Foto: Ana Ríos, SinEmbargo

“Ya me cansé de la injusticia, de los muertos, de la indiferencia”. Foto: Ana Ríos, SinEmbargo

Ciudad de México, 7 de noviembre (SinEmbargo).– Cientos de personas prendieron veladoras en las escalinatas del Ángel de la Independencia como muestra de apoyo a los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Los manifestantes portaron pancartas cuyos mensajes respondían a la última expresión del Procurador Jesús Murillo Karam, “Muchas gracias… ya me cansé”, pronunciada durante la conferencia de la tarde de ayer y, en respuesta, escribieron “México también se cansó”, “Ya me cansé de la injusticia, de los muertos, de la indiferencia”. La frase también se volvió Trendig Topic en la red social Twitter.

A pesar de la información brindada por el titular de la Procuraduría General de la República (PGR) sobre las declaraciones de tres miembros de Guerreros Unidos, quienes aseguraron haber asesinado a los estudiantes, las personas que se reunieron en el monumento exigieron su aparición con vida: “Nos quieren desaparecer la esperanza”, argumentaron en un cartel.

Durante la velada, realizaron un mitin para después marchar rumbo a las instalaciones de la PGR mientras contaban hasta 43; cada número fue seguido de la frase “¡con vida!”. En el camino, nombraron a cada uno de los 43 normalistas acompañado de la consigna “Vivo lo queremos”.

Posteriormente, los manifestantes pasaron lista de los diversos hechos de violencia y asesinatos registrados en México, los cuales han quedado impunes. “¡Presente!”, gritaban después de cada uno.

En otras ciudades, como Guadalajara, también se realizaron concentraciones espontáneas para demandar la aparición de los normalistas.

El Procurador Murillo Karam ayer dijo que los detenidos Patricio Reyes Landa, alias “El Pato”, Juan Osorio Gómez, alias “El Jona” y Agustín García Reyes, alias “El Chereje” confesaron haber asesinado a la mayoría de los 43 normalistas secuestrados por policías de Iguala.

Según esta versión, los detenidos, miembros del Cártel Guerreros Unidos, mataron a los normalistas y luego los quemaron; a algunos de ellos, cuando aún estaban vivos, dijo Murillo Karam desde Chilpancingo.

Horas después, la organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI) cuestionó los datos presentados por el Procurador y aseguró que, si el gobierno hubiera actuado en contra del ex Alcalde José Luis Abarca Velázquez desde 2013, cuando fue acusado de homicidio, la tragedia de los estudiantes se hubiera evitado.

“Las líneas de investigación de la desaparición forzada y ejecuciones extrajudiciales han sido limitadas e incompletas, además de estar acompañadas de funcionarios que se rehusan a cuestionar la colusión entre el Estado y el crimen organizado que subyace a estas graves violaciones de derechos humanos”, dice AI.