Economía

El 10% acapara 57% de los ingresos: mexicanos viven intensa desigualdad, dice informe

07/12/2021 - 6:40 pm

La élite mexicana recibe actualmente el 57 por ciento del ingreso nacional y concentra el 79 por ciento de la riqueza total, en contraparte el 50 por ciento más pobre sólo percibe  el 9 por ciento de los ingresos y no tiene riqueza, sino deudas.

Ciudad de México, 7 de diciembre (SinEmbargo).– México es uno de los países más desiguales en la Tierra. El 10 por ciento más rico de la población recibe actualmente el 57 por ciento del ingreso nacional, mientras que la mitad más pobre de la población gana el 9 por ciento, señala el Laboratorio de las Desigualdades Mundiales en la segunda edición de su informe publicado este martes.

“A diferencia de las grandes economías de Europa, Asia y Norteamérica, México no ha tenido una fuerte reducción de la desigualdad a lo largo del siglo XX. De hecho, la desigualdad de ingresos en México ha sido extrema a lo largo del pasado y siglos presentes”, establece el documento en su apartado sobre esta nación. 

En México, refiere, el ingreso nacional promedio por año de la población adulta es de 232 mil 790 pesos, no obstante el 50 por ciento inferior gana 42 mil 700 pesos, es decir 9 por ciento del total mientras que el 10 por ciento superior gana 30 veces más: un millón 355 mil 030 pesos, es decir el 57 por ciento del total.

El informe señala además que la riqueza media de los hogares en México asciende a 833 mil 660 pesos. Sin embargo, refiere que la mitad más pobre de la población está privada de riqueza, ya que ésta es negativa, lo que significa que este grupo tiene en promedio más deudas que activos.

El 50 por ciento más pobre en México sólo percibe  el 9 por ciento de los ingresos y no tiene riqueza, sino deudas. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro.

Esto está en marcado contraste con el 10 por ciento más rico de la población, que posee el 79 por ciento de la riqueza total, la cual es la suma de todos los activos financieros (por ejemplo, acciones, bonos) y activos no financieros (por ejemplo, (por ejemplo, vivienda), y el neto de deudas, mientras que el valor es del 52 por ciento, por ejemplo, en Noruega.

Una investigación realizada por la reportera Guadalupe Fuentes, y publicada en SinEmbargo, señala en ese sentido cómo mientras los ingresos de los hogares mexicanos disminuyeron 5.8 por ciento en el 2020 debido a la pandemia de COVID-19, las seis personas más ricas del país incrementaron sus fortunas hasta en un 60 por ciento.

El reportaje destaca que Carlos Slim, Sara Mota de Larrea, Alberto Baillères, Juan Beckmann y Germán Larrea son cinco de los empresarios más acaudalados que incrementaron su fortuna en esta pandemia.

BRECHA DE GÉNERO Y GOLPE CLIMÁTICO

La participación del trabajo femenino en el ingreso en México es del 33 por ciento, un porcentaje por debajo del promedio en América Latina (35 por ciento) y de países como Brasil (38 por ciento) y Argentina (37 por ciento). 

Esta proporción, además, está ligeramente por encima de la media en África subsahariana (28 por ciento) y significativamente por debajo de los niveles en Europa occidental y oriental (38 y 41 por ciento, respectivamente).

Sin embargo, desde 1990, la participación del trabajo femenino en el ingreso aumentó ha aumentado nueve puntos porcentuales, de acuerdo con los mismos datos.

El informe refiere que las desigualdades con respecto a los ingresos y a la riqueza en todo el mundo también están estrechamente relacionadas con las desigualdades ecológicas y las desigualdades en las contribuciones al cambio climático. En ese sentido, refiere que en promedio, los seres humanos emiten 6.6 toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2) per cápita por año.

En México, añade, estas desigualdades también son muy altas. En el país, el promedio de las emisiones de carbono equivalen a unas cinco toneladas per cápita. Mientras que el 50 por ciento inferior de la población emite menos de 2 toneladas per cápita, las emisiones del top del 10 por ciento son más de 10 veces superiores, es decir 20 toneladas per cápita. 

“Estos niveles de desigualdad son significativamente más altos que en Brasil (donde el 10 por ciento superior de la población emite ocho veces más que el 50 por ciento inferior) y comparables con China (12)”, destaca el documento.

LA DESIGUALDAD EN AMÉRICA LATINA

La desigualdad, señala el reporte, varía significativamente entre la región más igualitaria, Europa, y la más desigual que es Oriente Medio y África del Norte. En la primera, el 10 por ciento de los ingresos más altos se sitúa en torno al 36 por ciento, mientras que en la segunda alcanza el 58 por ciento. 

“Entre estos dos niveles, vemos una diversidad de patrones”, dice el estudio al señalar que en el Este de Asia, el grupo más rico registra el 43 por ciento del ingreso total, mientras que en América Latina tiene el 55 por ciento.

El porcentaje se eleva cuando se trata de la concentración de riqueza.

Los mismos datos muestran que el grupo con más recursos de América Latina captura el 77 por ciento de la riqueza total de los hogares, frente al 22 por ciento del 40 por ciento con un nivel de vida medio y el 1 por ciento del 50 por ciento con menos recursos. 

En Europa, por establecer una comparación, el 10 por ciento superior posee el 58 por ciento de la riqueza total, frente al 38 por ciento del 40 por ciento del nivel medio y el 4 por ciento del 50 por ciento del estrato inferior.

“Dicho de otra manera, existe tanta desigualdad de ingresos entre los ciudadanos del mundo como entre las personas que viven en América Latina o en el África subsahariana. Esto puede explicarse por la presencia de sociedades duales dentro de estas regiones: se trata de sociedades con una élite económica y política muy próspera que disfruta de los niveles de prosperidad de los países de altos ingresos y que vive junto a personas en extrema pobreza”, refiere el reporte.

Una muestra de esta desigualdad es que ​​el 50 por ciento más pobre de América Latina tiene 630 veces menos riqueza en sus hogares que el 10 por ciento más rico.

En cuanto a la brecha de género, se destaca que en los países latinoamericanos la participación promedio del ingreso laboral femenino es del 35 por ciento con valores que van del 26 por ciento en Guatemala al 42 en Barbados.

“En los dos países más poblados (Brasil y México), las participaciones son del 38 y 33 por ciento respectivamente”, indica el informe. 

En comparación refiere que los países asiáticos exhiben porcentajes más bajos que Europa y América del Norte, con un promedio del 27 por ciento.

“La dinámica que observamos varía de un país a otro. En Europa Occidental, América del Norte, América Latina y el Caribe, el ligero aumento de la participación del trabajo femenino en los ingresos se debió principalmente a la mayor participación de la mujer en el mercado laboral”, precisa el reporte.

Al dar cuenta del impacto ambiental en la región, se menciona que del total de las 2 mil 450 millones de toneladas de carbono liberadas desde 1850, América del Norte es responsable del 27 por ciento, Europa del 22, China del 11, Asia Meridional y Sudoriental del  9, Rusia y Asia Central del 9, Asia Oriental (incluido Japón) del 6, al igual que América Latina y MENA, mientras que el África subsahariana es responsable del 4 por ciento. 

Obed Rosas
Es licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón de la UNAM. Estudió, además, Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Más comentado

más leídas

más leídas