 13 de enero de 2020.

A pesar de que la movilidad en México aún no recupera los niveles registrados previos al inicio de las restricciones sanitarias por la pandemia de coronavirus, poco a poco a partir de abril de éste año, la movilidad ha ido en aumento a nivel nacional.

Un ejemplo de dicha situación se ve reflejado en las cifras del Inegi sobre el número de usuarios de transporte público en algunas de las principales manchas urbanas a nivel nacional, como en el caso de las ciudades de Guadalajara, México y Monterrey.

Entre marzo y mayo de 2020, el número de usuarios de los diferentes sistemas de transporte público urbano en las tres ciudades mencionadas cayó 63.9 por ciento, lo que implicó que dichos sistemas tuvieran 109 millones 629 mil 182 menos usuarios acumulados por mes que a inicios de la pandemia en el país.

Sin embargo, entre mayo y junio las cifras arrojan un aumento de 25.2 por ciento en el número de usuarios de transporte público en las ciudades de Guadalajara, México y Monterrey, de modo que en el último mes de registro hubo 15 millones 602 mil 669 ingresos adicionales al transporte público.