Aunque en su mandato la prensa ha destapado algunos casos, como el conflicto de interés de Manuel Bartlett; los supuestos sobornos electorales que recibió su hermano o, recientemente, los contratos de Pemex otorgados a su prima el grupo consideró que tienen que ser investigados por los “tintes de ilegalidad” que presentan.

“Hasta donde estamos enterados están siendo investigados por las autoridades competentes”, sostuvo el presidente de la ICC.

México, 8 de diciembre (EFE).- La Cámara de Comercio Internacional (ICC, en inglés) consideró este martes que el Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, está “intentando” acabar con la corrupción a pesar de los escándalos dentro de su Gobierno y de su propia familia.

“Hay que poner las cosas en perspectiva. Hay problemas sin lugar a dudas, pero esta administración está intentando tomar medidas en este asunto”, expresó Diego Sierra, presidente de la Comisión Anticorrupción de la ICC durante un foro de representantes del organismo en Latinoamérica en la víspera del Día Internacional Contra la Corrupción.

López Obrador, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), asumió el poder en 2018 con un vehemente discurso contra la corrupción de los Gobiernos anteriores.

No obstante, durante su mandato la prensa ha destapado algunos casos como un conflicto de interés del director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett; los supuestos sobornos electorales que recibió un hermano del presidente o, recientemente, los contratos de Pemex otorgados a su prima.

“Efectivamente tienen tintes de ilegalidad esos casos, por eso tienen que ser investigados y hasta donde estamos enterados están siendo investigados por las autoridades competentes”, sostuvo Sierra.

Recordó que ya fue “revocado” el contrato con la empresa del hijo de Bartlett que vendió al Gobierno mexicano ventiladores para enfermos de COVID-19 muy por encima del precio de mercado.

Y aseguró que los casos de los parientes del presidente, Pío López Obrador y Felipa Obrador, están siendo “investigados” por instituciones como la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda.

Sierra admitió que “por supuesto es frustrante” ver estos casos en un Gobierno que se atribuye “triunfos muy contundentes de eliminación de la corrupción”, pero subrayó que “eso no significa que no estén siendo combatidos”.

El presidente dijo el lunes en conferencia de prensa que los contratos otorgados a su prima por parte de Pemex fueron una “omisión” por parte de la petrolera estatal y confirmó que ya fueron cancelados.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la corrupción en México mantiene una tendencia creciente desde 2013, al pasar de 12 víctimas de corrupción por cada 100 habitantes a 16 víctimas en 2019.

Durante su mandato, López Obrador ha dejado sin efecto el Sistema Nacional Anticorrupción, diseñado por el Gobierno anterior, al considerarlo inservible, y ha eliminado 109 fideicomisos de ciencia y derechos humanos que consideraba plagados de corrupción.

Además, se han iniciado procesos contra Rosario Robles, exsecretaria de Desarrollo del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), por presuntos desvíos de fondos públicos y contra el exdirector de Pemex Emilio Lozoya, implicado en el caso Odebrecht.

Asimismo, López Obrador ha convocado para el próximo año una polémica consulta popular para que los ciudadanos decidan si debe investigarse por corrupción y, en su caso denunciar, a varios expresidentes del país.