Galileo
THE CONVERSATION

Los bebés humanos que no son amamantados sufren 14 veces más probabilidades de morir

08/10/2021 - 9:41 am

El cálculo de los costes de la lactancia en relación al cambio climático determinó la importancia proteger, promover y apoyar esta actividad para la salud del planeta y su gente. Es más, su práctica se considera “decisión climáticamente inteligente”.

Por Ester Massó Guijarro
Profesora Titular de Filosofía Moral, Universidad de Granada

Madrid, 8 de octubre (TheConversation).- La lactancia humana fue declarada “derecho humano” por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en 2016, por su condición universal: alcanza a cualquier ser humano, con un impacto fundamental en el bienestar global.

Pese a ello, sigue brillando por su ausencia su abordaje holístico como fenómeno hipercomplejo en el marco del desarrollo humano. Se echa en falta una perspectiva pluridisciplinar que vindique su multidimensionalidad, desmarcándose de su habitual encuadre conceptual y experimental exclusivo de las ciencias de la salud. Más que nunca, urge contribuir a generar una cultura hospitalaria a la lactancia humana.

Esta urgencia se ha extremado tras la pandemia de COVID-19. Ha aflorado la necesidad de sociedades resilientes y adaptables que puedan responder rápida y eficazmente a los desafíos sanitarios y las consecuencias económicas asociadas.

La evidencia científica muestra que la lactancia acarrea beneficios de toda índole para la salud, el capital humano y el futuro de los menores, sus madres y sus países. Foto: Cuartoscuro

LA PANDEMIA HA DIFICULTADO LA LACTANCIA

Como se está visibilizando en la actual Semana Europea de la Lactancia Materna y prueba el Informe de Lactancia 2020, la pandemia ha dificultado la lactancia. Un hecho relevante dado que, a nivel mundial, los bebés humanos que no son amamantados de forma exclusiva sufren 14 veces más probabilidades de morir que los bebés que sí lo hacen.

Por otro lado, a raíz de la pandemia de COVID-19, los ingresos familiares se han visto globalmente disminuidos. Tanto es así que el Programa Mundial de Alimentos de la ONU estimó que, para fines de 2020, 265 millones de personas padecían inseguridad alimentaria, lo que radicaliza aún más la importancia de la lactancia humana.

Aunque sólo es posible reconocer la resiliencia retrospectivamente, la pandemia de COVID-19 se ha producido en un momento pionero de la historia de la humanidad en el que se dispone de suficiente conocimiento sobre los determinantes de salud en las primeras etapas de la vida. Por lo que sabemos, un enfoque coordinado en la madre, el recién nacido y la salud infantil (MNCH, en sus siglas en inglés) promoverá la resiliencia posterior. Dicho conocimiento ofrece una oportunidad sin precedentes para terminar con estrategias arraigadas perniciosas y reinvertir en MNCH en la llamada “nueva normalidad”.

Además, el análisis de las consecuencias a corto, medio y largo plazo del impacto socioeconómico proporciona información crucial sobre el alcance de la MNCH, como el desarrollo neurocognitivo y la nutrición.

Lo interesante es que la lactancia humana se considera un pilar para estos aspectos: la evidencia científica muestra que acarrea beneficios de toda índole para la salud, el capital humano y el futuro de los menores, sus madres y sus países. En todo ello se han reconocido fundamentales la inversión social, el compromiso político y la participación pública.

El nivel de morbilidad y mortalidad evitables se traduce en costos de tratamiento del sistema de salud mundial de mil 100 millones de dólares anuales. Foto: EFE

NO AMAMANTAR SALE ASÍ DE CARO

La nueva herramienta Cost of Not Breastfeeding Tool, basada en datos de acceso abierto, fue desarrollada para ayudar a los responsables políticos y promotores a tener información sobre los tremendos costos humanos y económicos estimados de no amamantar a nivel nacional, regional y mundial.

Los resultados muestran que 595 mil 379 muertes infantiles (de 6 a 59 meses) de diarrea y neumonía cada año son atribuibles a no amamantar. También se aprecia que 974 mil 956 casos de obesidad infantil (y todas sus comorbilidades asociadas a corto y largo plazo) al año se atribuyen a no amamantar. En cuanto a las madres, la lactancia humana tiene el potencial de prevenir 98 mil 243 muertes por cánceres de ovario y diabetes tipo II cada año.

Este nivel de morbilidad y mortalidad evitables se traduce en costos de tratamiento del sistema de salud mundial de mil 100 millones de dólares anuales. Se estima que las pérdidas por mortalidad infantil prematura y de mujeres ascenderán a 53 mil 700 millones de dólares por año en el futuro. Sin embargo, el mayor componente de las pérdidas económicas son las llamadas “pérdidas cognitivas”, que se valora equivalen a 285.4 mil millones de dólares anuales.

Sumando estos costos, se calcula que las pérdidas económicas mundiales ascienden a 341 mil 300 millones de dólares, es decir, 0.70 por ciento del valor nacional bruto mundial.

La lactancia humana puede considerarse una cuestión de seguridad alimentaria global. Foto: Cuartoscuro

UNA DECISIÓN CLIMÁTICAMNTE INTELIGENTE

Destaca igualmente el impacto estimado del no amamantamiento en el medio ambiente. Un cálculo de sus costes en relación al cambio climático determinó la importancia proteger, promover y apoyar la lactancia humana para la salud del planeta y su gente. Es más, su práctica se considera “decisión climáticamente inteligente”.

Este fue precisamente el motivo y lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna del pasado año. En el marco de sus vindicaciones, destaca el objetivo de armonizar las políticas y directrices nacionales e internacionales sobre lactancia humana y alimentación de menores con los planes de los Objetivos del Desarrollo Sostenible, así como otras iniciativas sobre el medio ambiente y el clima.

Al final, la lactancia humana puede considerarse una cuestión de seguridad alimentaria global.

LACTANCIA SOSTENIBLE

En el campo de la filosofía, la lactancia humana no ha sido considerada un objeto de estudio relevante hasta fechas muy recientes. Antes se consideraba un mero hecho fisiológico sin interés especulativo. Pero lo cierto es que la lactancia humana implica un sistema de crianza que se practica de modos muy diversos dependiendo de las condiciones ecológicas y los valores culturales. Es una forma de estar y habitar en el mundo, en definitiva.

En el futuro inmediato, se hace prioritario aplicar perspectivas interdisciplinares para avanzar en su investigación y maximizar su alcance e impacto. La comunidad científica debe involucrar a las familias, entornos y otras partes interesadas en la planificación de la investigación y, sobre todo, procurar la traducción de conocimientos, ya que la lactancia humana está en el origen mismo de la salud de la especie.

La lactancia sigue brillando por su ausencia en el abordaje holístico como fenómeno hipercomplejo en el marco del desarrollo humano. Foto: Cuartoscuro

El pecho se puede estudiar desde el apoyo mutuo, la dialéctica de los comunes y como praxis popular; también desde la injusticia epistémica y desde los estudios de género. Es feminista, humanista, antiadultocéntrica por antonomasia y deliciosamente anárquica; más aún: es libertaria. Contiene en sí el intrínseco germen de la ruptura con la dicotomía entre naturaleza-cultura o individuo-comunidad, porque lo es todo al mismo tiempo, como decía Saramago del ser humano.

Rindámosle por fin la atención precisa (más urgente que nunca en tiempos de lecciones pandémicas) y, sobre todo, la comprensión más allá de la explicación: el verdadero reconocimiento.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE THE CONVERSATION. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas