La juez federal Sandra Leticia Robledo Magaña le concedió una suspensión definitiva a Emilio Lozoya, ex director de Pemex, que impide a la PGR cualquier orden de aprehensión en su contra. En la carpeta se indaga al ex funcionario por cohecho y enriquecimiento ilícito, ya que ex ejecutivos de Odebrecht afirman haberle entregado 10.5 millones de dólares a cambio de contratos en Pemex.

Ciudad de México, 7 de noviembre (SinEmbargo).– Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos, obtuvo una suspensión definitiva que impide a la Procuraduría General de la República (PGR) pedir cualquier orden de aprehensión en su contra por el caso Odebrecht.

La juez federal Sandra Leticia Robledo Magaña le concedió una suspensión definitiva que impide a la PGR determinar la carpeta de investigación FED/SEIDF/CGI-CDMX/117/2017, sin darle acceso a la misma y garantizarle su derecho de defensa.

Según el fallo de la Juez Primero de Distrito en Amparo Penal de la Ciudad de México, difundido en medios, esta suspensión estará vigente hasta que dicte una sentencia en el juicio de garantías, lo que podría ocurrir en meses.

De acuerdo con lo reportado, en caso de que la PGR haya judicializado el caso antes de la determinación de la juez, la suspensión quedaría sin efectos.

El ex directivo de Pemex reclamó en su demanda de amparo que desde el pasado 19 de septiembre su defensa intentó de revisar la carpeta de investigación y no le dieron acceso.

En la carpeta de la PGR se indaga al ex funcionario por cohecho y enriquecimiento ilícito, ya que ex ejecutivos de Odebrecht afirman haberle entregado 10.5 millones de dólares a cambio de contratos en Pemex.

Además, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) también integra en su contra la carpeta de investigación FED/FEPADE/UNAI-CDMX/1139/2017, por el supuesto financiamiento ilícito de la constructora brasileña a la campaña de Enrique Peña Nieto en el 2012.

El diario brasileño O’Globo reveló el 13 de agosto que el director de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll, declaró que “los pagos comenzaron en marzo de 2012, cuando Lozoya era uno de los principales integrantes del comité de campaña del actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto”.

“Los primeros pagos de propina se producirían en el comienzo y el 2012, cuando el entonces candidato Peña Nieto lideraba las encuestas, el PRI se acercaba a una probable victoria y Lazoya era cotizado para asumir un cargo de relevancia en el futuro gobierno.

Según Weyll, el primer pago para Lozoya, 4 millones de dólares, fue una manera de señalar que, si el PRI vencía la elección, la asociación corrupta podría rendirle aún más”, destacó el medio.

O’Globo detalló que Weyll dijo a los fiscales brasileños, en un testimonio del 16 de diciembre del año pasado en la Fiscalía de la República en Guarulhos:

“A principios de 2012, constaté que Emilio Lozoya había alcanzado una posición destacada en el PRI, que disputaba las elecciones presidenciales de julio de 2012, cuyo candidato [Peña] era el favorito en las encuestas electorales. Lozoya se había convertido en uno de los líderes del comité de campaña, por lo que probablemente se convertiría en una persona influyente en la administración pública del país”.

El ex director de Pemex ha negado en diversas ocasiones las imputaciones y la información que hace referencia a supuestos actos de solicitud y/o recepción de sobornos directa o indirectamente por mi parte a la empresa Odebrecht o a sus funcionarios.