Foto: EFE

Foto: EFE

Ciudad de México, 8 de diciembre(SinEmbargo).-En una sociedad cada vez más longeva, en la que el aumento en la esperanza de vida ha traído como consecuencia una mayor población de ancianos, la tecnología en el campo de la medicina es uno de los campos con más futuro, sobre todo si se trata de hacer más fácil la vida de pacientes con problemas de movilidad.

Tal es el caso de la empresa germano-japonesa “Cyberdyne Care Robotics GmbH”, con sede en Bochum, Alemania, la cual planea sacar al mercado un nuevo robot de motricidad, el cual logrará dar un cierto grado de libertad de movimiento a personas parapléjicas e incluso puede llegar a brindarles la posibilidad de volver a caminar a la larga.

El robot, llamado “HAL” (“Hybrid Assistive Limb” o “extremidad asistida híbrida”), se trata de una creación del científico japonés Yoshiyuki Sankai. No obstante, mientras que en Japón el robot ya se usa en 160 clínicas, centros de rehabilitación y residencias de ancianos, en Europa se necesitan todavía algunas reformas en su construcción para que su uso sea aprobado.

Por su parte, el proyecto, cofinanciado por NEDA, una organización filial del ministerio de economía japonés, es llevado a cabo por un equipo en el que se incluyen médicos, terapeutas e ingenieros técnicos. Así mismo, fue puesto en fase de prueba por la Clínica Universitaria de Bergmannsheil, publicó el servicio de radiodifusión internacional Deutsche Welle (DW).

Foto: EFE

Foto: EFE

De esta manera, un equipo de expertos liderado por el profesor Thomas Schildhauer organizó una serie de pruebas en Bergmannsheil para adaptar este aparato de alta tecnología a las medidas corporales de la población de Europa central.

Unos arneses estables en la cadera y las piernas se encargan de sostener al paciente durante sus entrenamientos de marcha. Por otra parte, en el aparato hay sensores que detectan los impulsos del sistema nervioso en la piel a los que el robot reacciona mediante pequeños motores, resultando en movimientos que el paciente no podría realizar por sí mismo.

“El cerebro envía una señal que normalmente envía por los tractos nerviosos en forma de impulso eléctrico hasta los músculos”, dice Schildhauer. “Estos se pueden medir y detectar a través de la piel. El robot amplifica esta señal y mueve a continuación los motores de este exoesqueleto”.

No obstante, el “HAL” no nada más puede llegar a ofrecer nuevas posibilidades de movimiento para personas parapléjicas, sino que también podría ayudar a pacientes de enfermedades musculares como parkinson o apoplejías. Así, mediante este auxiliar, las órdenes que envía el cerebro a los músculos pero que estos no están en capacidades de obedecer son llevadas a cabo por este robot de alta tecnología.

Mientras tanto, Schildhauer dice que este entrenamiento asistido “parece rehabilitar el músculo todavía funcional más y más, así como las estructuras cerebrales que dejaron de usarse hace mucho tiempo. Así mismo, los patrones de movimiento vuelven a adquirirse, y esto parece llevar a que los pacientes vuelvan a sus habituales ciclos de movimiento, logrando con ello incluso que algún día puedan volver a andar.”