Esta semana, Dinamarca introdujo sus restricciones de coronavirus más estrictas hasta el momento en algunas partes del país, ya que ordenó el sacrificio de 13 millones de visones para contener la nueva cepa del coronavirus, denominada “Clúster 5”.

Copenhague/Ciudad de México, 6 de noviembre (SinEmbargo/Vice News).– Más de 200 personas han sido infectadas con la nueva cepa del coronavirus que se cree que se transmitió a través de visones en Dinamarca. El instituto Statens Serum, una agencia de enfermedades infecciosas, dijo que había encontrado variantes del SARS-CoV-2 en 214 personas desde junio.

Esta semana, Dinamarca introdujo sus restricciones de coronavirus más estrictas hasta el momento en algunas partes del país, ya que ordenó el sacrificio de 13 millones de visones para contener la nueva cepa, denominada “Clúster 5”.

El grupo 5 debilita los anticuerpos fundamentales para la eficacia de cualquier posible vacuna, lo que significa que las que se están desarrollando actualmente podrían retrasarse o, en el peor de los casos, volverse ineficaces, cita el periodista Sebastian Skov Andersen, de Vice News.

Se cree que la mutación se produjo cuando el virus se transmitió entre visones que se cultivan comercialmente por su piel en Dinamarca. Al menos 216 granjas han registrado brotes entre sus poblaciones de visones.

Esta fotografía de archivo del viernes 9 de octubre de 2020 muestra a visones en un criadero en Gjoel, Dinamarca.

Esta fotografía de archivo del viernes 9 de octubre de 2020 muestra a visones en un criadero en Gjoel, Dinamarca. Foto: Mads Claus Rasmussen/Ritzau Scanpix vía AP, archivo

“Es muy, muy grave”, dijo la Primera Ministra danesa Mette Frederiksen.

Kåre Mølbak, vicepresidente ejecutivo del Instituto Statens Serum –que depende del Ministerio de Salud–, enfatizó cuán graves son los riesgos asociados con la nueva mutación. “El peor de los casos es que tengamos una pandemia que comienza de nuevo con su punto de origen en Dinamarca”, dijo Mølbak.

Para contener el brote, el Gobierno danés anunció el cierre completo de siete municipios de Northern Jutland, la región administrativa en el extremo norte de Dinamarca donde se encontraron la mayoría de los casos originales.

Se ha advertido a los residentes que no viajen a los municipios vecinos a menos que sea absolutamente necesario, se ha cerrado el transporte público y se ha alentado a todos los lugares de trabajo a enviar a sus empleados a casa a menos que cumplan una función crítica. El Gobierno también ha aumentado las capacidades de prueba locales e instó a todos los residentes a hacerse la prueba.

No todos los expertos están tan preocupados como el Gobierno danés. Si bien están de acuerdo en que hay motivos para preocuparse por el rumbo de la situación, muchos no ven motivos para entrar en pánico por el momento.

“Es un grupo muy pequeño de personas que han sido infectadas, por lo que el alcance del problema es difícil de establecer en este momento”, dijo Christian Wejse, epidemiólogo del Hospital Universitario de Aarhus. “El problema con el Grupo 5 es que puede escabullirse de la vacuna, aunque es un poco pronto para preocuparse por una vacuna que aún no tenemos”.

La Primera Ministra danesa, Mette Frederiksen.

La Primera Ministra danesa, Mette Frederiksen. Foto: EFE/EPA/Philip Davali

España sacrificó 100 mil visones en julio después de que se detectaran casos en una granja en la provincia de Aragón, y decenas de miles de animales fueron sacrificados en los Países Bajos luego de brotes en granjas en ese país, según la cadena británica BBC.

Joaquín Olona, Consejero de Agricultura de Aragón, dijo entonces a los periodistas que la decisión de sacrificar los visones se tomó “para evitar el riesgo de transmisión humana”. También explicó que no estaba claro si “la transmisión es posible de animales a humanos y viceversa”. Se están realizando estudios para averiguar cómo y por qué los visones han podido contraer y propagar la infección.

Helen Briggs, periodista de salud y ciencia de la BBC, afirmó que hace tiempo que se sabe que el visón puede contraer la infección. Y las condiciones son propicias para que la enfermedad pueda propagarse rápidamente de un animal a otro.

La COVID-19 tuvo su origen en el reino animal. Pero ahora hay más probabilidades de que los animales estén expuestos al virus a través del contacto con humanos portadores. Los granjeros de visón fueron alertados del problema cuando sus animales se enfermaron. A los conservacionistas les preocupa que si el virus se cruzara con la vida silvestre, podríamos no notarlo por un tiempo. Y la COVID-19 podría ser catastrófica para animales en peligro de extinción, como los gorilas y los chimpancés.

Los estudios han demostrado que el virus es contagioso entre ciertos animales, incluidos gatos y perros. Sin embargo, se conoce poco sobre la posibilidad de transmisión de animal a humano, lo algo que los especialistas están investigando, recuerda BBC.

En una conferencia de prensa en junio, la epidemióloga de la OMS Maria van Kerkhove dijo que “hubo individuos que infectaron a los visones (…) y, a su vez, algunos de estos visones infectaron a algunas personas”. Van Kerkhove indicó: “Estamos entendiendo lo que esto realmente significa en términos de transmisión y qué papel pueden desempeñar [los visones]”.

Visones sacrificados en Farre, Dinamarca.

Visones sacrificados en Farre, Dinamarca. Foto: Mette Moerk, EFE